Aegwynn

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Neutral
Magna Aegwynn
Imagen de Magna Aegwynn
Título <Guardiana de Tirisfal>
Género Femenino
Raza(s) Humana
Clase Archimaga, Ex-guardián
Afiliación Guardián de Tirisfal, Theramore, Nuevo Consejo de Tirisfal
Ocupación Ex-guardián de Tirisfal, chambelán de Jaina Valiente
Localización Enterrada cerca de Karazhan, Paso de la Muerte
Estado Fallecida[1]
Allegado(s) Nielas Aran (amante), Medivh (hijo), Med'an (nieto) [2]
Mentor(es) Magna Scavell

Aegwynn (a veces conocida como Magna Aegwynn), matriarca de Tirisfal, fue la penúltima Guardiana de Tirisfal y está reconocida como una de las más grandes. También es la madre del mago Medivh.

La Orden de Tirisfal fue originalmente forjada para proteger al mundo de la corrupción de la magia demoníaca — y a los Guardianes se les dio un poder considerable y la longevidad. La Orden se mantuvo como un secreto entre los más grandes magos. Pero con el tiempo, el Guardián se convirtió en un títere de la Orden, y el objetivo se había perdido. Cuando Aegwynn se convirtio en Guardián, se negó a ser manipulada. Se mantuvo centrada en la cuestión que ocupa - los poderes demoníacos en Azeroth. La misma arrogancia, que llevó a la disminución del Guardián, provocaron su caída.

Aegwynn fue la Guardián de Tirisfal durante casi 500 años. Tras el final de su reinado, eventualmente servió como chambelán de Jaina Valiente. Aegwynn se la reconoce como una de los grandes hechiceras de todos los tiempos.

Biografía

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Génesis

Aegwynn, Guardiana de Tirisfal.

Aegwynn fue entrenada en la magia por el Guardián Magna Scavell. Aegwynn era la única mujer entre los cinco aprendices. La mayoría de los chicos no la trataron bien, alegando que no podía convertirse en un mago, pero Aegwynn perseveró. Antes del final de su primer año como aprendiz, había dominado los encantamientos de los Rollos de Meitre, el último trabajo de uno de los poderosos magos altonato de nueve mil años (incluso los Quel'dorei no podían leerlo hasta una década después de su aprendizaje).

Por esta hazaña, fue elegida para suceder a Scavell como Guardián de Tirisfal. Aunque sus compañeros aprendices se quejaron, el Consejo mantuvo que ella era la mejor y que el tutor no podía permitirse ser menos. Los elfos del Consejo creyeron que los mayores desafíos era más meritorios - Erbag el Gnomo reprendió a los niños por su inmadurez.

Posteriormente, Aegwynn se suministró con el poder de los Tirisfalen, y comenzó a trabajar de inmediato. Uno de los primeros desafíos de Aegwynn fue la destrucción del demonio Zmodlor que había comenzado a poseer niños en la escuela. Aegwynn se precipitó y venció al demonio antes de que dañase a los niños. Erbag y Relfthra la amonestaron por su acción rápida - que se había precipitado sin pensar en el gran proyecto de Zmodlor, y podría haber puesto al mundo en mayor riesgo. Aegwynn replicó que no podía impedir que los niños sufriesen sólo porque el Consejo estaba a favor de una solución reactiva con los demonios.

Aegwynn contra el Vacío Abisal

Aegwynn luchando contra el Avatar de Sargeras en Rasganorte.

500 años después de su tutela inicial, Aegwynn viajó al techo del mundo, Rasganorte, con el fin de derrotar a un grupo de cazadores de demonios que se acechaban dragones.[3] Después de la quema a cenizas con la ayuda de los dragones, un avatar del Titán Oscuro Sargeras surgió del polvo. Con la ayuda de los dragones, Aegwynn luchó y finalmente derrotó al Señor de la Legión. Llevó y atrapó su forma física cerca de La Vorágine, dentro de la Tumba de Sargeras, de modo que nunca podría ser rejuvenecido por los poderes del Vacío. A raíz de este acontecimiento histórico, Aegwynn, por su propia admisión, se volvió arrogante y engreída. [4]Ella sentía que ya no era necesario seguir con el Consejo, que había hecho lo imposible, y por lo tanto ella - no la Orden de Tirisfal - elegiría el siguiente Guardián. Sin embargo, el Destructor la había manipulado de una manera que no podía percibir...

El Nacimiento de Medivh

(778 años más tarde, 70 años antes de World of Warcraft...') Aunque poderosa, Aegwynn estaba en su esencia mortal y por lo tanto sabía que tendría que pasar sus poderes, no sea que los demonios se diesen rienda suelta en Azeroth. Estaba decidida a impedir que el Consejo manipulase a su sucesor, ya que continuamente habían tratado de manipularla a ella. Escogió a un mago de Azeroth, Nielas Aran, como padre de su heredero. Inicialmente, Nielas se puso eufórico cuando parecía que la Guardián se había enamorado de él, pero se dio cuenta que ella lo había utilizado solamente para engendrar un heredero y aceptó la decisión del Guardián.

Aegwynn dio a luz a un hijo en el otoño de ese año, nombrándolo Medivh, o "Guardián de los Secretos" en la lengua de los elfos. Dejó al bebé Medivh al cuidado de su padre en el Torreón de Ventormenta. Cerró en lo profundo de él el conocimiento de Tirisfal, que se hizo patente cuando llegó a la madurez física. Cuando llegó ese momento sin embargo, el poder de Tirisfal fue demasiado para él y mató a su padre Nielas, entonces Medivh entró en estado de coma.

El Despertar de Medivh

Medivh despertó veinte años más tarde, asegurando el clero de Villanorte que estaba en pleno control de sus poderes. Aegwynn sospechaba de que algo iba mal, y sus sospechas se confirmaron cuando vió, en estado de shock, como Medivh pactó con la Legión Ardiente y trajo a los orcos a Azeroth.

Aegwynn se enfrentó a Medivh buscando a su vez lo que le llevó a su trayecto caótico y intentando que volviese a ser el Guardián. Cuando se negó, ella trató de vencerle, pero después de haberle dado todo su poder hace mucho tiempo, la derrotó. Fue entonces cuando Medivh le reveló todo.

Al morir en batalla antes que ella, Sargeras había animado a su esencia en el propio cuerpo de Aegwynn como un cáncer, al acecho de su concebir como sabía que lo haría. Después Sargeras se introdujo a sí mismo en el tejido del cuerpo nacido de Medivh para que cuando se despertase, se dio cuenta de que el poder de Tirisfal también se manifestaría junto a su impío patrimonio demoníaco. De alguna manera no pudio matar a Aegwynn y Medivh se marchó.

En un intento desesperado para difundir la palabra de la maldad de Medivh, Aegwynn tuvo una audiencia con el Rey Llane. Le advirtió que Medivh estaba detrás de la invasión orca y que finalmente tendría que hacerles frente. Llane escuchó con gratitud.

Aegwynn, sabiendo que ella había hecho todo lo que podía hacer, observó el desarrollo de los acontecimientos. Vio morir a su hijo, la caída de Blackhand y Gul'dan, y su último testamento fue un elogio a la Alianza antes de irse a prepararse para su muerte.

Exilio y retorno a la sociedad

Después de presenciar la caída de su hijo, Aegwynn eludió la comprensión de la muerte. Aegwynn se teletransportó a sí misma tan lejos como le fuera posible - en el otro lado de Mulgore en Kalimdor. Aegwynn construyó una pequeña casa en las colinas cercanas a Trinquete y cultivó un jardín, vivió su vida en soledad.

O eso creía ella. La magia de Aegwynn todavía era lo suficientemente eficaz para utilizarlo por su bien. Cuando Medivh murió pocas semanas después, ella planeó un plan - que permitiría salvar su magia pieza por pieza hasta que pudiera traer de vuelta al Último Guardían. Le llevó 21 años, y otra vez casi le costó la vida. Sin embargo, se realizó y Medivh regresó.

Después de su desaparición, Aegwynn solicitó una vez más la soledad, pero fue interrumpida por Jaina Valiente. Aunque Aegwynn estaba dispuesta a ayudar a Jaina en su intento de trasladar a una manada de lagartos de trueno, estaba molesta por el respeto de Jaina que le mostró, y el uso continuado del título de "Magna". Poco después de la llegada de Jaina fue sellada la casa de Aegwynn por arte de magia familiar: la de Zmodlor. Después de una evacuación oportuna, Jaina, Aegwynn y la coronel de Jaina, Lorena, descubrieron que Zmodlor habían sido liberado y ahora estaba trabajando para crear una guerra entre Durotar y Theramore. El trío se enfrentó al demonio, pero Jaina fue incapacitada por los brujos. En un acto desesperado de cumplir sus deberes como Guardián, Aegwynn ayudó a Jaina con su última fuente de magia: su propia vida.

Arthas: La ascensión del Rey Exánime

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Aegwynn se enteró del despertar de Arthas por Jaina, que estaba a su lado y sintió su presencia en Rasganorte.

Actividades actuales

WoW-comic-logo-16x68.png Esta sección aborda contenido exclusivo de comics o manga.

Aegwynn curando a Valeera Sanguinar.

Contra todo pronóstico, Aegwynn sobrevivió una vez más. Los médicos de Theramore no salían de su asombro y declararon que "tenía la constitución de un elfo". Tras su recuperación comenzó a asesorar como chambelán a Jaina bajo un nombre falso para evitar huéspedes no deseados.

Un día, mientras se encontraba en el marjal con Sven, encontraron a dos jinetes del viento luchando por tratar de librarse de una red de araña. Una asesina elfa de sangre llamada Valeera Sanguinar y su dracoleón estaban tratando de matar a un humano y a su grifo. Aegwynn se quedó asombrada de las capacidades de Valeera y la traslado hasta Theramore para que Helaina le curara las heridas.

También ayudó a Jaina a tratar de sacar a la luz algunos de los recuerdos perdidos del rey Varian, y también ayudó a Valera a tratar de contener su adicción a la magia. Poco después Aegwynn asistió a una reunión donde Garona trató de matar a Varian. Posteriormente, la antigua guardiana descubrió que el hijo de Garona, Med'an, tenía un sorprendente parecido a su propio hijo y ambos despredían una aura poderosa como un "faro de poder". Aegwynn llegó a la conclusión de que Med'an debía ser su nieto. Esto llenó a Aegwynn de un nuevo sentimiento de esperanza y alegría, y empezó a ver una oportunidad de redención, probablemente de las elecciones que tomó Medivh en vida [5].

Aegwynn sopesó contarle a Med'an que Medivh era pariente suyo, y que ella era su abuela pero pensó que era un movimiento egoísta por su parte. Sabiendo que la arrogancia había acabado con su hijo y traído el desastre a su mundo, cualquier cosa que fuera lo mejor para Med'an tendría prioridad: su futuro es demasiado importante. A pesar de las reticencias del tutor del niño, Meryl Tormenta Vil, que se mostró en desacuerdo con la decisión, Aegwynn decidió que nadie, especialmente Med'an, debería saber quién era su padre. Ella pensaba que el hijo de Medivh desconfiaría y rechazaría cualquier cosa que aprendiese de ella: arruinando su futuro y motivando la pérdida de su potencial. Aegwynn convenció a Meryl de que guardara silencio siempre y cuando ella no hablara de que estaba poseído por Kathra'Natir.

Aegwynn fue uno de los miembros fundores del Nuevo Consejo de Tirisfal. Durante la batalla final entre el Nuevo Consejo y el gran ogro mago Cho'gall, se sacrificó para dar a su nieto la energía extra que necesitaba para derrotar al malvado ogro. Posteriormente, el Consejo la enterró en la Parcela de Morgan, cerca de Karazhan, junto a su hijo.

Galería

World of Warcraft

Uno de los servidores de World of Warcraft tiene el nombre de Aegwynn.

Referencias

Véase también

Precedido por:
Scavell
Posición:
Guardián de Tirisfal
Sucedido por:
Medivh