Baine Pezuña de Sangre

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Para la estrategia del encuentro en el Fin de los Días, véase Eco de Baine.
HordeBaine Pezuña de Sangre
Imagen de Baine Pezuña de Sangre
Título

Cataclysm Jefe de la tribu Pezuña de Sangre,
Gran Jefe de los tauren,[1][2]
Gran Jefe de las tribus tauren,[3]
Gran Jefe de Cima del Trueno,[4]
Hijo de Cairne[5]
WoW Icon 16x16.gif Jefe[6]

Género

Masculino

Raza

Tauren (Humanoide)

Clase
Reacción
Afiliación(es)
Ocupación

Gran Jefe de los tauren, anteriormente líder del Poblado Pezuña de Sangre

Localización
Estado

Vivo

Allegado(s)
Nuestro pueblo ha recorrido estas tierras durante muchos años y durante ese tiempo hemos aprendido mucho sobre el mundo. Nuestros aliados tendrán que contar con nosotros por nuestra sabiduría y conocimiento. Mi padre hizo en otro tiempo una promesa a la Horda, prometió devolver el servicio que está le había prestado a nuestra raza. Y yo pretendo mantener esa promesa.
— Baine Pezuña de Sangre[3]

El Gran Jefe Baine Pezuña de Sangre es el hijo del difunto líder tauren Cairne Pezuña de Sangre, a quien admiraba como un modelo a seguir. demás de ser un guerrero sin igual, sus verdaderos talentos se encuentran en la área de la diplomacia. Es una poderosa fuerza en cuanto moderación, sabiduría y unidad dentro de la Horda, especialmente en sus tratos con la Alianza.[2]

Tras la muerte de Cairne en un duelo contra el Jefe de Guerra Garrosh Grito Infernal, Baine abandonó su hogar en el Poblado Pezuña de Sangre cuando los agentes de la matriarca tauren Magatha Tótem Siniestro atacaron la ciudad y asediaron Cima del Trueno. Aunque aún sentía el pesar por la muerte de su padre, Baine organizó un contraataque contra Magatha y sus tropas, y acabó recuperando la capital tauren. Al final, el honrado hijo de Cairne perdonó la vida a Magatha, exiliando a la matriarca y a sus traicioneros aliados a la inhóspita Sierra Espolón. Desde entonces, Baine ha asumido el papel de Gran jefe de los valientes tauren de Mulgore. Aunque la muerte de Cairne todavía resulta amarga, Baine ha jurado lealtad a la Horda y a su Jefe de Guerra por el bien de la raza tauren.[7]

Más recientemente, apoyó la Rebelión Lanza Negra en el derrocamiento del Jefe de Guerra, y finalmente juró su apoyo al sucesor de Garrosh, Vol'jin. Con la muerte de Vol'jin poco después de la desastrosa Batalla por Costa Abrupta, Baine se mantuvo fiel a Sylvanas Brisaveloz y estuvo presente cuando Vol'jin la nombró Jefe de Guerra con su último aliento.

Biografía[editar | editar código]

Cautivo[editar | editar código]

Baine en Warcraft III.

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Baine luchó con orgullo y respeto junto a su padre, para defender a su gente contra las amenazas que los acechaban cuando se establecieron en las praderas de Mulgore. Sin embargo, en uno de los ataques de los centauros a su poblado, Baine fue capturado y trasladado a campamento enemigo. Trató de permanecer con vida a pesar del pesimismo que le ocasionaba ver como sus compañeros iban siendo asesinados uno a uno hasta que solo quedó él.

El tauren Tagar contactó con Rexxar que fue finalmente quien lo rescató, con la ayuda de Bovan Windtotem, y lo devolvió a su padre. Como agradecimiento, Cairne decidió unirse al grupo de Rexxar.

World of Warcraft[editar | editar código]

WoW Icon 16x16.gif Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

En el Poblado Pezuña de Sangre, Baine Pezuña de Sangre lidera una investigación sobre las operaciones de Ventura y Cía. al este y una campaña contra los gnolls Crines Pálidas al oeste. Con su padre haciéndose cada vez más mayor, Baine fue tomando cada vez más papel en el liderazgo de los tauren con el paso de los años.

Baine intentó advertir a los mineros enanos de la Excavación de Bael'dun que sus métodos mineros violentos estaban perjudicando a los espíritus de tierra e incluso intentó asustarlos enviando a aventureros a romper sus herramientas. Sin embargo, los enanos no escucharon y continuaron usando explosivos. En Cataclysm se demostró que Baine tenía razón cuando los enfurecidos espíritus de tierra aparecieron y mataron a todos los enanos de la excavación.[8]

Tempestira[editar | editar código]

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Artículo principal: World of Warcraft: Tempestira

Tras la derrota del Rey Exánime, Baine se había convertido en un líder importante para los tauren. Cuando la Pesadilla Esmeralda empezó a influir sobre los ciudadanos de Cima del Trueno, ayudó a su gente a resistir, aunque en vano. La Pesadilla afectó a algunos tauren, entre ellos un amigo de Baine llamado Gam, quien en una visión de la Pesadilla veía a Baine con la apariencia de un centauro. Gam le atacó, y éste tuvo que atravesarle una lanza por el pecho y dejarle caer muerto por un puente.

Más tarde, cuando Malfurion Tempestira reclutó a guerreros de Azeroth para la batalla contra la Pesadilla, Baine fue uno de los que respondieron a la llamada. Una vez dentro del Sueño Esmeralda, mostró sus aptitudes para el liderazgo. Cuando Malfurion le dio el liderazgo a Varian Wrynn para la batalla, Baine calmó los ánimos de la Horda siendo el primero en mostrarle su apoyo y permanecer de su parte. A pesar de enfrentarse aparentemente a una batalla perdida, las fuerzas unidas de Azeroth salieron victoriosas, y Baine pudo regresar con su gente para reparar el daño causado por la Pesadilla.

Invasión Elemental[editar | editar código]

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Durante la Invasión Elemental Baine ayudó en la defensa de Cima del Trueno luchando contra elementales de agua y aire que aparecieron en el Alto de los Espíritus.

Ascenso en la víspera del Cataclismo[editar | editar código]

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Artículo principal: Devastación: Preludio al Cataclismo

Con la guerra en Rasganorte avanzando, Baine lideró a su pueblo en nombre de Cairne cuando éste se encontraba ausente, como cuando viajó al Bastión Grito de Guerra. Se muestra a Baine como un líder querido y merecedor de la confianza depositada en él.

Cairne fue asesinado por los traidores Tótem Siniestro durante un duelo con el nuevo Jefe de Guerra, Garrosh Grito Infernal, en la arena de Orgrimmar. Tras su muerte, Magatha Tótem Siniestro ordenó a su tribu asediar Mulgore y matar a todos sus habitantes, y además mandó asesinos al Poblado Pezuña de Sangre para matar a Baine, quien desconocía lo que había ocurrido en Orgrimmar.

Sin embargo, Baine fue avisado por un desertor de los Tótem Siniestro, el chamán Canto de Tormenta, quien supuestamente lideraba al grupo que atacaba el poblado. Consiguieron escapar gracias a la distracción de una estampida de kodos y mandaron emisarios a los demás poblados alertando de la traición de los Tótem Siniestro. Llegarons al Campamento Taurajo, donde se unieron a Hamuul Tótem de Runa, quien también había logrado escapar de un intento de asesinato. Deseoso de vengar a su padre y reclamar Cima del Trueno, Baine preguntó al viejo amigo y consejero de su padre cómo podrían luchar contra Magatha. Hamuul le recordó que carecía de suficientes aliados: las intenciones de Garrosh no estaban claras, los Renegados no podían ayudar (ya que orcos leales a Garrosh les vigilaban tras lo sucedido en la Batalla por Entrañas), los elfos de sangre se encontraban demasiado lejos y los trol Lanza Negra eran demasiado pocos. Sin aliados a quien recurrir, Baine decidió pedir ayuda a un enemigo: Jaina Valiente.

Mientras estaba en Theramore, Baine se encontró con el príncipe Anduin Wrynn, heredero al trono de Ventormenta. Ambos congeniaron hasta el punto que Anduin le dio a Baine el Rompemiedos, una reliquia de los Barbabronce que le había dado el Rey Magni Barbabronce. El martillo "aceptó" a Baine que fue tocado por la Luz y prometió guardarlo siempre. Jaina, conmovida por este gesto, accedió a prestar ayuda económica a Baine para tratar de echar abajo los planes de Magatha y los Tótem Siniestro.

Debido a su negro pelaje, Canto de Tormenta era el perfecto agente infiltrado (en realidad el único disponible). Tras viajar a Trinquete con el oro de Jaina, pidió ayuda a Gazlowe. El goblin, al que siempre le había caído bien Cairne, decidió ayudar a Baine proporcionándole zepelines, explosivos y otros suministros. Además de los tauren que reclutó y voluntarios de la Horda que estaban dispuestos a ayudar, recibió la ayuda de mercenarios contratados por Theramore, los suficientes como para realizar un ataque sorpresa a Cima del Trueno ocultos gracias a una falsa tormenta que los poderes de Canto de Tormenta habían invocado. Baine pudo derrotar a Magatha, a la que perdonó la vida permitiendo que los Tótem Siniestro la acompañaran en su exilio.

No tuvo tanta consideración con Garrosh, con quien se reunió en Las Mil Agujas, al que acusó de participar en el juego traicionero de Magatha. Garrosh inistió en que no se dio cuenta del engaño hasta que fue demasiado tarde y esperaba que Baine luchara contra él. El joven tauren se negó aduciendo que un enfrentamiento así dividiría a la Horda y consideraba el asunto cerrado aunque le guardaría rencor a Garrosh por la parte que le tocaba al haber retado a su padre a un combate a muerte. Garrosh sintió una profunda admiración por este gesto del nuevo Gran jefe tauren, poniendo a su disposición la lealtad de la Horda.[9]

Asistió al funeral de Cairne en Mulgore y fue uno de los últimos en hablar con Thrall y Aggra antes de que partieran hacia Trinquete.

Al igual que nuestros padres[editar | editar código]

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Tras la ascensión de Baine como Gran jefe de los tauren, su relación con el Jefe de Guerra Garrosh Grito Infernal se volvió aún más tensa. Baine había decididó no vengarse de Garrosh por la muerte de su padre para que prevaleciera la unidad de la Horda. Sabía que la Horda necesitaba una fuerte guía para sobrevivir, y Garrosh podía inspirar a su pueblo. tenía reuniones con Garrosh y el Archidruida Hamuul Tótem de Runa en Cima del Trueno y el joven jefe se mostraba cada vez enojado por el aumento de exigencias de recursos que demandaba de los tauren.

Una de ellas era acceder a las aguas limpias y puras de Mulgore, ya que los nuevos de la aliados de la Horda, los goblin, habian envenenado los pozos cercanos a Orgrimmar con sus industrias contaminantes en Azshara. Baine cedió a cambio de que los tauren supervisaran las actividades de los goblin. Garrosh aceptó y, enojado, abandonó la reunión después de reiterar sus deberes para mantener a salvo al pueblo de la Horda mientras que los tauren solo observaban. Hablando con Hamuul, Baine expresó su optimismo ya que o Garrosh aprendía a superar su imprudencia a tiempo, o esto sin duda será el causante de su muerte. Hamuul no estaba del todo convencido, e incluso planteó la idea de que los tauren existieron mucho antes de la Horda, y que si la servidumbre a Garrosh continuaba de esta manera, siempre podrían regresar a esas raíces independientes. Baine lo negó, y declaró su lealtad y esperanza en la Horda que su padre ayudó a formar.

Baine Pezuña de Sangre

A pesar de todo, los envíos de agua fueron satisfactorios, y pronto los ciudadanos de Durotar tuvieron suficientes suministros de agua en sus hogares. Sin embargo, las incursiones brutales en varias de las caravanas en Mulgore atrajo la preocupación de Baine, y el Gran feje fue a investigar. Presenció la matanza provocada por los culpables, y llegó a la conclusión de que fue obra de los jabaespines - mejor armados que nunca. Baine pensó que se podría negociar con sus nuevos líderes, pero Garrosh se enteró de esto e insistió en que los asesinos fueran tratados con fuerza. Sus consejeros opinaban lo mismo e le instían tomar represalias contra sus líderes. Sin embargo, Baine rechazó el plan, justificandose que eso sería propio de Garrosh, no de él. En cambio, Baine trató de buscar una salida diplomática y pacífica; aunque sus consejeros le recordaron la naturaleza violenta de los jabaespines.

Esto provocó que muchos tauren mostraran su insatisfacción con la actitud complaciente de Baine hacia Garrosh en vez de hacia los intereses de su pueblo, haciendo que algunos de ellos empiecen a considerar abandonar a la Horda. Mientras tanto, Baine continuó sin descanso para encontrar las respuestas al problema de los jabaespines. Hamuul le ordenó buscar ayuda en los chamanes de la tribu para encontrarla.

Más tarde, Baine se tuvo que enfrentar además a otro problema: varios tauren, liderados por Pezuñagris Sendaeterna, se estaban preparando para dejar Mulgore y la Horda; debido a que pensaban que Mulgore se había convertido simplemente en una extensión de la voluntad de Garrosh. Baine intentó que permaneceran leales a la Horda, aludiendo a ella como un concepto que va más allá que sus líderes; como un concepto duradero y unificador que Thrall y Cairne ayudaron a formar. Si le daban una oportunidad a Baine, resolvería todos los problemas y la Horda sería salvada tanto de sus enemigos externos como de sus conflictos internos. A pesar de ello, los desertores continuaron preparándose para su viaje.

Tras esta serie de malas noticias, por fin llegó una buena. Hamuul descubrió que el aumento de ataques de los jabaespines se debía a que la Devastación había acabado con sus reservas y por eso se veían obligados a buscar sustento atacando a las caravanas de la Horda. Tras informar de esto a Garrosh, éste se enfureció y quiso planear un asalto de los Kor'kron contra la guarida de los jabaespines mientras que Baine se ofreció a apoyarlo con los Caminasol. Una vez dentro, las emboscadas de cientos de jabespines pusieron conta las cuerdas a los miembros de la Horda, obligándoles a batirse en retirada sin embargo más adelante sufrieron una nueva trampa que los dejó atrapados. Sin embargo, gracias a la Madre Tierra invocada por Hamuul (de la que Garrosh se había burlado en ocasiones anteriores), hizo que una gran corriente de agua penetrara en los túneles ahogando a los jabaespines. Baine se adelantó y les aconsejó a aquellos que aún resistían que a partir de ahora podían tomar este agua para su consumo propio en lugar de asaltar las caravanas de la Horda, consiguiendo una solución pacífica y sin derramamiento de sangre.

Tras esto, le dijo a Garrosh que si los tauren necesitan más ayuda en Mulgore, se lo harían saber; y el Jefe de Guerra regresó a Orgrimmar. Después de eso, Baine es abordado por Pezuñagris Sendaeterna y los tauren que se habían preparado para dejar Mulgore antes. Tras presenciar la victoria de Baine contra los jabaespines, se disculparon por haber dudado de la capacidad del Gran jefe para dirigir y pidieron su perdón. Baine les perdona y los instó a mantenerse fuertes y firmes en estos tiempos difíciles por el bien de su pueblo.

Al contemplar el anochecer, volvió su atención al pequeño grupo reunido ante él y reafirmó su creencia en la Horda: su padre había prometido devolver el servicio que está le había prestado a su pueblo, y él pretendía mantener esa promesa.[3]

Cataclysm[editar | editar código]

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Gran jefe Baine Pezuña de Sangre

Como líder de los tauren, se enfrentó a los problemas en Mulgore. Con la ayuda de tauren jóvenes, consiguió matar a Orno Tótem Siniestro.

Cuando cayó el Campamento Taurajo, Baine ordenó construir una puerta para separar Los Baldíos de Mulgore, y aunque muchos tauren estuvieron de acuerdo con él, otros quisieron vengarse de la Alianza. Baine expulsó a estos últimos de Cima de Trueno.[10]

Durante la Semana de los Niños, se puede ver a Baine junto a Hamuul y Kador honorando a Cairne cerca de Cima del Trueno.

Mareas de guerra[editar | editar código]

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Artículo principal: Jaina Valiente: Mareas de guerra

A pesar de no encontrarse a gusto en el "nuevo Ogrimmar", Baine respondió cuando el Jefe de Guerra llamó a los líderes de la Horda para organizar un encuentro en la ciudad. Al llegar, saludó a Lor'themar Theron, mantuvo una pequeña charla con Jastor Gallywix y fue recibido por Eitrigg, quien le avisó de que no le gustaría el tema de la reunión. Cuando Garrosh llegó, tras hacer esperar a los demás, reveló su plan de eliminar Theramore del continente y frenar la presencia militar de la Alianza. Además, con la amenaza del sr eliminada, Grito Infernal pretendía ganar control en los territorios pertenecientes a los elfos de la noche. Sylvanas Brisaveloz se opuso al plan, ya que cuando la Alianza no pudiera atacar a la Horda en Kalimdor, pondrían toda su atención en el norte: hacia los Renegados y los elfos de sangre. Cuando Lor'themar se quedó en silencio, Baine sintió pena por Sylvanas, quien esperaba su apoyo (que sería lo razonable) y no lo consiguió.

Cuando Eitrigg pidió dar su opinión sobre el asunto, Garrosh mencionó que ya lo había escuchado. Sin embargo, Baine señaló que no lo habían hecho, por lo que Garrosh permitió. a regañadientes. que el consejero hablara. Al compartir su opinión, Eitrigg fue interrumpido por Gallywix, quien proclamó que no habría costes y solo escuchaba hablar de ganancias. Enfadado el comentario del goblin, Baine ya no se pudo callar. Le dijo a Garrosh que Jaina Valiente no merecía eso y que ella lo había ayudado cuando otros de la Horda no lo hicieron. En respuesta, Garrosh le mandó guardar silencio a menos que deseara compartir el mismo destino que su padre y Baine preguntó si eso significaba morir traicionado. Garrosh rugió con furia, Hamuul Tótem de Runa, al igual que Eitrigg, se adelantó para proteger a Baine y al mismo tiempo Malkorok, un orco Roca Negra y nuevo guardaespaldas del Jefe de Guerra, hicieron lo mismo con Garrosh.

Tras ordenar a Malkorok que retrocediera, Grito Infernal se acercó a Baine y le preguntó si su lealtad estaba con la Alianza que había masacrado a su pueblo o con él y la Horda. Baine le contestó que si alguna vez hubiera tenido intención de abandonar la Horda ya lo habría hecho, en alusión a la muerte de Cairne y la decisión de Garrosh de no involucrarse durante la batalla entre Magatha y Baine por el control de Cima de Trueno. Por unos segundos, Baine notó una expresión de vergüenza en la cara del Jefe de Guerra. Poco después la reunión terminó con Garrosh declarando que la Horda avanzaría hasta el Fuerte del Norte, luego a Theramore, y que cualquier respuesta de la Alianza sería tratada rápidamente.

Después de la reunión, Baine y el Jefe Vol'jin de los Lanza Negra tuvieron una pequeña conversación. Baine se enteró de que Malkorok y otros orcos Roca Negra pudieron unirse a la Horda, a lo que el tauren mostró su desagrado ya que el clan Roca Negra sirvió a Dal'rend Puño Negro. Vol'jin le señaló que él tambíen había permitido a algunos miembros de la tribu Tótem Siniestro quedarse en la Horda.

Cuando llegó el momento de comenzar la invasión, Baine lideró a sus fuerzas tauren desde la Gran Puerta y luego se unió a Vol'jin y sus fuerzas Lanza Negra. Ahí, co-dirigió la combinación de los ejércitos tauren y trol mientras marchaba desde la Puerta al Fuerte del Norte, matando a cualquier miembro de la Alianza que se cruzara en su camino. Cuando el ejército de la Horda se enfrentó a las fuerzas del Fuerte del Norte, Garrosh ordenó a su chamán oscuro que invocara gigantes fundidos. Sin entender exactamente qué había invocado el chamán de Garrosh, Baine le preguntó a Kador Cirrocanto y éste estalló en furia, advirtiéndole que tales actos estaban estrictamente prohibidos por el Anillo de la Tierra. Tras presenciar cómo los elementales aplastaban a quienquiera que se cruzara en su camino, Baine pidió retroceder a sus fuerzas, evitando que alguno de ellos resultara dañado por los temibles elementos de fuego.

Después de que el Fuerte del Norte cayera ante el poder de la Horda y los gigantes fundidos fueran desterrados, Baine se enfrentó a Garrosh. Cuando la discusión entre ellos se calentó, Malkorok apareció y desafió a Baine a un mak'gora. Baine le ignoró, mencionando solamente que había perdido demasiados valientes y que no deseaba ver más vidas de la Horda perdidas. En cuanto a Garrosh, Baine mencionó que solo estaba preocupado por lo que podría suceder. Garrosh le respondió que tenía un plan y que cuando sucediera aceptaría gustosamente sus disculpas, pero hasta entonces, no quería escuchar sus preocupaciones.

Mientras regresaba al campamento base, Baine ordenó a sus fuerzas que atendieran los cadáveres de los caídos. Además, les ordenó que no profanaran a ningún soldado caído Alianza, porque para la Madre Tierra todos eramos sus hijos. Ya dentro de su tienda, Baine reflexionó sobre la manipulación irreflexiva, descuidada y egoísta de los elementos por parte de Garrosh para conseguir su gloria personal. Con cuidado no ser percibido por Grito Infernal, ordenó a Perith Pezuña Tempestuosa que avisara a Jaina Valiente de los planes de la Horda de atacar su ciudad y le pidió que devolviera la Rompemiedos a su antiguo dueño, ya que sentía queya no era digno de empuñar debido a su participación en la caída del Fuerte del Norte.

En los días que siguieron a su victoria, los miembros de la Horda (sobretodo Baine, Vol'jin, Kelantir Sangrehoja y Frandis Farley) empezaron a cabrearse con la decisión de Garrosh de permanecer en el Fuerte del Norte en vez de presionar el ataque, ya que estaba dejando suficiente tiempo para que Theramore reuniera refuerzos haciendo su conquista más difícil. Con Garrosh negándose a ver a nadie, Baine y los demás tuvieron una reunión secreta para discutir sobre qué estaba pensando exactamente el Jefe de Guerra. Sin embargo, por una traición interna, Garrosh se enteró de la reunión. No fue hasta que Vol'jin expresase su preocupación sobre que esclavizar elementos pudieran llevar a que los mismos elementos tomasen armas contra la Horda, cuando descubrieron que estaban siendo observados.

Cuando Garrosh, asombrado, apareció en la reunión, Baine aseguró que nadie había coreado "Muerte a Garrosh", todo lo que hicieron fue cuestionarse las cosas. Sin embargo, para Malkorok cuestionar al Jefe de Guerra era cuestionar a la Horda. El tauren le replicó que esa lógica solo funcionaba si uno pensaba que dos más dos son cinco y además mencionó que la reunión solo se celebró porque Garrosh se negó a ver a nadie más que a Malkorok. Grito Infernal recalcó que no necesitaba responder ante nadie y que esperarían hasta que les ordenase lo contrario. El orco finalmente declaró que entendía que tanto Baine como Vol'jin eran leales a Horda, a su manera, y luego les ordenó a todos regresar a sus campamentos.

Baine se sintió aliviado cuando se enteró de que ni Garrosh ni Malkorok sabían nada de la misión de Perith Pezuña Tempestuosa. Al volver a su campamento, Baine se dio cuenta de que, si bien necesitaba la buena voluntad de Garrosh, Garrosh a su vez necesitaba la de Baine, ya que un gran número de Horda hacían caso a sus consejos. Al llegar, comentó que necesitaba desesperadamente limpiarse, ya que siempre se sentía sucio cada vez que aceptaba las órdenes de Garrosh.

Más tarde, Vol'jin y Baine tuvieron una reunión con Garrosh, en la que Malkorok también estaba presente. Los tres líderes de la Horda mantuvieron una conversación pacífica antes de que Baine comenzara a abordar sus preocupaciones y le preguntara a Garrosh por qué parecía que solo escuchaba al orco Roca Negra. Tras retirar a Malkorok, Garrosh mencionó que tenía órdenes para la flota. Creyendo que Garrosh iba a comenzar el ataque a Theramore o revelar su plan, tanto el trol como el tauren quedaron atónitos cuando la orden fue que la flota se retirara. Baine le preguntó si quedaría algo de la Horda en pie tras el debacle. Al marcharse Baine y Vol'jin, se escucharon unas ásperas carcajadas tanto de su Jefe de Guerra como de su guardaespaldas.

Cuando Garrosh finalmente comenzó el ataque a Theramore, Baine no solo lideró a sus tauren en la batalla sino que fue elegido, junto con Vol'jin, para ser parte de la fuerza de ataque en la Puerta Norte de Theramore. Durante el asedio, Baine luchó contra con la espía de Theramore y guardaespaldas de Jaina: la elfa de la noche Dolida. Vol'jin informó a Baine y a Garrosh, quien se encontraba cerce, que un dragón, Kalecgos, no solo estaba ayudando en la defensa de Theramore, sino que también estaba tratando de atrapar a las fuerzas de la Horda para evitar cualquier posible retirada. Después de recibir esta información, Garrosh ordenó una retirada y Baine se quedó atrás para asegurarse de que los soldados de la Horda pudieran escapar. Sin embargo, Garrosh le ordenó que se retirara, ya que no deseaba montar una misión de rescate para él. Baine gruñó y agitó su maza, derribando a Dolida y rápidamente se retiró del campo de batalla.

Con la batalla casi perdida, Baine se dirigió furiosamente hacia Garrosh, y le tiró a la cara un trapo con sangre. Garrosh simplemente se rió, llamándolo una bestia estúpida, y luego señaló hacia arriba. Fue entonces cuando se reveló la verdad sobre el ataque a Theramore. El ataque nunca tuvo la intención de destruir la fortaleza; estaba destinado a debilitar y reunir a los líderes de alto rango de la Alianza, como Shandris Plumaluna y el general Marcus Jonathan, por una razón: para que una bomba de maná no solo destruyera la ciudad sino que matara a todos los defensores. Una jugada que, según Garrosh, debilitaría a la Alianza. Poco después, las fuerzas de la Horda fueron testigos de cómo la bomba de maná destruyó Theramore.

Mientras era testigo de la destrucción, Baine se preguntó dónde estaba el orco que había ejecutado al Señor supremo Krom'gar por asesinar a innumerables druidas inocentes y una vez afirmó que el honor no debería abandonarse sin importar cuán terrible fue la batalla. Mientras Garrosh y muchos de los miembros de la Horda lo celebraban en Orgrimmar, Baine, Vol'jin, Kelantir Sangrehoja, Frandis Farley y algunos tauren, elfos de sangre y Renegados se reunieron en la posada de Cerrotajo en protesta silenciosa. Malkorok y sus Kor'kron volaron la posada matando a los que estaban dentro, como Sangrehoja y Farley (quienes habían cuestionado y hablado mal del Jefe de Guerra) y lo calificaron como un "accidente". Aunque se desconoce lo que pensaba Baine sobre el "accidente", se presume que él, al igual que Vol'jin, no lo creyeron.

Mists of Pandaria[editar | editar código]

MoP Esta sección aborda contenido exclusivo de Mists of Pandaria.

Baine tuvo varios sueño de un valle dorado lleno de flores, y esperanzado por una paz cercana mandó buscar ese lugar por los desconocidas aguas de Pandaria al Caminasol Dezco y a la tribu Cazador del Alba.

Desembarco[editar | editar código]

Baine viajó a Pandaria para vigilar a Grito Infernal. Cuando los orcos de Garrosh fueron incapacez de soportar las energías sha que Garrosh les imbuía, Baine ordenó al General Nazgrim buscar campeones leales a la Horda que fueran capaces de luchar y noquear a estos orcos para que volvieran a sus cabales. También mandó un mensaje a Vol'jin y le informó de lo que ocurría. Tras oír los rumores de desacuerdo y preocupación de sus compañeros tauren, Baine decidió permanecer en Pandaria para asegurarse que las cosas no salgan fuera de control. Aunque creía que podría permanecer cerca de Garrosh, Vol'jin se preocupó por su seguridad y en secreto les dijo a los campeones de la Horda que cuidaran de Baine.

Baine viaja después a la Cima Kun-Lai con Garrosh y estableció el emplazamiento de Avance Garrosh'ar justo al este de Barrilia. Cuando el señor de la guerra mogu Shan Kien se negó a decirle a Grito Infernal dónde se encontraba la campana divina, se le ordenó a Ishi desenfundar su espada. Al ver esto, Baine intervinió y ofreció otra solución; uno sin derramamientos de sangre. Mediante el uso de una antigua tinta pandaren que descubrió en el Valle de la Flor Eterna que recrea recuerdos, Baine mandó a los héroes de la Horda entrar en el pasado de Shan Kien. Al conseguir la localización de la campana divina, los aventureros regresaron para informar a Baine. Baine comentó que la Horda buscaría esa cueva y que cuando la encuentren serían llamados nuevamente.

El Rey del Trueno[editar | editar código]

Cuando Baine se enteró del ataque de Garrosh a Anduin, se sintió angustiado.[11]

Alzamiento[editar | editar código]

Al oír hablar de la Rebelión Lanza Negra estaba empezando, Baine viajó a Cerrotajo, llegando justo después de una batalla contra las fuerzas Lanza Negra y los Kor'kron. Aquí descubrió que Vol'jin había sobrevivido al intento de asesinato orquestado por Garrosh en Pandaria. Afirmó su cooperación con el jefe trol, pero como muchos tauren aún estaban dentro de Orgrimmar, necesitaban planearlo con mucho cuidado para evitar que sufrieran daños. También mencionó que Garrosh había convertido la ciudad en una fortaleza, y que sería de sabios buscar aliados "más allá de la Horda". Envió a Abrogar Pezuña Polvorienta al Santuario de las Dos Lunas para vigilar los eventos que ocurriesen en el Valle.

Baine en El Sagrario.

Asedio de Orgrimmar[editar | editar código]

Baine y Vol'jin se trasladaron a Cerrotajo, donde sus fuerzas también llegaron (guerreros de Cima del Trueno y rebanacabezas Lanza Negra). Los dos líderes discutieron la situación actual de su ejército y Garrosh.

Durante el Asedio de Orgrimmar, la Rebelión de Vol'jin aseguró la mayor parte de Durotar y trasladaron sus fuerzas las puertas de Orgrimmar. Baine y Vol'jin se enfrentaron con el General Nazgrim, quien desató al Gigante férreo contra ellos. Después de su derrota, Tyrande Susurravientos aseguró la entrada a Orgrimmar, y le dijo a Vol'jin y Baine que siguieran adelante mientras ella defendía el frente.

Baine junto con un equipo de miembros de la Horda fue visto en El Búnker luchando contra los orcos Kor'kron.

Baine estuvo presente junto con el resto de los líderes de la Horda (excepto Ji Zarpa Ígnea, quien resultó herido durante el asedio) en la derrota y arresto de Garrosh. Cuando Thrall nombró a Vol'jin como el nuevo Jefe de Guerra, Baine se arrodilló con respeto.

Crímenes de Guerra[editar | editar código]

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Artículo principal: Crímenes de Guerra
Crímenes de Guerra.

Tras el Asedio de Orgrimmar, los líderes de la Horda viajaron al Templo del Tigre Blanco para ser testigos del destino de Garrosh Grito Infernal. Sin embargo, los Augustos Celestiales decidieron no sentenciarle ellos mismos, sino que eligieron celebrar un juicio que involucrase tanto a la Alianza como a la Horda.

El Jefe de Guerra Vol'jin, junto con la aprobación de los demás líderes de la Horda salvo Sylvanas Brisaveloz, eligieron a Baine para hacer de defensa de Garrosh en su juicio. Después de reunirse con el espíritu de su padre, Baine accedió a defenderle lo mejor que pudiese.

Mientras que Baine fue su defensa defender, fue Tyrande Susurravientos quien fue la acusación. Hizo muy bien de defensa. En particular, señaló que Vol'jin podría haber causado que Grito Infernal viera a los trol como traidores con sus palabras y acciones en las Islas del Eco y consiguió que Go'el admitiera que, aunque casi matase a Garrosh en el asedio, perdonaría su vida si hubiera otra oportunidad.

En un momento dado, su capacidad defender a Grito Infernal fue cuestionada cuando Tyrande reveló sus tratos pasados ​​con Jaina Valiente y Anduin Wrynn. A pesar de esto, Garrosh, quien anteriormente describió a Baine como "entretenido" en los últimos días, eligió mantener al Gran jefe como su defensa ante la sorpresa de toda la corte.

Finalmente, Baine explicó ferozmente las razones para defender a Grito Infernal en su declaración final. Concluyó que, mientras estuviera vivo, aún podían tomarse decisiones y las personas aún podían cambiar, incluyendo a Garrosh. Grito Infernal socavó esta declaración al proclamar que, después de todo lo que había hecho y de todas las vidas que había arruinado, no lamentaba nada.

Durante la huida de Garrosh, Baine luchó contra una versión de sí mismo de un universo alternativo. Este Baine alterno mató a Garrosh después de la muerte de Cairne desgarrándolo con sus manos, quedándose el puesto de Jefe de Guerra. Durante la pelea, Baine se enfadó con los Augustos Celestiales ya que se mantuvieron fuera del caos. Fue entonces cuando los Celestiales proclamaron "Recordar el sha", lo que llevó a Baine a darse cuenta de que no podía luchar contra esta versión alternativa de sí mismo, sino aceptarlo. Baine logró recordarle a su yo alterno sobre la sabiduría de sus padres, y tras eso el Baine alterno regresó a su propia línea de tiempo. Después de eso, Baine estuvo entre los líderes de ambas facciones viendo cómo Jaina Valiente fue sanada de su herida mortal por Chi-Ji la Grulla Roja junto a Tyrande Susurravientos.[12]

Legion[editar | editar código]

Baine escuchando a Vol'jin sobre el destino de la Horda.

Legion Esta sección aborda contenido exclusivo de Legion.

Baine estuvo en Costa Abrupta junto con Sylvanas Brisaveloz luchando contra hordas de demonios. Cuando la Horda consiguió escapar de la isla, fue testigo de la muerte de Vol'jin en el Fuerte Grommash y estuvo presente en su funeral donde luchó contra asesinos Hoja mácula.

Cuando un jugador de la Horda alcanza el rango 2 de prestigio, se puede encontrar a Baine en Entrañas junto a otros líderes importantes de la Horda. Durante H [100] Una audiencia real, está presente en la ceremonia dirigida por la Jefe de Guerra Sylvanas Brisaveloz en la que felicita al personaje por sus batallas contra la Alianza, recibiendo la Medalla al valor del Gran Señor de la Guerra y una apariencia de artefacto.

En la cena que se organizó para celebrar la derrota de la Legión, Baine dio un discurso de celebración a pesar de las pérdidas. Él y Colmillosauro expresaron su desconfianza hacia Gallywix cuando fue a hablar con Sylvanas en privado sobre una nueva sustancia misteriosa. Cuando Baine le contó a Varok que Gallywix había estado enviando muchos de sus goblin a Silithus, Varok se cabreó y sentenció que nada bueno puede provenir de Silithus.[13]

Localizaciones[editar | editar código]

Apariciones destacadas
Localización Nivel Salud
Misión:Una audiencia real (Horda) 113 1.380.704.400
Embajada de Orgrimmar ?? 1.627.076.271
Apariciones destacadas
Localización Nivel Salud
Cima del Trueno Boss ?? 1.380.704.384
Mulgore 113 174.454.800
Eco de Baine 87 6.224.550
Cima Kun-Lai 92 505.910.400
Rebelión Lanza Negra ?? 523.364.416
Puertas de Orgrimmar 103 129.993.600
Cuartel Kor'kron ?? 626.703.616
El Sagrario 92 14.761.200
H [98] La batalla por Costa Abrupta ?? 329.045.207
H [98] El destino de la Horda 113 1.150.587.008

Misiones[editar | editar código]

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Cima del Trueno

MoP Esta sección aborda contenido exclusivo de Mists of Pandaria.

Pandaria

Removed from game El contenido de esta sección ha sido eliminado de World of Warcraft en el Parche 4.0.3a.

Tácticas[editar | editar código]

Como Cairne antes que él, Baine es un poderoso jefe tauren y sus habilidades en el juego son un testimonio de ello. Ahora, sin el riesgo de que los chamanes y druidas de la Horda lanzen a la banda por el precipicios de Cima de Trueno, una banda puede ir desde el aire directamente a su tienda y acatar a Baine. Se recomienda atacar dentro de la tienda, ya que puede lanzarte lejos y como resultado llamar a más guardias de Cima de Trueno y patrullas élite. Derrotarle lo más rápido posible antes de que la Horda pueda montar un contraataque es la mejor estrategia.

Vale la pena tener en cuenta que los guardias de élite de Baine, los guardias de honor, comparten el mismo noqueo que los vigías de la Cima. Por lo tanto, una gran cantidad de guardias, además de un aturdimiento constante, pueden permitir a Baine matar a un tanque desprevenido mientras sus sanadores estén noqueados.

A pesar de todo, Cima de Trueno no es la ciudad capital más poblada de la Horda, y un ataque preparado y sutil debería ser capaz de derrotar a Baine sin ninguna interferencia.

Habilidades[editar | editar código]

  • Ability warrior cleave.png  Rajar — Inflige un 110% de daño con arma a un enemigo y a sus aliados más cercanos. Afecta a un máximo de 3 objetivos.
  • Ability warrior savageblow.png  Golpe mortal — Inflige un 100% de daño con arma y deja al objetivo herido, lo que reduce un 25% la eficacia de cualquier sanación durante 5 segundos.
  • Inv gauntlets 05.png  Gancho — Inflige el daño normal más 85 p. a un enemigo y lo derriba.
  • Ability bullrush.png  Pisotón de guerra — Inflige daño físico a los enemigos cercanos, los derriba y los aturde durante 6 segundos.

Frases[editar | editar código]

Saludos
  • Soy Baine, hijo Cairne, Nuevo jefe de los tauren Pezuña de Sangre.
  • No desesperes camarada, los ojos de la Madre Tierra nos miran.
  • Ish-ne-halo-por-ah.
  • Honra siempre a la Madre Tierra, es la costumbre de los tauren.
Aggro
  • ¡Por el espíritu de mi padre, no seré derrotado!
  • ¡Eres insensato por desafiarme!
Asesinatos
  • Descansa en paz.
  • Mueres con honor.

Parche 5.4.0[editar | editar código]

Cerrotajo
Vol'jin dice: Ya casi eh'tán todas las tropas.
Baine Pezuña de Sangre dice: Estoy inquieto, viejo amigo.
Vol'jin dice: Yo también. No sabemos qué se trae Garrosh entre manos. No sabemos lo que ha eh'tado haciendo...
Baine Pezuña de Sangre dice: Temo por la seguridad de nuestra gente.
Vol'jin dice: No todos saldrán con vida de eh'ta batalla.
Baine Pezuña de Sangre dice: ¿Y todo para qué? ¿Qué ha ganado la Horda con estos actos? Garrosh es un necio y un traidor. Debería haberlo matado hace mucho, cuando traicinó a mi padre.
Vol'jin dice: Tendrás tu oportunidad, colega. Pero antes hay que tomar la ciudad.
Baine Pezuña de Sangre dice: ¿Has sabido algo de los humanos?
Vol'jin dice: Hay naves de la Alianza y de la Horda de camino al puerto. Nos dividiremos y asaltaremos las puertas frontales.
Baine Pezuña de Sangre dice: Es un plan audaz. Esperemos que no haya ninguna sorpresa.
Vol'jin dice: Creo que no tenemos elección, colega.

Legión[editar | editar código]

Legion Esta sección aborda contenido exclusivo de Legion.

Saludos
  • Para sobrevivir debemos estar unidos.
  • Soy Baine, Gran Jefe de los tauren.
  • Tenemos tanto que aprender de las tribus de Monte Alto.
  • El destino de Azeroth depende de ti.
Despedida
  • Por la Horda.
  • Que la Madre Tierra te proteja.
  • La guerra contra la Legión a empezado, preparate.

Embajada de Orgrimmar[editar | editar código]

Tenemos mucho en común con los tauren Monte Alto. Creo que sería unos aliados excelentes para los tiempos que se avecinan.

RPG[editar | editar código]

The RPG Icon 16x36.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft RPG y se considera no canónico.

Cuando Brann Barbabronce estuvo en Kalimdor y estudió a los tauren (cuyos escritos fueron recopilados en Lands of Mystery), tuvo la oportunidad de hablar con Cairne en la Cima del Trueno sobre los enanos de Excavación de Bael'dun. Baine reunió a un grupo de jóvenes tauren con la idea de enviar emisarios a la excavación de los enanos para convencerlos de que permitieran que un chamán supervisara sus actividades para asegurarse que la tierra no resultaba dañada durante sus extracciones. Baine les preguntó también sobre sus actividades comerciales con Ventura y Cía — una incómoda cuestión para la que era más útil unos cuantos mandobles al aire de hacha que la diplomacia convenciona para hacer colaborar a los enanos.

Galería[editar | editar código]

Últimos cambios[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

Enlaces Externos[editar | editar código]


Precedido por:
Cairne Pezuña de Sangre
Posición:
Jefe de las tribus unidas de los Tauren
Sucedido por:
---
Precedido por:
Cairne Pezuña de Sangre
Posición:
Jefe de la Tribu Pezuña de Sangre
Sucedido por:
---