Hello there! We are conducting a survey to better understand the user experience in making a first edit. If you have ever made an edit on Gamepedia, please fill out the survey. Thank you!

Confesora Argenta Cabelloclaro

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Para su encuentro en la Prueba del Campeón, véase Confesora Argenta Cabelloclaro (tácticas).
NeutralConfesora Argenta Cabelloclaro
Imagen de Confesora Argenta Cabelloclaro
Género

Femenino

Raza

Humana (Humanoide)

Nivel

82

Clase
Salud

51,720

Maná

8,338

Reacción
Afiliación(es)
Localización
Estado

Viva

La Confesora Argenta Cabelloclaro es una formidable sacerdotisa humana que puede ser encontrada en el Pabellón Argenta en la parte oeste de los Campos del Torneo Argenta. Periódicamente, da un discurso a los campeones y posteriormente éstos se confiesan ante ella, quien les brinda asesoría y consejería.

Fue elegida como agente de la Luz por el alto señor Tirion Vadín para poner a prueba la entereza de las combatientes, antes de que puedan desafiar a las fuerzas de la oscuridad. Cabelloclaro hará todo lo que pueda para asegurar que solo aquellos con una fe firme puedan enfrentarse a la Plaga.

Por esta razón, Cabelloclaro es la segunda jefa en la Prueba del Campeón, donde busca ayudar a los héroes a superar su miedos obligándolos a derrotar a las memorias de algunos de sus más poderosos adversarios. Más adelante, es una de los personajes que asiste al jugador en la misión N [85] Los protectores de Hyjal.

Misiones[editar | editar código]

Desde su ubicación en el Pináculo de Utgarde, ofrece la siguiente misión:

Frases[editar | editar código]

Confesora Argenta Cabelloclaro.

Discurso[editar | editar código]

Cabe recalcar que la siguiente traducción no es oficial y ha sido realizada por el usuario que editó este artículo.
Gracias a todos por asistir a este sermón. ¡Es maravilloso ver tantos rostros familiares!
Hoy me gustaría tocar sobre las tres virtudes de la Luz.
Estos son tiempos oscuros y difíciles para todos nosotros. Los ejércitos de La Plaga se aglutinan en el sur. Compañeros caen en el campo de batalla y se levantan para servir a nuestro enemigo momentos después.
Varios de ustedes han experimentado una traición a la confianza.
Sin embargo, perseveran, como todos debemos. En estos tiempos, nadie es extraño a la virtud de la tenacidad. Ante la desesperación y el odio, continuamos firmes a nuestras creencias y continuamos luchando.
No puede haber ninguna duda en cuanto a su tenacidad... pero hay otras virtudes a considerar.
El respeto es la primera virtud enseñada a aquellos que se unen al camino de la Luz.
Miren al otro lado del pasillo a quienes llamarían enemigos. Pese al odio que los separa, hay cualidades a respetar en el oponente. Su destreza debe ser reconocida.
Todos nosotros que estamos reunidos aquí tenemos un concepto del combate honorable. Conduciéndote a ti mismo con honor y tratando a tu oponente como deseas ser tratado muestra respeto.
Respeta a tu oponente en el campo, sin importar si es tu hermano o tu enemigo jurado. Sin importar en dónde recaen tus creencias, tal respeto es reconocer una conexión...
...y reconociendo estas conexiones, estás más cerca a la Luz.
Hay un paso más en el camino de la Luz: la compasión.
Las rivalidades abundan en este día y en esta era. Es fácil observar diferencias dondequiera que vayas.
El reto está en mirar a través de las apariencias y entender nuestras similitudes. A través de este entendimiento, podrás sentir compasión por las pérdidas que otros han sufrido...
...incluso si la víctima porta otro estandarte.
Al sentir y entender la compasión sobre un enemigo o un aliado por igual, reafirmas tu conexión con el mundo.
Actuar sobre estos principios, estas virtudes, ayuda a hacer del mundo un lugar que todos podemos apreciar. Un mundo de honor y justicia.
Piensen en mis palabras, amigos. En la oscuridad que nos rodea a todos, la Luz es necesaria más que nunca.
Estaré detrás de la cortina confesional si alguien desea hablar conmigo. Cualquier duda, preocupación e incertidumbre, con toda alegría apaciguaré.

Confesiones[editar | editar código]

Campeón de Gnomeregan
Campeón de Gnomeregan dice: ¡No sé si pueda competir! ¡Todos aquí son más grandes!
Campeón de Gnomeregan dice: He calculado mis probabilidades de éxito, ¡y es penosamente bajo!
Campeón de Gnomeregan dice: ¡No puedo calcular con precisión las matemáticas detrás de la carga de mi turbozancudo mientras mantengo mi lanza en el preciso ángulo y sostengo mi escudo en el lugar exacto para la máxima protección en cada segundo!
Campeón de Gnomeregan dice: ...¡y algunas de estas monturas me pueden aplastar!
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Sé valiente. El tamaño no es lo que importa, sino el cómo utilizas las habilidades que tienes.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Lo que te falta en tamaño lo compensas con ambición y dedicación, pequeño. Ve con la Luz.
Campeón de Forjaz
Campeón de Forjaz dice: Chica, Tengo una confesión que hacerte.
Campeón de Forjaz dice: He estado sintiendo... ansias.
Campeón de Forjaz dice: Era una sensación enorme mientras escuchaba tu sermón, ¡y me está volviendo loco!
Campeón de Forjaz dice: ...¡NECESITO BEBER!
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Bebe con moderación, entonces, mi enano amigo, pero deberías dejar tu lanza y tus riendas por el momento. Ve con la Luz.
Campeón de Orgrimmar
Campeón de Orgrimmar dice: Esto no es un combate honorable. ¡Tengo muchos deseos de enfrentar a mis oponentes en la batalla con mi hacha en la mano!
Campeón de Orgrimmar dice: Estos son mis enemigos. ¡TÚ serías mi enemiga en la batalla! ¡Tu rey ha declarado la guerra a mi raza!
Campeón de Orgrimmar dice: Pero, en lugar de luchar como mi gente haría, como mi gente debiera, me veo con una incómoda asta, intentando que mi lobo cargue contra mi oponente sin atacar.
Campeón de Orgrimmar dice: ¡Así no es como los orcos luchan! Mi servicio al Jefe de Guerra está en guerra con mi honor personal. No tengo fe en tu Luz, pero como pareces una gran consejera, me gustaría oír tus palabras.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Entiendo tu frustración. Tu pueblo es feroz en la batalla y esto no es a lo que estás acostumbrado.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Pero esto es un concepto diferente del combate honorable. Difīcil de adaptarse a él, tal vez, pero con tu destreza estoy segura que demostrarás a todos la fuerza de tu gente.
Confesora Argenta Cabelloclaro se inclina ante el Campeón de Orgrimmar.
Campeón de Orgrimmar ríe.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Además... mientras que un hacha puede ser una herramienta valiosa en la guerra, las lanzas son muy útiles también.
Campeón de Lunargenta
Campeón de Lunargenta dice: Esta lucha es interminable. No estoy seguro cuánto tiempo más podré soportar.
Campeón de Lunargenta dice: Todas estas posturas, estas danzas en círculos... parecen inútiles. ¿Cuál es su uso?
Campeón de Lunargenta dice: Y mi cabello está empezando a alborotarse con mi casco. ¡Esto es tan absurdo!
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Puede parecer inútil, pero trata de encontrar el orgullo en una buena pelea. La hora llegará cuando todo esto se pondrá en práctica para un buen uso.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Y tu cabello luce maravilloso.
Confesora Argenta Cabelloclaro sopla un beso al Campeón de Lunargenta.
Campeón de Lunargenta sopla un beso a la Confesora Argenta Cabelloclaro.
Campeón de Ventormenta
Campeón de Ventormenta dice: Mi corazón se vuelve más pesado con cada día que pasa, Confesora.
Campeón de Ventormenta dice: Fui ordenado aquí y me quedaré luchando bajo el estandarte de Ventormenta. Pero todo lo que hago aquí es inútil.
Campeón de Ventormenta dice: Más allá de estos confines, la Plaga continúa su trabajo, destruyendo más y más de lo que construimos. La lucha debe estar ahí. Yo debería estar ahí.
Campeón de Ventormenta dice: ¿Cómo puedo justificar las justas mientras mi gente muere sin mi protección?
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Tu corazón está en el lugar correcto, y sé que buscas servir a la Luz. Sin embargo, estas pequeñas escaramuzas poco hacen ante el gran anfitrión de los no-muertos.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Este torneo está ayudando a formar una fuerza concertada y firme, aunque no parezca quizá obvio. Cuando estemos listos, los ojos de la Cruzada y de todos sus campeones se girarán hacia Corona de Hielo.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Llevaremos el poder de todas las razas al Rey Exánime, y será derrotado.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Se que esto no parece el camino obvio para ti, pero te llevará más cerca de la Luz. Combate bien, hermano.
Campeón de Entrañas
Campeón de Entrañas dice: Golpeé a un pingüino en mi camino hasta aquí.
Confesora Argenta Cabelloclaro dice: Oh, cielos. ¿Sientes remordimiento, al menos?
Campeón de Entrañas dice: Nah, en realidad no. Solo quería ver la expresión en tu rostro.
Campeón de Entrañas ríe.
Confesora Argenta Cabelloclaro se da la vuelta y abandona el lugar.
Campeón de Entrañas saluda a la Confesora Argenta Cabelloclaro y regresa a su sitio.

Trivialidades[editar | editar código]

Especulación[editar | editar código]

Questionmark-medium.png
El siguiente contenido son sólo especulaciones, observaciones u opiniones basadas posiblemente en datos oficiales de Blizzard. No debe tomarse como información oficial.

Basándose en su nombre y apariencia, este personaje pudo haber sido inspirada en la Alta inquisidora Melenablanca. Su vestimenta es muy similar a la de Melenablanca, aunque en colores distintos. Sus nombres también son muy similares, ya que ambos referencian su cabello.

Últimos cambios[editar | editar código]

Enlaces externos[editar | editar código]

Pabellón Argenta Prueba del Campeón Hyjal Pináculo de Utgarde