Con el uso, las armas y la armadura empiezan a desgastarse. Finalmente, la armadura maltratada en el combate empieza a perder calidad, al igual que las armas que siguen golpeando la dura piel de los monstruos.

En World of Warcraft, cada vez que utilizas un arma o recibes un golpe en la batalla, el arma y la armadura pueden ver mermada su durabilidad. Para comprobar la durabilidad de tu equipo, coloca el ratón sobre él en la ventana de información del personaje o en el inventario. Si una pieza del equipo alcanza un nivel de durabilidad bajo, verás una pequeña representación de tu personaje y el equipo dañado en la esquina de la pantalla.

Si la durabilidad de una pieza del equipo alcanza un nivel muy bajo, puedes repararla si acudes a un PNJ especializado en trabajos con la pieza que necesita arreglo. Si el nivel de durabilidad desciende a cero, la pieza queda inservible y ya no proporciona ningún beneficio al personaje. Seguirá equipada en el personaje, pero la armadura dejará de ofrecer protección y las armas estarán tan gastadas que atacarás en realidad como sino tuvieras ningún arma.[1]

Reparaciones

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC BY-SA 3.0 a menos que se indique lo contrario.