Elfo noble

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Elfos nobles
High Elf War Mage.jpg
Clasificación

Semi-humanoides

Facción/Afiliación
Clases
Capital racial

Alliance Dalaran Anteriormente:

Líder racial
Montura racial
Planeta de origen
Idioma primario
Idiomas secundarios


Los altos elfos (WC3), quel'dorei (lore) - “Bien nacidos”, tanto en Darnassiano como en Thalassiano) - o elfos nobles (WoW) son una raza descendiente de los Altonatos que abandonaron Kalimdor, y se asentaron en los Reinos del Este, fundando Quel’Thalas.

Tras prosperar, llegaron a alcanzar un número significativo de efectivos incorporándose a la Alianza y participaron en las Guerras Trol y en la Segunda Guerra. En cambio en la Tercera Guerra la mayoría fueron masacrado por Arthas. De los pocos que sobrevivieron, el 90% se convirtieron en elfos de sangre, en recuerdo de su linaje y dejaron de considerarse elfos nobles. En la actualidad quedan unos 25.000 la mayoría ligados a la Alianza.

Introducción

Los antiguos orígenes de los elfos nobles son un legado de tragedia y conflictos, una cadena de acontecimientos que ha afectado profundamente el desarrollo de los Quel'dorei. Son un austero reflejo de sus congéneres nocturnos, los Kaldorei. Habiendo renegado de la noche, para abrazar la luz del sol[1], los elfos nobles son los descendientes de los Altonatos, aquellos elfos que sirvieron a la Reina Azshara en los tiempos del Pozo de la Eternidad. Los Kaldorei consideran la afición de los Quel'dorei a practicar las artes arcanas imprudente, como un niño jugando con fuego. El cisma que separa a los Quel'dorei y los Kaldorei es tan antiguo que ningún tipo de diplomacia u ofrenda de paz puede aliviar las heridas de la historia. La arrogancia de los Altonatos provocó la Guerra de los Ancestros, y el declive de la época dorada de la civilización élfica. Mediante el imprudente uso de la magia arcana, los elfos nobles permitieron a la oscuridad infiltrarse en el mundo, y corromper Azeroth. Sus descendientes futuros se enfrentan en la actualidad contra el legado que les dejaron.

La magia arcana creó una poderosa adicción en los elfos nobles, y puede ser el señuelo que los guíe a un oscuro y tormentoso camino. Todavía hoy, demasiados usan esa magia como si fuera enteramente inofensiva, y pocos, aparte de los más ancianos y sabios, alcanzan a recordar los verdaderos motivos por los que su uso resulta tan peligroso y potencialmente fatal. A pesar de los riesgos, algunos elfos nobles siguen llevando más y más lejos la práctica de la magia arcana, presos de la euforia y el poder que ello les reporta. Son un trágico ejemplo de raza en declive ya que las prácticas arcanas centenarias les han llevado a caer en una espiral cada vez más compleja y absorbente. Muy pocos Quel'dorei quedan en el mundo. La mayoría partieron con el Príncipe Kael'thas, convirtiéndose en elfos de sangre, y haciéndolo, se aliaron con enemigos jurados de la especie élfica, los naga. Ahora, los escasos Quel'dorei restantes son aquellos que han abrazado la Luz, tras haber contemplado los riesgos de la magia arcana y la oscuridad. Casi todas las razas han perdido la confianza en ellos, y se han convertido en poco más que parias, en una época en que poco les queda a parte de una vida de desconfianza y lamentación[2].

Historia

El Exilio de los Altonatos

Véase también: El exilio de los elfos nobles

Dath'Ramar Sunstrider, el primero de los Altos Elfos.

Tras la Guerra de los Ancestros, que acabó con el primer intento de la Legión Ardiente de acceder a Azeroth, la destrucción del Pozo de la Eternidad y el Gran Cataclismo, los elfos de la noche decidieron abandonar la magia por considerarla peligrosa y abrazar el druidismo.

De acuerdo con el manual de Warcraft III, los siglos pasaron y la sociedad de los elfos nocturnos se hizo más fuerte y se expandió por el bosque en ciernes que con el tiempo se llamaría Vallefresno. Bajo el benevolente liderazgo de los druidas, los elfos nocturnos disfrutaron de una paz y tranquilidad sin precedentes bajo las estrellas.

Sin embargo muchos de los originarios nobles que habían sobrevivido a la Caída, empezaron a impacientarse. Al igual que Illidan antes que ellos, fueron víctimas de la abstinencia por la pérdida de su codiciada magia. Una vez más, fueron tentados a reabrir las energías del Pozo de la Eternidad y regocijarse con sus prácticas mágicas. Dath'Remar, el desenvuelto y líder de los nobles, empezó a burlarse de los druidas en público, tachándoles de cobardes por negarse a utilizar la magia que les pertenecía por derecho. Malfurion y los druidas se irritaron ante sus comentarios y advirtieron a los nobles que cualquier intento de uso de magia sería castigado con la muerte. En su insolencia, Dath'Remar y sus seguidores desarrollaron una terrible tempestad sobre Vallefresno en un desventurado intento de convencer a los druidas de revocar su ley.

Los druidas, incapaces de asesinar a tantos de los suyos, decidieron exiliar a los insensatos nobles de sus tierras. Dath'Remar y sus seguidores, satisfechos de librarse por fin de sus conservadores primos, prepararon unos barcos construidos especialmente para la ocasión y se hicieron a la mar. Aunque ninguno de ellos sabía lo que les esperaba más allá de las aguas de la furiosa Vorágine, ansiaban establecer su propio hogar donde poder practicar su codiciada magia impunemente. Los nobles o 'Quel'dorei', como Azshara les había llamado en el pasado, consiguieron llegar por fin a las tierras del este que posteriormente los hombres llamarían Lordaeron. Planearon construir su propio reino mágico, Quel'Thalas, y rechazaron los preceptos de los elfos nocturnos de adorar a la luna y la actividad nocturna. Desde ese momento y para siempre se llamarían los Elfos nobles.

Fundación de Quel'Thalas

Véase también: La fundación de Quel'Thalas

Dath'Remar guió a la flota de elfos a través del mundo a lo largo de varios años. Su objetivo era encontrar lugares de considerable poder mágico para construir su nuevo hogar. Tras desembarcar en Lordaeron, se asentaron en Tirisfal. Sin embargo a los pocos años, muchos comenzaron a volverse locos. Se creyó entonces que algo maligno dormía bajo los claros, de manera que los elfos abandonaron la región y se dirigieron al norte.

Separados de las poderosas energías del Pozo de la eternidad y habiendo sido privados de su inmortalidad, fueron muchos los que perecieron a causa del hambre o el frío durante su largo periplo.

A medida que se adentraban hacia el interior, los elfos nobles conocieron a los humanos primitivos y desarrollaron una enemistad mortal con los astutos y bárbaros Amani, los trol de Zul'Aman, que controlaban la mayor parte de los territorios del norte de Lordaeron. Finalmente los exiliados llegaron a una región cuyos claros boscosos les recordaban a su lejana tierra natal en Kalimdor. Los elfos expulsaron a los trol que vivían allí y fundaron el reino de Quel'Thalas. Desafortunadamente, no sabían que sobre él descansaban los restos de una ciudad que los trol consideraban sagrada. Esto provocó que las hostilidades entre ambas razas creciera y que, ante los ataques de los trol, los elfos respondieran utilizando la magia.

Usando un vial de agua sagrada que habían robado del primer Pozo de la Eternidad, los elfos nobles crearon una fuente de poder mística integrada con las poderosas energías que se hallaban en Quel'Thalas. Llamaron a esta fuente la Fuente del Sol, y su poderosa magia arcana alimentaba y fortalecía a todos los Quel'dorei. Así pues, se creó la ciudad de Lunargenta. El poder de los nobles creció, y crearon un encantamiento para su bosque que haría que siempre estuviera en una primavera eternal.

las puertas al reino de Quel'Thalas.

Pronto, Quel'Thalas se convirtió en un brillante exponente del poder de los Altos elfos. Fue levantado con el mismo estilo que los grandes palacios de Kalimdor, con el añadido de elementos mágicos y una brillante tonalidad de colores. Sin embargo, los espacios naturales de los alrededores se respetaron hasta el punto de adaptar su arquitectura a la topografía con tal de no alterar la disposición de sus elementos. Todo esto convirtió Quel'Thalas en un lugar realmente hermoso y tranquilo cuyas ciudades se fundían con la naturaleza[3].

Algunos elfos, preocupados por los avisos de los kaldorei, crearon una barrera protectora alrededor de Quel'Thalas para evitar que el excesivo uso de la magia trajera la atención de la Legión Ardiente como pasó en el pasado con el uso de la magia del Pozo de la Eternidad. Al hacer esto, levantaron una serie de monolitos rúnicos que salvaguardaban las puertas de entrada al reino élfico. La paz, duramente ganada, de Quel'Thalas duraría unos cuatro mil años.

Con el tiempo, los elfos nobles empezaron a considerar las aguas del nuevo Pozo como algo sagrado. La magia se volvió parte de sus vidas como antaño pero las energías de la Fuente llegaron a ser parte de ellos mismos.

Arathor y las guerras trol

Véase también: Arathor y las Guerras Trol

Durante cerca de cuatrocientos años, la sociedad de elfos nobles permaneció en relativa calma. Sin embargo mientras iban asentándose como nación, los Amani planeaban una invasión que tuvo lugar 2.800 años antes de la Primera Guerra. Con estas hostilidades dieron comienzo las Guerras Trol, un conflicto que enfrentó a elfos y trol por la supremacía de Quel'Thalas.

Los elfos nobles sufrieron constantes derrotas; a pesar de que dominaban la magia no podían hacer nada en el combate cuerpo a cuerpo y las emboscadas donde los trol eran expertos. No tuvieron más remedio que acudir a los humanos de Arathor para pedirles ayuda. Los humanos instruyeron a los elfos en el arte de la lucha mientras que los elfos hicieron lo propio con sus artes enseñando a un reducido grupo de humanos los secretos de la magia arcana. Juntos formaron un ejército que aplastaron a los Amani, una civilización de nada menos que 20.000 años. A partir de entonces, humanos y elfos nobles mantuvieron su alianza.

También entraron en contacto con los enanos de Khaz Modan en el lejano sur así como con los reinos humanos de Gilneas y Alterac, vecinos de los bosques de Quel'thalas, cuando estos se separaron de Arathor. Mientras que con los humanos siempre hubo buenas relaciones, con los enanos hubo un trato estrictamente correcto, fruto de la pertenencia de ambos a la Alianza.

Cuando 230 años antes de la Primera Guerra, los enanos se enfrentaron entre ellos en la Guerra de los Tres Martillos, su clan principal se dividió en tres facciones. Los Martillo Salvaje marcharon al norte y establecieron relaciones comerciales con los elfos nobles, algo tabú hasta ese momento y uno de los desencadenantes de su guerra civil[4]. El respeto por la naturaleza y otros aspectos culturales similares hicieron que se estrecharan los lazos de unión entre ambas sociedades.

La caída de Quel'Thalas

WCOnH logo 16x48.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft: Orcs & Humans.

Los elfos nobles no tuvieron una gran presencia durante la Primera Guerra, tan solo mandaron un destacamento que ayudó a los humanos cuando la Horda orca atacó por primera vez Ventormenta.

WC2BnE logo 16x42.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft II.

Con la reapertura del Portal Oscuro, llegaron desde Draenor numerosas razas hostiles como los ogros que se aliaron con los goblin y los trol del bosque desplazándose hacia Quel'Thalas.

Los humanos fueron derrotados y expulsados de Ventormenta, obligados a exiliarse en el norte. Los enanos mandaron emisarios para reunir a las razas atacadas y evaluar la amenaza que suponían los orcos. En esta reunión los humanos plantearon formar una Alianza entre los siete reinos humanos, los clanes enanos, gnomos y elfos nobles. Estos últimos, gobernados por Anasterian Sunstrider, no se sentían muy unidos a esta idea ya que tanto humanos como enanos se habían separado en numerosos reinos, fruto de sus tensiones internas pasadas, y no eran sino una reminiscencia de las antiguas razas con las que los elfos nobles congeniaron cuando decidieron prestarles lealtad. Su única conexión real era con Anduin Lothar descendiente de los Arathi con quienes los elfos hicieron amistad hace miles de años.

Sin embargo la campaña que llevaron a cabo los orcos en el norte, donde se aliaron con los trol para recuperar su antiguo reino y expulsar a los elfos nobles hizo reaccionar al Concilio de Lunargenta. Tras ver como el enemigo llegaba a la frontera de su reino, quemaba sus bosques, mataba a sus ciudadanos y corrompía sus piedras rúnicas decidieron poner todos sus efectivos a disposición de la Alianza. Con esta ayuda y las tensiones internas de la Horda, se ganó la Segunda Guerra.

En el periodo que siguió al conflicto, algunos elfos nobles recriminaron a los humanos su paupérrima gestión durante la quema de sus bosques. El rey Terenas de Lordaeron, les recordó que sin su intervención y el sacrificio de cientos de sus hombres no habría quedado nada de Quel'Thalas. Esto no sirvió para calmar los ánimos ya que los elfos abandonaron la Alianza. Algunos de ellos sin embargo permanecieron fieles a sus antiguos lazos como Alleria que estuvo al mando de los ejércitos de la Alianza cuando estos atravesaron el Portal Oscuro hacia Draenor en Warcraft II: Beyond the Dark Portal. Su hermana Vereesa también continuó ayudando a la Alianza tras el incidente de Grim Batol. También los elfos nobles que pertenecían al Kirin Tor siguieron prestando sus servicios a la causa, sin embargo el Rey Anasterian no varió su posición y se desligó de cualquier asunto con sus antiguos aliados.

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Años más tarde, La Plaga apareció en Lordaeron y atacó al reino de los humanos, vecinos de Quel'Thalas, provocando su aniquilación y la de los de regiones colindantes. Los elfos nobles no intervinieron en ningún momento pero, por su proximidad geográfica, no tardaron en recibir noticias de que un enorme ejército se dirigía hacia su reino.

Sylvanas Brisaveloz luchando contra La Plaga durante su avance hacia Lunargenta.

Liderado por Arthas Menethil, La Plaga pretendía usar la Fuente del Sol para revivir a Kel'Thuzad e invocar al demonio Archimonde en Azeroth para que la Legión Ardiente invadiera el mundo. Tras haberse aislado del resto de razas y no haberles prestado ayuda cuando fueron atacadas, los elfos nobles se encontraron solos. Bajo el mando de la general Sylvanas, los arqueros y magos elfos plantaron cara a los muertos vivientes en los bosques pero fueron derrotados. Sylvanas fue convertida en alma en pena y obligada a atacar a su propio pueblo en el asalto a Lunargenta.

La resistencia no duró mucho, la capital fue arrasada, los elfos derrotados y su fuente de poder fue corrompida tras resucitar a Kel'Thuzad. Tras esto, La Plaga provocó un genocidio a gran escala diezmando a la población de elfos nobles que fue casi aniquilada. Tan solo un diez por cierto sobrevivieron, la mayoría por no encontrarse en Quel'Thalas en ese momento como los magos de Dalaran o los magos que se encontraban con Lady Jaina en Theramore. Los que no perecieron en la batalla no tuvieron más remedio que permanecer ocultos en lo que quedaba de sus bosques.

Pronto, Dalaran, donde se concentraba ahora la mayor población de elfos nobles, fue destruida también por el recién invocado Archimonde. En un breve espacio de tiempo, los Quel'dorei, una estirpe milenaria, había sido prácticamente borrada del mapa.

Excisiones

Los elfos que quedaron desperdigados por el mundo y se unieron a la Alianza buscando protección. Otros ya se habían unido a Jaina y habían viajado hasta Theramore donde incluso ocupaban dos de los siete altos cargos del gobierno de la ciudad-estado. En todo momento mantenían sus raíces y tradiciones aunque no todos eran capaces de soportar el peso de la adicción a la magia que se había acrecentado con la destrucción de la Fuente del Sol. Algunos de ellos comenzaron a volver a Quel'Thalas cuando vieron que la Alianza era incapaz de ayudarlos a sobrellevar su adicción. Aquellos que conseguían dominarla, tenían acceso a fuentes de poder arcano como las fuentes de energía mágicas que se encontraban en las ciudades (por ejemplo en el Parque de Ventorenta) y que absorbían si se acercaban lo suficiente.

Otros permanecieron luchando en lo que quedaba de Lordaeron contra los muertos vivientes bajo el mando del Capitán Fellari Swiftarrow y consiguieron la aprobación de la Cruzada Escarlata que les rendían honor erigiendo estatuas en honor en el Monasterio Escarlata.

Algunos se establecieron en Quel'Danil Lodge en las Tierras del Interior mientras que otros prefirieron mantenerse cerca de sus enemigos naturales, los trols y se establecieron junto a la entrada de Zul'Aman.

Aquellos que volvieron a Quel'Thalas fruto de la adicción a la magia comenzaron a denominarse Elfos de sangre y a reconstruir Lunargenta bajo las órdenes del Príncipe Kael'thas.

Debido al incomprensible comportamiento del capitán humano Garithos, la gente de Kael fueron abandonados a su suerte sin tropas ni poder suficiente para hacer frente a los peligros que les acechaban por lo que no tuvieron mas remedio que aliarse con los naga para poder sobrevivir. Garithos, tomó esta alianza como alta traición y sentenció a Kael y su gente a muerte, conminándolos en una prisión bajo lo que quedaba de Dalaran donde quedaron a expensas que se resolviese la orden de ejecución. Finalmente el príncipe Kael'thas con la ayuda de la reina naga Lady Vashj, rescataron a los elfos y huyeron hacia Terrallende. Allí se unieron a Illidan a cambio de fuentes mágicas con las que poder alimentarse, no en vano el propio Illidan había sufrido la misma adicción cuando hace 10.000 años se convirtió en un miembro de los Altonatos absorbiendo las energías del Pozo de la Eternidad. Los elfos de sangre comenzaron a cazar demonios para robarles su poder. Con nuevas fuentes con que saciar su adicción, se establecieron permanentemente a caballo entre Terrallende y Quel'Thalas, llegando a igualar la población de elfos nobles que había antes de la destrucción de Lunargenta. Sin embargo los elfos de sangre nunca aceptaron a los elfos nobles ya que los consideraban unos traidores debido a su lealtad a la Alianza a quien pertenecía Garithos.

Pronto se empezaron a notar diferencias entre el mando de los Sin'dorei de Terrallende, aliados de Illidan, y los de Quel'Thalas que se aliaron con la Horda por mediación de Sylvanas, líder de los Renegados y anteriormente general de Lunargenta. A pesar de haber combatido contra la antigua Horda de Draenor en la primera y segunda guerra, y de confiar muy poco en las promesas de lor orcos, el profundo odio que los Elfos de sangre tenían hacia la Alianza (en especial hacia los humanos y por extensión a los enanos), hizo que aceptaran la ayuda ofrecida para que no se repitiera la historia y se encontraran desprotegidos ante otro eventual ataque a su reino.

Los Elfos de sangre de Kael'thas rompieron entonces su relación con Quel'Thalas y los Sin'dorei comenzaron a mirar con recelo el camino tomado por su príncipe cuando salió a la luz que había traicionado a Illidan y se había aliado con la Legión Ardiente, los responsables de la destrucción de su reino. Sin embargo no todos los elfos de sangre que habían seguido a Kael aceptaron este cambio de papeles y dieron la espalda a su príncipe uniéndose a los Sha'tar bajo la organización independiente de los Arúspides.

Situación Actual

Los elfos nobles se encuentran desperdigados principalmente entre la sociedad humana, obligados a ser acogidos por la hospitalidad de la joven raza. Esta dependencia ha animado a muchos a encontrar otro lugar donde refundar un nuevo reino para ellos, con alguna fuente de poder mágico cerca. Sin embargo tras ver lo que ha ocurrido con los Elfos de sangre, esta idea ha sido rechazada por la Alianza, especialmente por los Elfos nocturnos.

Dalaran es el emplazamiento donde se concentra la mayoría de elfos nobles. Allí es posible encontrar al Pacto de Plata, una facción de Elfos nobles liderados por Vereesa Brisaveloz que conviven enfrentados a los elfos de sangre de la ciudad y que están supervisados por el Kirin Tor.

Los elfos nobles mantienen presencia en las Tierras del Interior desde el Quel'Danil Lodge donde han establecido relaciones diplomáticas con otros miembros de la Alianza. Anteriormente también ocuparon el Refugio Quel'Lithien al mando de Lord Hawkspear y Aurora Skycaller pero una repentina desgracia transformó a los elfos en desdichados.

Algunos Altos elfos de la Expedición de la Alianza mantienen una presencia razonable en Allerian Stronghold en el Valle Sombraluna.

Tras derrotar a Kil'Jaeden, los elfos de sangre consiguieron purificar la Fuente del Sol con la ayuda de la Ofensiva Sol Devastado, con lo que se permitió compartir las energías del pozo con los Elfos nobles. El capitán Auric Sunchaser de la Expedición de la Alianza representa a los Elfos nobles en el mismo lugar donde se encuentra el pozo supervisando las acciones de elfos de sangre y elfos nobles que siguen mostrándose hostiles entre ellos.

Población

Dos Elfos Nobles.

Los elfos nbles son un pueblo sin hogar, que habita ahora en las tierras de los humanos tras haber escapado de la destrucción que provocaron el príncipe Arthas y el Kel'Thuzad cuando La Plaga destruyó Lunargenta. Los elfos nobles que quedan, viven entre humanos en pequeñas comunidades y pueblos. La mayoría se unieron al Príncipe Kael'thas, último gobernante de la dinastía real, para incorporarse al Ejército de Illidan y sus naga. Estos elfos acabaron siendo víctimas de la adicción a la magia y se convirtieron el Elfos de sangre, usando sus conocimientos para aplacar su adicción a la magia, buscando fuentes alternativas de poder mágico para mantenerse con vida. La destrucción de la Fuente del Sol significó el declive de los elfos nobles, provocando la incertidumbre sobre el futuro de su raza ya que para el resto del mundo, se habían convertido en traidores a la Alianza. La mayoría de elfos se autoimpusieron un exilio forzoso avergonzados del daño que habían provocado a Lordaeron con su abuso de la magia arcana. Mientras, los humanos seguían aceptándolos dado que ambas razas se ayudaron mutuamente en el pasado durante los recientes ataques de la Legión Ardiente, reforzando los lazos que se habían iniciado cuando ambas razas lucharon en las Guerras Trol y la Segunda Guerra. El resto de razas, solo contactaba con los Quel'dorei solo si era absolutamente necesario. Esto se acrecentó tras las acciones que llevó a cabo el Príncipe Kael'thas. A los elfos nocturnos en particular les incomoda la compañía de los elfos nobles y pueden mostrarse hostiles con sus hermanos bendecidos por el Sol. El tiempo puede curar esas heridas pero el uso de la magia arcana será siempre una brecha que separará a las dos líneas de sangre élficas.

En Lands of Conflict (que se sitúa cronológicamente antes de WoW Icon 16x16.gif), su población es de aproximadamente 24.810 y la de semi-elfos de 9.550, sin incluir Theramore, Dalaran y algunas ciudades menos significativas. Ventormenta es la ciudad con mayor número con 20.000 elfos nobles y 8.000 semi-elfos.

Los elfos nobles son una de las razas jugables en el RPG de Warcraft, no así en World of Warcraft.

Apariencia física

Elfos Nobles ancianos.
Aspecto de un elfo noble antes del lanzamiento de TBC.
Comparativa entre elfos de Sangre y Elfos Nobles.
Blood Elf versus High Elf - female.jpg

Los Elfos Nobles suelen ser un poco más altos que los humanos. No suelen medir más de 1'83 metros, y su peso suele rondar entre los 45'5 Kg y los 79'5 Kg, dependiendo del sexo. Los elfos son delgados, ligeros de complexión, con rasgos estilizados y simétricos, a menudo como exageración de la belleza perfecta.

Sus ojos brillan con increíble intensidad, casi como si resplandecieran con luz propia. Mientras que la mayoría de elfos tiene ojos azules o verdes, se han dado casos de ojos violeta o rojos. El brillo de los elfos nobles, independientemente del color de sus ojos, suele ser azul, rodeando todo el globo ocular para diferenciarlo del azul de los ojos humanos. A pesar de que es posible que existan individuos con ojos de color verde, en WoW Icon 16x16.gif este color está reservado a los elfos de sangre. Lo mismo puede decirse del color del pelo, tienen tonos que van desde blancos hasta rubios aunque se dan también el color negro, marrón o rojo.

La vida de los Quel'dorei se extiende durante varios cientos de años. Alcanzan la edad adulta a los 60 años, la madurez con 110 años y a la vejez con 263. Si consiguen llegar a los 350 años reciben el calificativo de 'venerable'. Como mucho pueden llegar a los 390 años aunque hay casos excepcionales en los que pueden llegar a los 2.000 años. Los miembros de familias nobles suelen vivir más allá de esa edad, llegando incluso a doblar la esperanza de vida media. Cuanto más cercana a la línea de sangre Sunstrider es la línea de la familia en cuestión, mayor es la esperanza de vida.

Elfos de sangre y elfos nobles son, en esencia, biológicamente la misma raza. Sin embargo los ojos, el pelo y la piel de los Sin'dorei tienen colores menos pálidos y tonalidades antinaturales fruto de la absorción de energía vil procedente del periodo en el que la Fuente del Sol estaba perdida. Culturalmente también existe una gran barrera entre ambas poblaciones, mucho más grande que en lo referente al físico.

Los elfos nobles han elegido no vestir ropa roja o negra, por miedo a ser confundidos con elfos de sangre. También suelen ser más pálidos que éstos últimos. En términos biológicos, forman todos parte de la misma raza. Sin embargo, los elfos de sangre podrían estar evolucionando a algo distinto, debido al uso de magia vil, y puede que sigan haciéndolo en el futuro. Los Desdichados de los alrededores de Quel'thalas podrían ser un ejemplo de los cauces que puede tomar esa evolución. En términos generales, sin embargo, se consideran razas distintas, dadas sus diferencias culturales.

WoW Icon 16x16.gif Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

En WoW Icon 16x16.gif, los elfos nobles tienen una apariencia bastante cercana a los elfos de sangre (de hecho se usa el mismo modelo menos en lo referente al brillo de los ojos). Sus voces se muestran más afables, parecidas a las de los elfos de la noche con los que además comparten diálogos cuando se interactúa con ellos. Taela Everstride en la Fortaleza Allerian incluso dice "No, no te sientas mal. Tengo mucho de eso... soy un elfo noble, no un elfo de sangre. No te preocupes, no absorberé tu poder mágico." Durante el combate, curiosamente elfos nobles elfos y elfos de sangre comparten una similar entonación. Los modelos de elfos nobles fueron modificados tras TBC ya que antes de la expansión eran modelos modificados creados a partir de la arquitectura de los elfos de la noche.

Cultura

Las construcciones de Elfos Nobles suelen ser de color azul o verde, posiblemente para diferenciarlos de los colores rojizos de la arquitectura de Quel'Thalas. Sin embargo el estilo es muy parecido.

No seria correcto decir que los elfos nobles regresaron a la Alianza ya que ellos no creen haberla abandonado nunca.

A pesar de esto, suelen mostrarse fríos y distantes con sus aliados y acostumbran a recluirse en sí mismos. Les gusta vagar en pequeños grupos por los bosques donde han formado un par de pequeñas comunidades, Quel'Danil Lodge en las Tierras del Interior y el Refugio Quel'Lithien en las Tierras de la Peste del Este, cerca del portal hacia Quel'Thalas.

Los elfos nobles de Ventormenta copian el estilo de vida de los humanos de túnicas de largas y anchas mangas, ondulantes pantalones y botas de cuero. La mayoría optan por rehuir cualquier prenda de color rojo, para diferenciarse de los Sin'dorei. También se ha fijado un día de luto para recordar la destrucción de Dalaran, junto con sus amigos humanos.

Aunque un día fueron fieles devotos de la Luz Sagrada, los elfos nobles han renunciado a ella en favor de la magia arcana. La mayoría siguen la Luz, pero sólo de forma vaga y con mucha menos devoción que los humanos. Los Quel'dorei sacerdotes son muy habituales, y han aportando grandes contribuciones al desarrollo de esta filosofía semi-religiosa, cuyos orígenes se hayan en los ritos humanos. Algunos incluso se han convertido en paladines, aunque esto es bastante infrecuente.

Los elkfos nobles fueron los que diseñaron los Destructores, las naves que se usaron durante la Segunda Guerra.

Creencias

Los elfos nobles que abrazaron el camino de la religión, siempre han estado bajo el manto de la Luz Sagrada, compartiendo las mismas creencias que enanos y humanos. Aunque esta filosofía no ha calado hondo en la sociedad élfica, aquellos que siguen los caminos de la Luz son mucho más accesibles que la mayoría. Algunos incluso han adoptado una filosofía cercana al druidismo basándose en el cuidado del mundo y la naturaleza. La diferencia es que elfos nobles y elfos de sangre ven la magia como parte integral del universo. Desde que los titanes crearon el Pozo de la Eternidad en Azeroth y este creara a los elfos en primer lugar, han visto y vivido la magia como algo natural desde que se inició su propia existencia.

Idioma

Artículo principal: Thalassiano

La lengua oficial de los Elfos Nobles ha sido siempre el Thalassiano. Esta lengua deriva de la ancestral lengua Kaldorei, el Darnassiano, que comprenden perfectamente, pues sólo algunas palabras varían, así como el acento. También hablan perfectamente el común.

Combate

Los elfos nobles tienen gran pericia como arqueros, son grandes sacerdotes y expertos en el uso de la magia arcana, así como espadachines. Usan torres como defensa y sus ejércitos tienen la ventaja de contar con su fuerza innata aunque normalmente juegan un papel secundario cuando sirven de apoyo a otras razas. Tenían una afinidad especial con los dracohalcones antes de que La Plaga atacara Quel'Thalas. Estas criaturas ofrecían sus servicios como monturas voladoras a los Quel'dorei pero desde que estos abandonaron su lugar natal han tenido que adaptarse a vivir si su compañía que ahora permanecen bajo la influencia de los elfos de sangre.

Adicción a la magia

En WoW Icon 16x16.gif, los elfos nobles tienen grandes ojos azules brillantes para diferenciarlos de los elfos de sangre que tienen los ojos verdes, fruto de la influencia de la magia vil.

Todos los elfos nobles, sin importar su clase,estatus o educación, son adictos a la magia. A diferencia de los elfos de sangre que sucumbieron a ella, los elfos nobles luchan activamente contra su adicción lo que requiere al menos de una hora al día de meditación para mantener el control sobre ellos mismos. No es algo de lo que se sientan orgullosos y suelen llevar esta carga en secreto. El estar cerca de un Pozo de la Luna sacia la adicción así como el uso de ciertos artefactos mágicos por lo que los elfos de la noche dedican grandes esfuerzos en tratar de alejar a los elfos nobles de estos lugares y objetos.

Si un elfo noble es devorado por su adicción, es cuando cruza la línea que separa a los elfos nobles de los elfos de sangre. En contra de la creencia popular, la adición a la magia no resulta fatal por sí misma (los únicos elfos que han muerto por esta causa eran bastante ancianos, demasiado jóvenes o estaban ya enfermos).

Algunos han encontrado una manea de bloquear el síndrome de abstinencia llevando consigo Sunwell Rings.

Elfos nobles importantes

Nombre Rol Condición Localización Afiliación
Neutral  Dath'Remar Caminante del Sol Antiguo Altonato, lideró a su gente tras el exilio de los elfos de la noche a los Reinos del Este donde fundó Quel'Thalas. Fallecido Desconocido Elfos nobles
Alliance  Alleria Brisaveloz La mayor de las hermanas Brisaveloz, reconocida con honores durante la Segunda Guerra. Desaparecida en combate Desconocido Alianza de Lordaeron
Combat  Grand Magus Telestra Aliada de Malygos para conseguir parte de su sustento de poder mágico. Matable Coldarra Malygos
Alliance  Vereesa Brisaveloz Antigua exploradora de Quel'Thalas y la más joven de las hermanas Brisaveloz. Casada con Rhonin y líder del Pacto de Plata. Viva Rasganorte Alianza de Lordaeron, Pacto de Plata
Neutral  Anasterian Caminante del Sol Rey de Quel'Thalas durante la Segunda y Tercera Guerra, asesinado durante el ataque de La Plaga a la Fuente del Sol. Fallecido Desconocido Alianza / Lunargenta
Alliance  Captain Darill Uno de los muchos elfos que cruzaron el mar havia Kalimdor, Darill es capitán de los soldados de Theramore en la Torre Norte. Vivo North Point Tower Theramore / Alianza
Alliance  Relfthra Veterano miembro de la Orden de Tirisfal. Desconocido Desconocido Orden de Tirisfal
Alliance  Jalinde Summerdrake Líder del Quel'Danil Lodge. Desconocido Quel'Danil Lodge Alianza
Combat  Ranger Lord Hawkspear Antiguo comandante de Quel'Lithien. Ahora es conocido como Death-Hunter Hawkspear. Matable Refugio Quel'Lithien Neutral (anteriormente Alianza)
Alliance  Thalressar Co-fundador de Allerian Stronghold, lugarteniente de Alleria y de los Hijos de Lothar. Desconocido Desconocido Expedición de la Alianza, Hijos de Lothar
Alliance  Fiora Orejona Una ambiciosa elfa que viajó desde Theramore a Auberdine, que enviaba aventureros a ayudar a los elfos de la noche de Vallefresno. Icon Cataclysm 18x18.gif Supuestamente fallecida Costa Oscura Alianza
Alliance  Captain Auric Sunchaser Originalmente formó parte de la Expedición de la Alianza, ahora lidera a los elfos nobles de Allerian Stronghold mientras en ausencia de Alleria. Vivo Allerian Stronghold Alianza
Neutral  Ravandwyr Aprendiz del Archmage Vargoth, es uno de los últimos elfos nobles de Dalaran en Terrallende. Vivo Tormenta Abisal Dalaran
Alliance  Milan of the Elven House of Scribes Un escriba que recogió los eventos de la Segunda Guerra — desde el punto de vista de la Alianza — en los "Analaes de la Gran Alianza". Desconocido Desconocido Alianza de Lordaeron
IconSmall SylvanasHE.gifIconSmall Sylvanas.gif Horde Sylvanas Brisaveloz Antigua General de los elfos de Lunargenta. Fue asesinada y traída de la muerte por Arthas para servir al Rey Exánime. Más tarde recuperó su libertad y ahora es la líder de los Renegados. No-muerta Entrañas Renegados (anteriormente elfos nobles, La Plaga)

Ver también

Referencias

  1. "Forever after, they would embrace the sun and be known only as the high elves. " - Exile of the High Elves. History of Warcraft, Chapter 1. Retrieved on 2010-11-30.
  2. World of Warcraft: The Roleplaying Game, pg. 36
  3. La fundación de Quel'Thalas. History of Warcraft, Chapter 2. Retrieved on 2010-11-30.
  4. Lands of Conflict, pg. 67