Hello there! We are conducting a survey to better understand the user experience in making a first edit. If you have ever made an edit on Gamepedia, please fill out the survey. Thank you!

Gilneas (reino)

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Este artículo es sobre trata sobre el reino humano. Para para la facción en el juego, véase Gilneas (facción). Para otros usos, véase Gilneas (desambiguación).
AllianceGilneas
Gilneas flag.jpg
La bandera de Gilneas
Líder principal
  Anteriormente
Líderes secundarios
  Anteriormente
Raza(s)
Base de operaciones
Capital

Ciudad de Gilneas (en ruinas y abandonada)

Lenguaje principal
Zona de operaciones
Subgrupo(s)
Afiliación
  Anteriormente
Estado

Activa

Los Renegados creen que somos débiles, un pueblo roto. Creen que huiremos como perros asustados... se equivocan. Lucharemos contra ellos en los campos hasta que la última trinchera se desplome y se apague el último cañón. Lucharemos en la calle hasta que se dispare el último tiro, y cuando no quede munición, aplastaremos sus cráneos con las piedras que pavimentan nuestra ciudad. Lucharemos en los callejones, hasta que nuestros nudillos estén magullados y sangrientos y nuestros estoques estén hechos añicos en el suelo. Y si acabamos rodeados y desarmados, heridos y sin esperanza; levantaremos las cabezas desafiantes y les escupiremos en la cara. ¡Pero jamás nos rendiremos! ¡POR GILNEAS!
— Príncipe Liam Cringris

El Reino de Gilneas es uno de los siete reinos humanos localizado en la península de Gilneas, al suroeste del Bosque de Argénteos en el continente de Lordaeron. Está gobernado por Genn Cringris de la Casa de Cringris. Con los eventos del Cataclismo, Gilneas se reincorporó a la Alianza.

Descripción[editar | editar código]

Blasón de Gilneas

El reino humano prestó su apoyo a la Alianza durante la Segunda Guerra, pero el rey Cringris no tuvo reparos en romper todas las relaciones con el mundo exterior, cuando quedó claro que la Alianza necesitaba a Gilneas más de lo que Gilneas necesitaba a la Alianza. Sin que el resto del mundo lo supiera, la oscuridad envolvió Gilneas después de que las puertas de la Muralla de Cringris se cerraran, y la maldición de los huargen asoló la nación. Poco tiempo después, los habitantes de Gilneas se enfrentaban los unos a los otros en una sangrienta guerra civil que dejó el reino destrozado. Sorprendentemente, los habitantes de Gilneas han logrado aferrarse a los últimos vestigios de humanidad... por ahora.[1]

Sus regiones adyadcentes son el Bosque de Argénteos al norte y el reino de Kul Tiras al sur del mar que baña sus costas. Durante la Segunda Guerra, Lord Genn Cringris nunca apoyó a la Alianza de Lordaeron por lo que, tras finalizar el conflicto, mandó construir una gran muralla conocida como la Muralla de Cringris cuyo objetivo era servir de barrera de entrada desde el límite norte, separando Gilneas de Lordaeron. Las barricadas no permitían a nadie entrar ni salir por lo que nadie sabe qué es lo que ha ocurrido desde entonces tras sus muros[2].

Sin embargo, se ha sabido que la maldición de los licántropos ha barrido despiadadamente la nación, transformando a la inmensa mayoría de sus habitantes en salvajes bestias. Tras una sangrienta guerra civil que destruyó toda la nación y que coincidió con el Cataclismo, Gilneas se ha vuelto a unir a la Alianza.[3]

Cabe recalcar que esa zona es faseada, esto quiere decir que varias subzonas de ella irán cambiando conforme el huargen vaya desarrollando las misiones. El jugador empieza en el pasado y sufre y presencia los efectos del Cataclismo. Después de que el jugador huargen (a la postre, la única raza que puede ver los cambios en la zona) abandone Gilneas, no podrá regresar al aspecto original de la misma. Las otras razas, si bien no pueden ver las fases originales de Gilneas, pueden llegar a las Ruinas de Gilneas, que son el aspecto final del reino.

Historia[editar | editar código]

Tras vencer en las Guerras Trol, el imperio de Arathor entró un un periodo de prosperidad y desarrollo. Luego de la muerte del rey Thoradin el imperio empezó a expandirse y se fundaron nuevas ciudades estado, entre las cuales estaba incluida Gilneas. Cada ciudad creció y progresó, Gilneas y Alterac desarrollaron poderosos ejércitos que exploraban el mundo. Con el tiempo, el poder de Gilneas y las otras ciudades estado creció mientras que el de Strom disminuyó. Pasaron los años y el imperio de Arathor se iba desintegrando mientras que las poderosas ciudades desarrollaban sus propias costumbres y creencias. Finalmente, el imperio se dividió en siete reinos independientes.[4] Bajo el Mando del Rey Archibald, Gilneas creció de tal manera que llegó a compararse con los reinos de Azeroth y Lordaeron.

Durante la Segunda Guerra, Gilneas fue uno de los reinos humanos más poderosos y debido a esto, su rey, Genn Cringris no fue un firme partidario de la Alianza, creyendo que sus propios ejércitos eran más que suficientes para enfrentar con cualquier amenaza. A pesar de esto, Gilneas no fue neutral hacia la Horda y se unió a la Alianza tiempo después durante la Segunda Guerra, aunque Lord Cringris constantemente cuestionaba su existencia de inicio a fin. En realidad, nunca ayudó a la Alianza de Lordaeron durante la Segunda Guerra.[2] Poco tiempo después que la Horda fuera derrotada, Cringris detuvo la "ayuda" de Gilneas a la Alianza, negándose a gastar los recursos de su nación en mantener a los orcos con vida que residían en los campos de internamiento o en la reconstrucción de otras naciones devastadas por la guerra. El aislacionismo de Cringris pudo haberse influenciado en Lord Daval Prestor, quien secretamente era el dragón negro Alamuerte en forma humana, a quien Cringris apoyó al trono de Alterac.

La Muralla de Cringris y la Tercera Guerra[editar | editar código]

La Muralla de Cringris.

Después de la Segunda Guerra, Cringris construyó la Muralla de Cringris, una enorme entrada fortificada que ahora separa Gilneas de Lordaeron.[5] Con la finalidad de cortar toda relación con lo que él consideraba "los problemas de otros", encerró casi todo Gilneas detrás de la imponente muralla. Nadie, ni siquiera otros humanos podían entrar a Gilneas. Las tierras de Lord Darius Crowley incluyendo Piroleña y Molino Ámbar fueron separados de su nación y de su señor[6]. La muralla permaneció cerrada a los refugiados humanos que pedían ayuda tras la invasión de La Plaga a Lordaeron. El estado de Gilneas se tornó opaco para el mundo exterior y los rumores sobre qué ocurría en el interior de la ciudad llegaron a conocerse en toda la Alianza. Incluso el reconocido explorador Brann Barbabronce creía que había caído ante los naga.[7]

La Plaga mantuvo una fuerte presencia en el Bosque de Argénteos hasta que la Alianza del Gran Mariscal Garithos empezó a conseguir varias victorias claves alrededor y dentro de Dalaran y los Renegados aparecieron tras la guerra civil de la Plaga. Aún en su mejor momento, la Plaga lentamante asaltó la Muralla de Cringris y amenazó con acabar con todo Gilneas. Los ejércitos del rey marcharon contra las hordas de no-muertos pero fueron reducidos gravemente.[6]

Cringris no tuvo más remedio que ordenar al Archimago Arugal a soltar el "arma secreta" para detener el avance de la Plaga. Es así como trajo a los huargen a Azeroth, quienes estuvieron encerrados por milenios en el Sueño Esmeralda. Sin embargo, estos se volvieron contra los gilneanos. Los huargen empezaron a tomarlos por sorpresa y a contagiarles la maldición.[8] Culpando a Arugal de su crisis, los gilneanos le ordenaron irse. Arugal tomo esto como un insulto y lanzó una maldición sobre los gilneanos, cada vez que entren en contacto con la luz de la luna estos se transformarían en lo que más temían: los huargen.

Con esta maldición, los gilneanos se sintieron inútiles, muertos de espíritu. Fueron excluidos del resto del mundo, separados por la gran Muralla de Cringris por tierra y por los altos acantilados y arrecifes traicioneros por mar[9]. Por muchos años el rey Cringris prohibió cualquier intento de dejar el auto-aislamiento y todas los puertos fueron cerrados, pescadores y pobladores de otras naciones quedaron varados en Gilneas (como Tobias Mantoniebla y los piratas de la Tripulación Fuertemarea).[10][11] Los gilneanos que no fueron encerrados era raro a la vista, pero no desconocido (como el Barón Longavera, capitán del barco pirata "El Temerario").[12]

Aunque los esfuerzos de Cringris para contener a la Plaga mantuvo alejada a Gilneas de las garras de los no-muertos, la Muralla de Cringris les traería un oscuro destino de todos modos. Muchos cayeron bajo la maldición huargen, como sus vecinos en el Bosque de Argénteos que ya habían caído antes.

Lord Crowley no aceptó la muralla de buena gana. Desafió a Cringris ayudando a la Alianza durante la Tercera Guerra enviando a un grupo de soldados conocidos como la Brigada de Gilneas para asistir a Lady Jaina Valiente. Desgraciadamente, la mayor parte de estas tropas fue destruida por Grom Hellscream y el clan Grito de Guerra, junto a Thrall y sus tropas.

Guerra civil[editar | editar código]

Artículo principal: Rebelión de la Puerta del Norte

Aunque era un amigo muy cercano a Cringris, el aislacionismo llevó a Lord Darius Crowley a levantar armas contra su rey. En un intento de derrocarlo, llevó un ejército de simpatizantes a la Ciudad de Gilneas;[6] una sangrienta guerra civil se desató entre las dos facciones, gilneanos contra gilneanos, hermanos contra hermanos. La llamada Rebelión de la Puerta del Norte terminó con la captura de Crowley y sus aliados por parte de las fuerzas de Cringris, a pesar de que los rebeldes continuaron acumulando armas y suministros en todo Gilneas. Las divisiones políticas crearon un odio profundo y amargo entre ‘rebeldes’ y ‘monárquicos’,[13][14] pero pronto empezó a disminuir con la atención de Gilneas en los enemigos comunes.[15]

World of Warcraft[editar | editar código]

Los refugiados de Lordaeron intentaron entrar en el reino, pero fueron detenidos por la entonces cerrada Muralla de Cringris.

The Cataclysm[editar | editar código]

Gilneas después del Cataclysm.

Sin que muchos de los ciudadanos del reino lo sepan, los huargen libran también una guerra entre hombre y bestia.[16] Además de la amenaza huargen, los Renegados atacan las puertas de la nación de Gilneas con la esperanza de conquistarla. Según órdenes del nuevo Jefe de Guerra Garrosh Grito Infernal, Sylvanas Brisaveloz fue enviada a invadir Gilneas pues la Horda reconoce esta tierra como una ubicación estratégica con recursos claves para alimentar los esfuerzos bélicos de su facción contra la Alianza,[17][18]. Sylvanas también tenía su propio objetivo: la Guadaña de Elune, un artefacto capaz de extender la maldición sin control a toda la humanidad.[19]

Debido a los esfuerzos del antiguo 'Alfa Prime' de los huargen, Ralaar Colmillo de Fuego, la epidemia de los huargen creció con gran fervor. Su manada de huargen salvajes lanzaron un ataque en masa contra la ciudad de Gilneas, invadiendo la capital. Crowley y sus rebeldes de la puerta norte fueron liberados de su prisión por orden de Cringris [20] a cambio de ayudarlo a evacuar la ciudad hacia el Refugio del Ocaso. Para distraer la atención de los huargen de los gilneanos que huían, Crowley formó un equipo que les hizo frente en la catedral donde se vieron superados en todo momento, cayendo en la maldición y convirtiéndose en huargen.

Solo con la ayuda de la sacerdotisa elfa de la noche Belrysa, los gilneanos víctimas de la maldición mostraron un cierto autocontrol y mantuvieron la razón de sus mentes humanas una vez que su cuerpo se había transformado en licántropo. Otros, sin embargo permanecieron bajo su forma feral bajo las órdenes del Alfa Prime, un aliado de Sylvanas, hasta su muerte en Tal'doren.

Una vez a salvo en Refugio del Ocaso, Krennan Aranas, el alquimista de la corte de Cringris, creó un remedio temporal para algunos huargen capturados. La tregua para los gilneanos duró poco ya que enseguida se produjo el cataclismo que destruyó algunas de las defensas principales de Gilneas incluyendo el Muro de Cringris. Esto permitió a los Renegados acceder a Gilneas desde el Bosque de Argénteos así como desde la costa. A medida que la invasión de Gilneas avanzaba, la parte sur de la península se colapsó y Refugio del Ocaso quedó destruido engullido por el mar. Los supervivientes se refugiaron en el abandonado Poblado Valletormenta mientras Cringris y Lord Godfrey viajaban hacia Tal'doren para pedir ayuda a Darius Crowley y a los huargen sanados por los elfos de la noche. Debido al tono exigente de Lord Godfrey, Crowley se mostraba reticente a aceptar. Cringris le pidió a Crowley ese favor como amigo, no como rey, y tras revelarle que él también había sucumbido a la maldición de los huargen, Crowley aceptó unírseles. A pesar de los intentos de los valientes gilneanos, huargen y humanos, por tratar de ahuyentar a los Renegados de la ciudad ocupada de Gilneas, la Horda y el uso del añublo de los Renegados hicieron que pronto las fuerzas estuvieran descompensadas. Tras morir su hijo Liam a manos de Sylvanas, Genn decidió resguardarse en el santuario de Darnassus para algún día volver para reclamar su reino.

Víctima de su maldición y amenazada por los Renegados, Gilneas finalmente regresó a los brazos de la Alianza, adquiriendo una gran deuda con los elfos de la noche que los ayudaron a sanar la locura de aquellos que cayeron bajo el embrujo de los huargen [21]. Lord Crowley y sus leales huargen del Frente de Liberación de Gilneas han reactivado la guerra contra los Renegados, avanzando al norte hacia el Bosque de Argénteos. Con la ayuda de un submarino gnomo, utilizado para romper el bloqueo de la Horda a Gilneas [22], la Séptima Legión realizó una gran ofensiva por la Alianza para reclamar Lordaeron a los Renegados, comenzando con Gilneas [23]. Las fuerzas combinadas de la Alianza (que incluían a los gilneanos aliados con los huargen de la Manada Colmillo de Sangre) consiguieron repeler rápidamente a los Renegados que habían invadido la Ciudad de Gilneas y hacerlos retroceder hacia más allá del Muro Cringris.

Sin embargo, la Horda consiguió recuperarse en el Bosque de Argénteos y hacer retroceder a la Séptima Legión. Lord Godfrey acabó por suicidarse y para su desgracia, fue levantado por las valkyr como un Renegado, pasando a formar parte del ejército de Sylvanas [24] aunque no tardaría en traicionarla tras haber esta secuestrado a su hija y refugiarse en el Castillo de Colmillo Oscuro.

Esto significó el fin de la ofensiva de la Alianza en el Bosque de Argénteos, cuyas actividades pasaron a las Laderas de Trabalomas a cargo de la Manada Colmillo de Sangre. La lucha entre la Alianza por retener Gilneas y el asedio constante por parte de la Horda queda reflejado en el campo de batalla de la Batalla por Gilneas.

Gilneas en Warcraft[editar | editar código]

Warcraft II[editar | editar código]

Bandera de Gilneas.

WC2BnE logo 16x42.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft II.

Líder: Genn Cringris

Color de la nación: Negro

A pesar de la invasión orca, Gilneas no entra a formar parte de la Alianza de Lordaeron. Como líder de la poderosa nación humana, Genn Greymane está convencido de que su ejército podrá lidiar con cualquier amenaza, permaneciendo impasible ante las súplicas de Lord Lothar por mantener la unidad de los reinos de Azeroth. El desdén hacia la Alianza no significó que los habitantes de Gilneas no vieran a los orcos como enemigos y se prepararon para recibirlos armados hasta los dientes.[25]

Warcraft III[editar | editar código]

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

En la campaña orca La invasión de Kalimdor de Warcraft III: Reign of Chaos dentro del capítulo tres: El llanto de los Warsong, una de las facciones humanas con las que se enfrentan los jugadores tiene el nombre de Brigada de Gilneas, e implica a ciudadanos de Gilneas que viajaron a Kalimdor con Jaina y al parecer continúan con ella hasta ahora. Luego se confirmó que fueron enviados por Lord Crowley.[26]

In World of Warcraft[editar | editar código]

La Muralla de Cringris antes del parche 4.0.

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

La Muralla de Cringris, en el sur del Bosque de Argénteos, aparecía en el juego desde su lanzamiento, pero era imposible acceder a Gilneas, que se encontraba tras las puertas. Tras la expansión Cataclysm, el reino de Gilneas fue implementado como una zona de nivel 1-12 que sirve de inicio a la nueva raza de la Alianza: los huargen. Las misiones de nivel 1-5 toman lugar un año antes del Cataclismo y ahí se muestra cómo los ciudadanos de Gilneas y el propio jugador terminaron afectados por la maldición huargen.[27] Luego de la cinemática, los jugadores, que empezaron el nivel 1 como humanos, ahora presentan forma licántropa. Para lo que queda de la experiencia en ese nivel, los jugadores presencian los efectos de la Devastación y de los ataques de los Renegados. Una oferta de ayuda por parte de una secta druídica de elfos de la noche, lleva a Gilneas a unirse a la Alianza, en contraparte con la nueva raza de la Horda: los goblin de Kezan. En el juego, Gilneas se muestra como un territorio triste y lluvioso que refleja la nación maldita.

Población y cultura[editar | editar código]

Dos gilneanos conversando.

El genitlicio de Gilneas es gilneano.[7] Al igual que su líder que ha reinado por décadas, los gilneanos son fuertes y rudos. Extremadamente aislacionistas, colaboraron en la construcción de la Muralla de Cringris. Hablan común y creen en la Luz Sagrada.[2] Sus costumbres, armas y arquitectura presentan varias semejanzas al estilo inglés, con el clima frío y lluvioso de la península, se tiene la sensación de estar en Londres en el siglo XIX.

Líderes[editar | editar código]

Artículo principal: Nobles de Gilneas
Historia Reino de Gilneas Caída de Gilneas
Líder Archibald Cringris Genn Cringrís

Retratos[editar | editar código]

Tapices[editar | editar código]

Trivialidades[editar | editar código]

Película[editar | editar código]

Warcraft film logo small.png Esta sección aborda contenido exclusivo de la película Warcraft.

Gilneas participó en el concilio que eventualmente conduciría a la creación de la Alianza.

Referencias[editar | editar código]

  1. Página oficial de Cataclysm
  2. 2,0 2,1 2,2 Lands of Conflict, 96
  3. http://www.worldofwarcraft.com/cataclysm/features/worgen.html
  4. World of Warcraft: The Roleplaying Game, 20
  5. 6,0 6,1 6,2 Señor de su manada
  6. 7,0 7,1 Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas LoC 97
  7. Curse of the Worgen Issue 5, pg. 29
  8. A [5] Mata o muere
  9. N [32] Un viejo lobo de mar
  10. Frase de Shawn Stooker el Enorme: "Solíamos vagar por los mares... ¡Hasta que ese maldito del rey Cringris cerró los puertos de Gilneas! Si por él fuera, estaríamos todos..."
  11. N [16] SE BUSCA: Barón Longavera
  12. A [4] Viejas divisiones
  13. A [3] Hermanos enfrentados
  14. A [9] Regreso a Valletormenta
  15. Descripción del campo de batalla La Batalla por Gilneas
  16. http://www.worldofwarcraft.com/cataclysm/features/battleforgilneas.html
  17. A [9] Ante nuestra puerta
  18. Misión:Viejas divisiones
  19. Cita de Genn Cringris a Tyrande tras la misión El Roble Quejumbroso: "No del todo, sacerdotisa. Estamos muy agradecidos por todo lo que nos habeis ofrecido aquí."
  20. Misión:Lo que trae el mañana
  21. Órdenes del Alto Mando, de la misión Misión:¿Quién lo ordena?
  22. Misión:Lecciones sobre el miedo
  23. Manual de Warcraft II: Tides of Darkness, 43
  24. [1]
  25. http://www.joystiq.com/2009/09/04/blizzard-interview-j-allen-brack-on-world-of-warcraft/