Goldrinn

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
NeutralGoldrinn
Imagen de Goldrinn
Título

The Great Wolf[1]

Género

Masculino

Raza(s)
Nivel

?? Élite

Clase
Salud

1,787,160

Reacción
Afiliación(es)
Localización
Estado

Vivo

Goldrinn, también conocido como Lo'Gosh ("Lobo Fantasmal" o "Lobo Fantasma" en Taur-ahe[2][3][4]), es un Guardián Ancestro y semidiós de Azeroth que bajo la forma de un lobo blanco monstruosamente poderoso, encarna la ferocidad, el salvajismo y la voluntad inquebrantable. Goldrinn fue adorado por los Druidas de la Guadaña, quienes ayudaron a crear la  [Guadaña de Elune] utilizando uno de los colmillos de Goldrinn y el bastón de Elune. Éstos intentaron utilizar la guadaña para dominar a sus espíritus ferales, pero en lugar de eso fueron transformados en los bestiales pero humanoides huargen.[2]

También ha aparecido en Draenor, guiando al chamán orco en la forma de un espíritu de lobo.[5][6][7]

Biografía[editar | editar código]

Goldrinn batallando contra la Legión.

Guerra de los Ancestros[editar | editar código]

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Goldrinn ya tenía diez mil años de edad cuando la Legión Ardiente invadió Azeroth por primera vez. El Ancestro lobo blanco masacró a cientos de demonios antes de caer en la invasión.

Su leyenda se extiende por todo Azeroth y es respetada por los elfos de la noche, trols, goblin, tauren y enanos; cada cual con su propia versión de la historia. En cada relato, la férrea voluntad y la absoluta ferocidad de Goldrinn le permitieron atravesar las fronteras de la otra vida para ayudar a su gente.[8] Podría tratarse de una metáfora ya que en cierto tiempo, Tyrande, en una visión que retrataba los eventos de la muerte de Goldrinn, vio su progenie mortal que continuaba su legado presionando la lucha ante la Legión Ardiente, durante y después que éste cayera en batalla.[4]

La maldición de los huargen[editar | editar código]

WoW-comic-logo-16x68.png Esta sección aborda contenido exclusivo de comics o manga.

Antes del noble sacrificio de Goldrinn, se decía que fue la ferocidad insistente lo que decepcionó a Elune. Fue su indisposición a domar su salvajismo y se de sangre lo que ensombreció su noble corazón. Cuando la gran luz de Elune iluminó la oscuridad durante las lunas llenas, fue como si sus ojos resplandecieran sobre él y lo juzgaran. Su rabia hacia su convicción causó que Goldrinn se volviera aún más sanguinario e indomable que nunca.[9]

Corazón de Lobo[editar | editar código]

Goldrinn es la fuente y origen de la transformación huargen, debido a que uno de sus colmillos fue un componente de la  [Guadaña de Elune], un artefacto creado para dominar la rabia de los primeros huargen, elfos de la noche druidas en la forma de la manada. Su "espíritu" aparentemente sigue vivo, favoreciendo y viviendo en el corazón del rey humano, Varian Wrynn. Se especula que Goldrinn no solo admiraba la ferocidad de Varian, sino también su habilidad para dominarla; algo que el propio Goldrinn nunca pudo hacer. Mientras que el noble corazón de Goldrinn quedaba ensombrecido ante su deseo de sed de sangre y venganza, la ferocidad de Varian era atenuada por su deseo de proteger y defender la justicia. Su decisión para elegir a Varian como su campeón pudo haber sido su último acto de redención ante Elune.[4]

Cataclysm[editar | editar código]

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Los jugadores encuentran el Santuario de Goldrinn en el Monte Hyjal, un monumento erigido en honor al espíritu del lobo ancestro y a su contribución durante la Guerra de los Ancestros. Sin embargo, este está habitado por huargen que han sido corrompidos por algún tipo de locura y deben recuperarlo.[10][11] Para ello deben purificar el monumento invocando y derrotando al ancestro oscuro Lycanthoth, una versión retorcida del dios lobo, invocado por el Martillo Crepuscular para reemplazarlo. Después de esto el Espíritu de Goldrinn aparece para ayudar a los defensores de Hyjal en su lucha contra el Martillo Crepuscular.[12]

Los Druidas de la Guadaña son una secta de druidas seguidores de Goldrinn que fueron transformados en los feroces huargen y eventualmente perdieron el dominio ante su violenta naturaleza. Los demás druidas acordaron encerrar a los huargen y para ello los introdujeron al sueño eterno en lo más profundo del gran árbol Daral'nir, dentro del Sueño Esmeralda, hasta el día en que el archimago humano Arugal los invocó de vuelta a Azeroth.

Conversación con Takrik Iraullido[editar | editar código]

Nota: Lo siguiente es una traducción realizada por el editor del artículo, por tanto no es oficial.
Lo'Gosh es el espíritu del cazador, el instinto animal que se sacude cuando uno huele comida o ve a los hijos de uno en peligro. Él siempre ha estado con nosotros, una parte de nuestra Horda, en nuestros instintos y en nuestra sangre.
Ha aparecido en varias formas, en nuestro mundo y aquí. En Azeroth, él es visto como un gran lobo blanco, feroz y astuto. Los elfos de la noche lo llaman "Goldrinn."
Ellos cuentan de una legendaria batalla librada diez mil años atrás, donde Lo'Gosh peleó contra hordas de demonios. ¿Deseas escuchar sobre ello?

Gossip Sí, cuéntame más.

Hace diez mil años, los demonios abrieron brechas en nuestro mundo por primera vez, tal como lo hicieron en el planeta orco de Draenor, inundando los terrenos como una legión. Los grandes ancestros de Azeroth ayudaron a las razas mortales a montar una defensiva desesperada.
La tenacidad de Lo'Gosh en estos días oscuros se volvió parte de la leyenda. No le temía a ningún demonio. Se adentraría en sus filas, mostrando los colmillos salpicados de icor vil, sus grandes garras desgarrando a docenas...
Su resistencia ante los demonios nos inspira a todos. Podemos aprender de su ejemplo.

Diario descolorido[editar | editar código]

El siguiente escrito proviene de un libro llamado Diario descolorido, un item planeado para el transcurso de la línea argumental de Gilneas y el inicio de los huargen, sin embargo no apareció en la versión final del juego.

Diario descolorido

Día 1

"El regalo de un druida es su libertad para acoger y explorar todas las facetas de la naturaleza."

Malfurion pronunció tantas veces esas palabras que llegué a creer que realmente vivía de acuerdo con ellas. Aun cuando mi shan'do emanaba esta libertad, él nos deshonró a mí y al resto de druidas de la manada al prohibir nuestra forma. Aún recuerdo con total claridad sus diatribas de ira cuando nos descubrió practicando en secreto.

"La forma de manada no se puede controlar. Os consumirá y nos pondrá a todos en peligro."

La ignorancia con la que Malfurion dictó sentencia contra nosotros me enfurece. ¿No se da cuenta de que el espíritu del ancestro lobo, Goldrinn, está por gracia de la naturaleza en mi interior y en el de los mis hermanos de manada? No lo elegimos. Él nos eligió. Rechazarlo sería volver la espalda a la propia naturaleza.

No puedo evitar sufrir cuando en un momento como este, en que nuestra raza está amenazada por la guerra con el vil sátiro, Malfurion nos rechaza... los druidas que podrían cambiar el rumbo de la batalla a nuestro favor.

Ya importa poco. Hoy mis hermanos y yo dejaremos la sociedad de los elfos de la noche para siempre y comenzaremos una nueva vida en lo salvaje. Demostraremos que las creencias de nuestro shan'do eran incorrectas y probaremos que, en realidad, el espíritu de Goldrinn puede controlarse.

Día 7

Han pasado seis días desde que escavamos nuestros nuevos hogares en el corazón del bosque. El líder de nuestra manada, Renthel, ha tomado el control de la comunidad y bajo su sabio liderazgo he encontrado por fin la verdadera libertad.

Cada noche practicamos nuestra forma entre las raíces de un árbol caído, donde hemos colocado el colmillo de Goldrinn. Es tan bello... su mera presencia parece darme poder. A veces me pregunto si el lobo ancestro dejó este resto de sí mismo en el mundo como regalo para aquellos que persiguen conseguir su forma.

Estas sesiones nocturnas me han llenado de confianza renovada en mi habilidad para aprovechar el espíritu de Goldrinn. Aunque Malfurion habló tantas veces de sus peligros, incluso ahora le estamos demostrando que estaba equivocado.

Día 12

Esta noche hubo una discusión. Un druida experimentado llamado Thaldrus reclamó el liderazgo de la manado a Renthel y ambos druidas afrontaron la disputa en forma de manada. Dieron vueltas en círculo uno alrededor del otro durante una eternidad, con las bocas rezumando espuma y los colmillos fuera, hasta que Thaldrus embistió a Renthel y lo clavó en el suelo.

Renthel aceptó honorablemente su derrota y renunció a su liderazgo sin más violencia. Ojalá Malfurion hubiese podido presenciar la dignidad con la que Thaldrus y Renthel se comportaron esa noche.

Día 23

Algo extraño ha venido sucediendo últimamente. Mis hermanos pasan cada vez más tiempo en forma de manada durante el día. Muchos de ellos afirman que es una necesidad para dominar la forma, pero creo que ese no es el último motivo.

Una necesidad, de origen primigenio, crece en mi interior. Es un deseo que solo puedo satisfacer plenamente cuando adopto la forma de manada. Me preocupa que los demás también lo sientan.

Día 28

Esta noche, bajo las dos lunas, nos aventuramos en la naturaleza en forma de manada y derribamos tres venados. Mis hermanos y yo teníamos tanta hambre que simplemente rasgamos las criaturas, clavándonos las uñas y mordiéndonos durante el banquete. Me invadió la euforia al hundir los dientes en la carne cruda del venado. Incluso sin apetito, atiborrarme de la criatura me habría resultado satisfactorio.

Día 38

La primera vez que no estamos en forma de manada en siete noches. Vivo como lobo igual que otros, de una noche a otra. Thaldrus, el líder de la manada, dice que los cuerpos de los elfos de la noche son débiles. Todos confían en él. Y lo siguen. Si me viese ahora, me mataría.

El espíritu de Goldrinn nos está consumiendo. Luchar contra él parece tan malo como rendirse.

Día 42

Aún tengo el sabor de la sangre del líder de la manada Thaldrus en la boca.

No recuerdo los detalles. Solo recuerdo cómo Thaldrus sacaba el colmillo de Goldrinn de un árbol caído. Lo pillé arrastrándolo a su guarida y...

<Esta parte de la página es ilegible por las manchas de sangres>

Thaldrus tardó dos noches en salir. Lo estábamos esperando. Colmillos, garras e ira. Lo destrozamos. Pelaje y carne por todas partes. Solo quedaron huesos mordisqueados.

No tenemos líder.

Día 52

Últimamente han sucedido muchas cosas y creo que he recobrado parte de mi cordura. Hace cinco noches, dejé mi guarida y descubrí que los otros miembros de la manada estaban reunidos alrededor de algo o, como descubrí después, alguien. Un elfo de la noche cuyo olor reconocí como el de Ralaar Colmillo de Fuego, un druida de la clase de Malfurion.

Lo rodeamos como si fuésemos uno solo, pero el intruso no se acobardó. No olí ni una pizca de miedo en él, a pesar de que permaneció en forma de elfo de la noche. Su arrogancia nos enfurecía bastante.


Tres de mis enfadados hermanos cargaron contra Ralaar y el recién llegado cambió a forma de manada y superó a los que lo desafiaban sin apenas esfuerzo... pero no los mató. En ese instante me di cuenta de que había una diferencia entre nosotros y él. Nosotros nos habíamos vuelto salvajes... con cicatrices, magros y desaliñados. Ralaar, sin embargo, era poderoso, majestuoso y, aún así, estaba repleto de la esencia de Goldrinn.

Cuando nadie más lo desafió, Ralaar tomó forma de elfo de la noche y habló. En una diatriba que me recordó a Malfurion, nos reprendió por convertirnos en animales inconscientes y desaprovechar lo que él llamó la pureza de la esencia de Goldrinn. Sin embargo, a diferencia de mi anterior shan'do, Ralaar también prometió enseñarnos el verdadero camino para aprovechar el espíritu del lobo ancestro. Sentí una ira tremenda en su voz, calmada por el autocontrol que yo había perdido las semanas anteriores.

Uno a uno, todos dejamos nuestras formas de manada. Solo puedo suponer que mis hermanos, igual que yo, sintieron una extraña afinidad hacia este recién llegado, como si fuese un mensajero del propio Goldrinn.

Ralaar ha comenzado desde entonces a enseñarnos como había prometido, aunque ya no responde por el nombre que le habían dado.

En su lugar, se refiere a sí mismo como Alfa Prima. , druid de la manada

-Gaedrin Dienteluna, druida de la manada

Galería[editar | editar código]

Ver también[editar | editar código]

Últimos cambios[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

  1. World of Warcraft: Chronicle Volume 1, pg. 40
  2. 2,0 2,1 Ultimate Visual Guide, 104
  3. The Comic Volume 1
  4. 4,0 4,1 4,2 Corazón de Lobo
  5. Takrik Iraullido
  6. H [64] Acoger al espíritu lobo
  7. Descripción de Rehgar en Heroes of the Storm: "Hace mucho, el espíritu de Lo'gosh se reveló a sí mismo ante los clanes de Draenor. Hoy en día, su ferocidad y sus instintos ferales aún guían al chamán del Anillo de la Tierra."
  8. Destiny Awaits!
  9. La maldición de los Worgen
  10. A [81] La ferocidad de Goldrinn
  11. H [81] Loco Aullador
  12. A [81] Lycanthoth el corruptor

Enlaces externos[editar | editar código]