La guerra de la Araña

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Para el conflicto, véase Guerra de la Araña


La guerra de la Araña es parte del Capítulo IV de la Historia de Warcraft aparecida en la página web de World of Warcraft. Se trata a su vez de una revisión de la historia recogida en el manual de Warcraft III: Reign of Chaos bajo el nombre de La guerra de las Arañas adaptando los nombres de las razas a como se llaman en la actualidad.

En WoW Icon 16x16.gif aparece otra versión retocada en forma de libro que los jugadores pueden leer.

Durante diez largos años, Ner’zhul construyó su base de poder en Northrend. Se erigió una gran ciudadela sobre la Corona de Hielo atendida por legiones de muertos vivientes cada vez más numerosas. Sin embargo, mientras el Rey Lich extendía su influencia por la tierra, un solitario y sombrío imperio se oponía a su poder. El antiguo y subterráneo reino de Azjol-Nerub, que había sido fundado por una raza de siniestras arañas humanoides, envió a su elite guerrera a atacar la Corona de Hielo y acabar con el loco intento de dominio del Rey Lich. Ante su frustración, Ner’zhul se dio cuenta de que los malvados Nerubians eran inmunes tanto a la plaga como a su dominación telepática.

Los señores-araña Nerubian contaban con enormes fuerzas y con una red subterránea que se extendía hasta casi la mitad de la amplitud de Northrend. Sus ataques relámpago sobre las fortalezas del Rey Lich frustraban uno tras otro todos sus intentos de acabar con ellas. Al final, Ner’zhul ganó su guerra contra los Nerubians por desgaste. Con la ayuda de los furiosos Señores del terror y sus innumerables guerreros muertos vivientes, el Rey Lich invadió Azjol-Nerub e hizo caer sus templos subterráneos sobre las cabezas de los señores-araña.

Aunque los Nerubians eran inmunes a su plaga, los crecientes poderes nigrománticos de Ner’zhul le permitieron animar los cadáveres de los guerreros araña y doblegarlos a su voluntad. Como homenaje a su tenacidad y audacia, Ner’zhul adoptó el distintivo estilo arquitectónico de los Nerubians para sus propias fortalezas y estructuras. Había llegado el momento de gobernar su reino sin oposiciones: el Rey Lich empezó a prepararse para su verdadera misión en el mundo. Extendiendo su vasta conciencia hasta las tierras humanas, el Rey Lich llamaba a todas las almas oscuras que quisieran escucharle...

World of Warcraft[editar | editar código]

En WoW Icon 16x16.gif puede leerse por medio de un libro cuyo texto presenta algunas variaciones con respecto al publicado en el manual de Warcraft III. Dicho libro puede encontrarse en Scholomance, el Monasterio Escarlata, la zona de los humanos de Stratholme y en la fortaleza de Ventormenta. Cuenta para el logro Inv misc book 04.png [Erudito].


La guerra de la Araña

Mientras Thrall liberaba a sus hermanos en Lordaeron, Ner'zhul continuaba incrementando su base de poder en Rasganorte. Se erigió una gran ciudadela por encima del Glaciar Corona de Hielo y fue ocupada por las crecientes legiones de muertos. Aun cuando el Rey Exánime extendía su influencia sobre la tierra, un misterioso imperio resistió su poder.

El antiguo reino subterráneo de Azjol-Nerub, que había sido fundado por una raza de siniestras arañas humanoides, envió a su guardia de élite para atacar Corona de Hielo y terminar con el loco apetito de dominio del Rey Exánime. Para su frustración, Ner'zhul comprobó que los malvados nerubianos resultaban inmunes no solo a la peste, sino también a su dominio mediante la telepatía.

Los señores araña nerubianos dirigían grandes ejércitos y tenían una red subterránea que abarcaba prácticamente la mitad de Rasganorte. Sus tácticas, que consistían en golpear y escapar de las fortalezas del Rey Exánime, frustraron sus esfuerzos por acabar con ellos una y otra vez. Finalmente, Ner'zhul ganó la guerra contra los nerubianos mediante una estrategia de desgaste. Con la ayuda de los siniestros Señores del Terror y de innumerables guerreros no-muertos, el Rey Exánime invadió Azjol-Nerub y tomó sus templos subterráneos, aplastando las cabezas de los señores araña.

Aunque los nerubianos eran inmunes a su peste, los crecientes poderes nigrománticos de Ner'zhul le permitieron resucitar los cadáveres de los guerreros araña, logrando que siguieran su voluntad. Como testamento de su tenacidad y valor, Ner'zhul adoptó el estilo arquitectónico distintivo de los nerubianos en sus propias fortalezas y estructuras.

Pudiendo gobernar su reino sin oposición, el Rey Exánime empezó a prepararse para llevar a cabo su verdadera misión en el mundo. Intentando alcanzar las tierras humanas con su vasta conciencia, el Rey Exánime convocó a todas las almas oscuras que pudieron escucharle...

Enlaces Externos[editar | editar código]