La guerra del Mar de Dunas

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Para información sobre la historia corta, véase "Guerra del Mar de Dunas"
Inv misc book 06.png


Fuente[editar | editar código]

Este item es proporcionado en la misión N [60] Anachronos.

Contains[editar | editar código]

La guerra del Mar de Dunass

Han pasado casi mil años desde la ‘Guerra del Mar de Dunas’. Durante esa guerra, en el corazón del desierto de Silithus, Fandral Corzocelada hubo de soportar una gran tragedia y una gran carga. Se cree que los acontecimientos descritos a continuación son los que finalmente conformaron la desagradable manera de ser del archidruida.

En el pasado, una antigua raza de insectoides sensibles, conocida como los qiraji, competía por dominar la mayor parte del territorio de Kalimdor. Fueron los presuntuosos e imperialistas Corzocelada y su ejército de elfos de la noche los que se enfrentaron cara a cara a los qiraji en la batalla

Padre e hijo lucharon fervientemente para contener la marea creciente de enjambres de insectos en Silithus. Desde la fortaleza de Ahn'Qiraj, una corriente de silítidos, que parecía interminable, continuó reforzando las filas de las fuerzas invasoras qiraji. Todo Silithus estaba bajo sitio

En una decisión que Corzocelada lamentaría, el Corzocelada más joven, Valstann, ordenó defender el puesto de los elfos de la noche de la Aldea de Viento del Sur. Desafortunadamente, Valstann perdió su vida el mismo día que la Aldea del Viento del Sur cayó bajo los ejércitos de Ahn'Qiraj

Impertérrito y con el corazón endurecido, un vengativo Fandral Corzocelada habría de seguir adelante. La derrota en Silithus produciría una gran pérdida para la nación de los elfos de la noche y, posiblemente, para todo el mundo.

La batalla se desarrolló por espacio de meses. Todo Silithus fue tomado por los qiraji. Corzocelada y su ejército fueron obligados a retroceder hacia Tanaris. Con un ejército diezmado e innumerables inocentes caídos, la arrogancia con la que se había conducido anteriormente Fandral Corzocelada desapareció por completo.

Con su orgullo totalmente devastado, Corzocelada habría de sentir, por segunda vez en su vida, el temblor en la boca del estómago que solo puede producir el miedo. Luego, fue en Tanaris donde Corzocelada se acercó a Anacronos, progenie de Nozdormu, y rogó la ayuda del Vuelo Bronce.

Inicialmente, Anacronos rechazó la posibilidad de implicar al Vuelo Bronce en los asuntos de razas inferiores. Pero cuando los qiraji atacaron descaradamente las Cavernas del Tiempo, Anacronos accedió a enviar refuerzos a los elfos de la noche.

Pronto, Anacronos se dio cuenta de que incluso el poderoso Vuelo Bronce no podría contener la marea de las fuerzas invasoras qiraji. Por cada cincuenta insectos aniquilados mediante su aliento, un centenar esperaban para ocupar su lugar. Con la caída de la noche, las líneas de los elfos empezaron a resquebrajarse, y con la posibilidad de ser empujados hacia el norte en las tierras salvajes de Feralas cada vez más cerca, Anacronos decidió que los hijos de los Aspectos debían conocer la situación.

En primer lugar, convocó al Vuelo de Ysera. Merithra del Sueño respondería a su llamada y, a partir de ahí, se darían por enterados el Vuelo de Alexstrasza y el Vuelo de Malygos.

Los dragones se reunirían en la estratosfera, encima de Silithus: Cientos de metros por encima de la fortaleza de Ahn'Qiraj.

Fue Anacronos, hijo de Nozdormu, Aspecto del Tiempo.

Desde el Sueño Esmeralda vendría Merithra, hija de Ysera, Aspecto de la Naturaleza.

Caelestrasz, hijo de Alexstrasza, Aspecto de la Vida, representaría al Vuelo Rojo.

Arygos, hijo de Malygos, Aspecto de la Magia, representaría al Vuelo Azul.

Los dragones observaron como una interminable corriente de silítidos y qiraji salían en tropel de Ahn'Qiraj. Pronto les quedó claro que esta guerra no podía acabar mediante el uso de la fuerza. Desde el interior del templo principal, miles y miles de combatientes qiraji estaban esperando. Con el paso de cada segundo, se incubaban y preparaban más y más, listos para asaltar el mundo.

Arygos fue el primero en darse cuenta de las extrañas emanaciones. El templo monolítico situado en el cuadrante sur de Ahn'Qiraj irradiaba una oscura magia, distinta de todo lo que hasta ahora conocía procedente de los qiraji. Aunque lo intentaron, nadie fue capaz de penetrar en el templo para localizar la fuente de esta energía. Solo algo de inmenso poder podría autoprotegerse por completo. Tal vez... algo controla a los insectos. Quizás algo incluso controle a los qiraji.

Los dragones sabían que tenían que reaccionar con rapidez, no fuera que el mundo sufriera otra catástrofe de proporciones épicas. Tras una cuidadosa deliberación, se decidió que la mejor acción que cabía emprender consistiría en detener los ejércitos anfitriones en su origen o cerca del mismo.

Se crearía una gran barrera, originada desde la esencia de los elfos de la noche y de los dragones. Sería una barrera mágica que podría contener a los silítidos y a sus Señores Supremos dentro de los muros de Ahn'Qiraj, previniendo futuras incursiones. El propio Ahn'Qiraj se convertiría en una prisión.

Últimos cambios[editar | editar código]

WoW Icon 16x16.gif Parche 1.9.0 (03 Ene 2006): Añadido

Enlaces Externos[editar | editar código]