N'Zoth

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
NeutralN'Zoth
Imagen de N'Zoth
Título

Dios de las profundidades[1]
Hearthstone El Corruptor[2]

Raza

Dios antiguo (Aberración)

Afiliación(es)
Localización

Desconocido (prisionero en algún lugar de Azeroth)

Estado

Activo

N'Zoth (pronounciado como nuh-ZAH-th)[2][3] se dice que es el más debil [4] de los cuatro Dioses Antiguos de Azeroth, un ente maléfico que fue capturado por los titanes durante la era primigenia de Azeroth. N'Zoth destaca por haber sido tremendamente escurridizo y sus recuerdos siguen siendo un misterio,[5] siendo el último de los Dioses Antiguos en ser enfrentado por los aventureros.

Poco se sabe sobre N’Zoth. La mayor parte de los seres de Azeroth ni siquiera conoce su nombre, así que mucho menos su aspecto. Se cuentan oscuras historias que afirman que el dios antiguo lleva milenios encerrado en las profundidades más sombrías del océano y existen rumores de que el mayor deseo de N’Zoth es corromper todo lo que en otro tiempo fue noble y puro para que sirva a su propio e inescrutable beneficio. Pero casi todo lo que se sabe sobre este ser, el más pérfido de todos, no es más que una mera suposición [2].

Todos los rumores apuntan a que N'Zoth fue uno de los responsables de la corrupción de Neltharion en Alamuerte durante la Guerra de los Ancestros y de la transformación de la Reina Azshara y sus Altonatos en nagas, así como de la creación de la Pesadilla Esmeralda [2].

Biografía[editar | editar código]

Antigüedad[editar | editar código]

N'Zoth durante el Imperio Negro

En los tiempos del Imperio Negro, N'Zoth controlaba un vasto territorio en el este de Kalimdor, cuya extensión cubría la mayoría de lo que hoy son los Reinos del Este.[6]. En esa época, el señor de la guerra Zon'ozz y sus soldados libraron una guerra en nombre de N'Zoth contra las fuerzas de C'Thun y Yogg-Saron [7]. Xal'atath afirma que N'Zoth incluso se atrevío a enfrentarse a Y'Shaarj, el Dios de las Siete Cabezas, en lo que luego se conocería como la Costa Abrupta. N'Zoth perdería esta batalla pero a pesar de su derrota, Y'Shaarj caería posteriormente a manos de Aman'Thul.

N'Zoth fue el primero de los Dioses Antoguos en ser encerrado por los forjados en una cámara sellada bajo el subsuelo[8] en una localización situada entre el Pozo de la Eternidad y donde tiempo después se levantaría Uldaman [9]

El Pacto con Azshara[editar | editar código]

Cuando la Guerra de los Ancestros acabó con la implosión del Pozo de la Eternidad la tierra colapsó y las aguas sepultaron la ciudad de Zin-Azshari ahogando a sus habitantes. Los intentos de Azshara de contener las olas gigantes resultaron infructuosos y tanto ella como sus Altonatos quedaron sumergidos junto a la capital de los kaldorei. Sin embargo, antes de exhalar su último aliento, N'Zoth le ofreció a Azshara la oportunidad de sobrevivir si se convertía en su sirviente y lo liberaba de su prisión algo que ella rechazó si no contaba con su pueblo. Viéndose incapaz de liberarse por sí mismo, N'Zoth aceptó las condiciones de Azshara y transformó a los Altonatos en nagas.

El Cataclismo[editar | editar código]

Milenios más tarde, tanto C'Thun como Yogg-Saron fueron derrotados por los héroes de Azeroth siendo N'Zoth el único de los Dioses Antigos que aún permanecía intacto, sepultado bajo las aguas sobre los restos de innombrables horrores. N'Zoth ideó un plan para escapar pero que necesitaba de numerosas fuerzas del caos actuando conjuntamente para poder tener éxito. Su principal baza era Alamuerte que continuaba recuperándose en Infralar de las heridas sufridas durante la Segunda Guerra — al que le otorgó un gran poder pero volviéndolo al mismo tiempo más inestable. El regreso de Alamuerte iba a significar un gran cataclismo, lo que N'Zoth aprovechó para infundir al Martillo Crepuscular la idea que se acercaba el fin del mundo y que debían poner todo lo que estuviera de su parte para que eso sucediera. Por último, N'Zoth buscó por último el apoyo de los Señores Elementales, otrora sirvientes de los Dioses Antiguos pero se encontró que dos de ellos — Neptulon y Therazane — se negaron a apoyarle por lo que tan solo Al'Akir y Ragnaros aceptaron obedecerle. Las promesas que el Dios Antiguo les había hecho a cada uno no eran más que falsedades ya que su intención era únicamente la de liberarse de la prisión y una vez que eso hubiera sucedido ya no necesitaría a Alamuerte, del que tenía intención de deshacerse cuando reinstaurara nuevamente el Imperio Negro [10].

Llegó la hora y Alamuerte irrumpió en Azeroth provocando desastres naturales y un cambio radical en la orografía del planeta. N'Zoth avivó el fuego de sus venas llenándolo de un dolor insoportable. El mundo se encontraba en ese momento sumido en el caos por las actuaciones de los tres frentes controlados por N'Zoth: Alamuerte liberó a en primer lugar a Al'Akir que asaltó Uldum para tratar de hacerse con el control de Forge of Origination y en segundo lugar a Ragnaros que inició un asalto al Monte Hyjal para tratar de quemar Nordrassil. también. Mientras, Azshara había enviado a sus ejércitos a Vashj'ir como represalia por la negativa de Neptulon a obedecer a N'Zoth. Sin embargo ninguna de estas amenazas llegó a su fin ya que los héroes de Azeroth se encargaron de neutralizarlas.

El unico que podía pues servir a N'Zoth para liberarse de su prisión era Alamuerte que pronto vio amenazada su hasta ahora intocable posición cuando los los defensores de Azeroth consiguieron hacerse con el Alma del Demonio. N'Zoth envió entonces a al Wyrmrest Temple a sus n'raqi para que ayudaran al Martillo Crepuscular pero fracasaron nuevamente. En un intento desesperado de volver a inclinar la balanza a su favor, N'Zoth infundió a Alamuerte en un poder desmesuradao que hubiera funcionado de no ser por Thrall que liberó el poder del artefacto y acabó con Alamuerte acabando de un plumazo con los planes de N'Zoth.

Legion[editar | editar código]

Legion Esta sección aborda contenido exclusivo de Legion.

Los susurros de Xal'atath afirman que N'Zoth se retuerce en su prisión, de la que va liberándose lentamente.

Battle for Azeroth[editar | editar código]

Battle for Azeroth Esta sección aborda contenido exclusivo de Battle for Azeroth.

Los ejércitos de N'zoth y Azshara pueden verse durante la línea argumental del Valle Canto Tormenta. Mientras que la reina naga persuade a los sabiomar para atraerlos a su servicio [11] N'zoth envía a varios N'raqi para corromper a la población del Valle y convertirlos en k'thir, con Lord Canto Tormenta como heraldo de su llegada [12].

Referencias[editar | editar código]

  1.  [Xal'atath, Daga del Imperio Negro] Xal'atath susurra: El Dios de las Profundidades se retuerce en su prisión, liberándose lentamente. Deberíais apresuraros en derrotar al titán caído... hay batallas mayores que luchar todavía.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Susurros de los Dioses Antiguos: el enigma de N’Zoth (2016-03-24).
  3. BlizzCon 2010"
  4.  [Xal'atath, Daga del Imperio Negro]
  5. Ultimate Visual Guide, pg. 33
  6. World of Warcraft: Crónicas Volumen 1 (mapa)
  7. Warlord Zon'ozz
  8. World of Warcraft: Crónicas Volumen 1 - La caída del Imperio Negro
  9. World of Warcraft: Crónicas Volumen 1(mapa)
  10. World of Warcraft: Crónicas Volumen 3
  11. Frases de Lord Canto Tormenta durante su enfrentamiento en la Mansión Crestavía
  12. A [110-120] Las voces de las profundidades