Renegados

De Wowpedia
(Redirigido desde «Renegado»)
Saltar a: navegación, buscar

Nota: Esta entrada hace referencia a la escisión que se separó de La Plaga tras la Tercera Guerra. En muchos escritos publicados antes de que se desarrollaran las ramificaciones de las distintas razas se les conocía simplemente con el nombre genérico de no-muerto. Para la raza jugable en WoW Icon 16x16.gif véase No-muerto (jugable).


Los Renegados, liberados del Rey Exánime
ForsakenCrest.jpg
Símbolo del Tormento
Facción/Afiliación
Clases

Mago, Sacerdote, Pícaro, Brujo, Guerrero, Cazador, Caballero de la Muerte (WoW); Fighter, Dark ranger, Dark Knight, Shadow ascendant, Apothecary, Spymaster, Necromancer, Lightslayer, Gunman (RPG), Assassin

Capital racial
Líder racial

Lady Sylvanas Brisaveloz, Reina Alma en Pena de los Renegados

Montura racial
Planeta de origen
Idioma primario
Idiomas secundarios
Estatura promedio

1'68 m (masculino)
1'63 (femenino)[1]

Alineamiento

Normalmente malvado[2][3]

Los Forsaken (lore), Perdidos (WC3) o Renegados (WoW) - en algunas fuentes también se les denomina Olvidados - son una raza de no-muertos que rompió las cadenas con las que el Rey Exánime los controlaba mentalmente. Originalmente fueron humanos del reino de Lordaeron afectados por la Plaga, un poderoso veneno creado por Nerz'hul que convertía cualquier forma de vida en un zombie. Tras servir a La Plaga durante la Tercera Guerra, fueron liberados del embrujo de su señor por Sylvanas y actualmente pertenecen a la Horda aunque más por conveniencia que por afinidad. Junto a Sylvanas, su Reina y antigua general del reino elfo de Quel'Thalas, han fundado su capital en las catacumbas de las ruinas de la antigua ciudad Capital de Lordaeron, una cripta subterránea excavada y remodelada a la que han llamado Entrañas.

Introducción

Cuando se debilitó el control del Rey Exánime sobre sus vastos ejércitos después de la Tercera Guerra, un contingente de no-muertos escapó de la voluntad de hierro de su amo. Aunque la libertad pareció ser una bendición al principio, estos otrora humanos pronto se vieron atormentados por los recuerdos de los indecibles horrores que cometieron ciegamente como agentes de la Plaga. Aquellos que no descendieron a las profundidades de la locura, comprendieron horrorizados que la totalidad de Azeroth buscaba su destrucción [4].

Los humanos y elfos liberados del control del Rey Exánime formaron los Renegados, una extraña y oscura fuerza que se agrupó en torno a las tinieblas que rodean Entrañas. A pesar de estar aliados a la Horda, los Renegados solo persiguen sus propios intereses; sus objetivos pasan por elminar al Rey Exánime que los esclavizó y encontrar un lugar donde establecer un hogar en Azeroth. Hace cuatro años, la general Sylvanas cayó en combate luchando contra la Plaga en Quel'Thalas. El Príncipe Arthas la reanimó como un alma en pena y la puso a sus órdenes. Cuando los poderes del Rey Exánime se debilitaron tras los incidentes que tuvieron lugar en el Trono Helado, Sylvanas hizo explotar su ira, liberándose de su alcance. Tras ella, liberó a otros muchos y reclutó poderosos aliados de la Legión Ardiente y clanes orcos de los alrededores. Tras incrementar sus efectivos, los Renegados establecieron su nueva capital en las criptas laberínticas que se encontraban bajo la capital humana de Lordaeron, ahora en ruinas y a este complejose le llamaron Entrañas.

Los Renegados se aliaron por conveniencia con la Horda. No tenían nada que les uniera a orcos, tauren o cualquier otra criatura pero necesitaban aliados para prepararse para su enfrentamiento contra el Rey Exánime. Nadie cree en su promesa de dejar atrás los caminos de la maldad sin embargo la Horda los acogió y aceptó su ayuda interesada ya que el Rey Exánime era un enemigo común de ambos. La Horda sospecha de las intenciones de los Renegados, aún así los mentiene vigilados. Su cautela está justificada.

La cultura de los Renegados es extraña, una perversa mezcla de la vida mortal que una vez tuvieron y la severa esclavitud que los unió al ejército del Rey Exánime, devoción que ahora comparten hacia su reina. Nunca duermen, comen o caen enfermos. Abandonaron a todos aquellos que una vez amaron para centrarse en otras prioridades más primitivas y oscuras. Sus investigaciones en alquimia llevadas a cabo por la Sociedad Real de Boticarios ha dotado a Entrañas de un gran poder. Los boticarios envían constantemente a sus congéneres en misiones de recogida de extraños materiales para sus retorcidos experimentos. Los rumores apuntan a la creación de una nueva plaga que podría exterminar a La Plaga y a cualquier criatura viviente de la faz de Azeroth.

¿Son malvados los Renegados? A veces es dificil de precisar. Algunos tratan de hacer valer su humanidad y siguen los caminos de la misericordia mientras que otros son crueles y centran su ira en el odio a los demás. Todo lo que se puede decir es que los Renegados siguen su propia hoja de ruta y que el resto del mundo está condenado si esta se lleva a cabo. No todos los Renegados son malvados pero la mayoría sí y es así como los ven el resto de razas. Alguien que no lo sea debe trabajar duro para probar sus intenciones, neutrales o quizás amistosas. Su paso deja tras de sí un destino atroz, su naturaleza destructiva y despreciable los ha convertido en una raza malvada.[5]

Historia

Tercera Guerra

WC3RoC logo 16x32.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Durante la Tercera Guerra, la otrora gloriosa capital de Lordaeron fue decimada por un ejército de la Plaga dirigido por el príncipe Arthas Menethil. La muerte no proporcionó escape alguno para la gran cantidad de humanos asesinados durante la campaña del Rey Exánime, quien buscaba exterminar a todos los seres vivientes de Lordaeron. No, a los caídos del reino se les dio la bienvenida a la no muerte como esbirros de la Plaga y fueron obligados a luchar una profana guerra contra todo lo que alguna vez amaron [6].

En su fallido intento de destruir el Trono Helado donde residía el Rey Exánime, Illidan consiguió que al menos los poderes de Ner'zhul disminuyeran hasta el punto en que se perdió el contacto con los miembros de La Plaga que se encontraban en Lordaeron. Esto provocó que algunos de sus súbditos recuperaron la consciencia y que sus espíritus trajeran consigo sus recuerdos antes de morir. Incluso Arthas vio mermado su poder por lo que tuvo que volver a Rasganorte a ayudar a su amo mientras en Lordaeron se desataba una guerra civil donde solo quedó Kel'Thuzad para hacerle frente.

Una alianza entre los tres Señores del Terror Balnazzar, Varimathras y Detheroc trató de tomar el control de Lordaeron a través de sus poderes mentales. En medio de ambos se encontraba Sylvanas, una elfa noble que había caído a manos de Arthas durante el asalto a Quel'Thalas y que había recuperado la consciencia tras la debilidad del Rey Exánime. Sylvanas no solo fue capaz de reunir un ejército de no-muertos con el que saboteó los planes de los Señores del Terror sino también de los humanos liderados por Garithos. Obligó a Varimathras a obedecerla a cambio de perdonarle la vida y tomó el control de la antigua capital de Lordaeron donde construyó en el sistema de alcantarillado un complejo bajo la ciudad donde albergar a los miembros liberados que desaran unirse a su causa.

Alianza con la Horda

Tras doblar efectivos, Sylvanas trabajó duro para asegurarse que los condenados como ella tendrían un hogar libre de las amenazas de los vivos. Para cumplir sus objetivos y proteger su nación en desarrollo, Sylvanas despachó emisarios para contactar a diversas facciones en busca de aliados. Los nobles tauren de la Cima del Trueno presentaron el panorama más prometedor. En particular, el Archidruida Hamuul Tótem de Runa notó el potencial de redención en la gente de Sylvanas; aunque estaba consciente de la siniestra naturaleza de los Renegados. Así, los tauren convencieron al Señor de Guerra Thrall de que, pese a sus dudas, forjase una alianza de conveniencia entre los Renegados y la Horda. Al final del día, la probabilidad de que los Renegados derrotaran al Rey Exánime aumentó y la Horda obtuvo una posición estratégica invaluable en los Reinos del Este.[7]

Entre los tauren, los Renegados encontraron una aliada en Magatha Grimtotem, que intercedió a favor de su inclusión y trabajó posteriormente junto a ellos. Magatha quiso ayudar a redimir a los Renegados en su misión de purificación aunque muchos creyeron que sus motivos eran otros, muy distintos y menos inocentes. Los trols Lanza Negra tampoco congeniaban demasiado con los Renegados por sus creencia chamanísticas aunque los toleraban y aprendieron a confiar en ellos en tiempos de guerra.

The Burning Crusade

TBC Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

Gracias a las buenas relaciones con Sylvanas, los elfos de sangre de Lunargenta han permitido la presencia de soldados renegados en sus tierras, especialmente ne Tranquillien. Ambas razas usan el emplazamiento como base de operaciones en las Tierras Fantasma con intención de reconquistarlas. Los Renegados jugaron un importante papel para convencer a Thrall para que aceptara acoger a los elfos de sangre en la Horda lo que ha hecho que los elfos confíen en ellos más que en ninguna otra raza de la facción. El hecho de que Sylvanas haya sido una elfa noble en el pasado ha jugado un papel fundamental, llegando a unir las capitales de ambas razas por medio de un orbe transportador para evitar el viaje a través las Tierras de la Peste.

Wrath of the Lich King

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Como preparativos para la Guerra contra el Rey Exánime, Sylvanas estuvo explorando Rasganorte para establecer campamentos para los Renegados [8]. Diramte ña segunda invasión de la Plaga, el Boticario Putress estuvo investigando la infestación de zombis desde un campamento en Shattrath donde encontró una cura para la peste. Cumpliendo las órdenes de Sylvanas, la Sociedad Real de Boticarios comenzó a crear una nueva peste que afectaría tanto a los vivos como a los no-muertos de La Plaga.

Con la amenaza del Rey Exánime, cuya sombra era más alargada que antes, Sylvanas consiguió armar a sus tropas los suficiente como para realizar una incursión exitosa en Rasganorte a donde se dirigieron en una gran flota de naves. La nueva peste de los Renegados estaba lista para probar sus efectos en los siervos de Arthas.

Los acontecimientos se precipitaron cuando Putress se desligó de la Horda en la Batalla de Angrathar, en la Puerta de Cólera descargó una nueva plaga que mató indiscriminadamente a aliados y enemigos, mientras que Varimathras, el traicionero señor del terror, asumió el control de Entrañas en un golpe de estado donde Sylvanas casi pierde la vida. La capital de los Renegados fue el centro de las iras de los afectados y fue atacada tanto por Thrall y Varian Wrynn en la Batalla por Entrañas donde se dio muerte a los usurpadores por sus viles actos y la capital de los Renegados fue restaurada, pero la situación sembró sospechas entre la Horda acerca de la lealtad de Sylvanas.

En última instancia, los Renegados apoyaron a la Horda con una ofensiva masiva contra la sede del poder del Rey Exánime en Rasganorte y se vengaron de su odiado enemigo [9].

La segunda generación

Cataclysm Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Debido a los últimos sucesos con sus aliados, Sylvanas se ha dado cuenta que muchos aún siguen viendo a su gente como una amenaza, incluso después de la derrota del Rey Exánime. Las bajas sufridas han mermado a los Renegados que han comenzado a fortificar sus emplazamientos alrededor de Entrañas para demostrar su lealtad a la Horda a la vez que se cubren las espaldas ante futuros ataques.

Tras la muerte de Arthas, algunos de los miembros más inteligentes de su ejército fueron aceptados dentro de los Renegados. Las Val'kyr, les dotaron de una nueva habilidad, la de 'procrear' debido a sus artes nigrománticas, compensando así las bajas producidas en Rasganorte. A diferencia de la primera generación que nació con la plaga, esta segunda prole de Renegados son individuos levantados como no-muertos por estas Val'kyr.

Aquellos individuos levantados de esta manera, tienen la posibilidad de elegir su destino una vez que regresan de la muerte. Algunos de ellos como Valdred Moray, aceptaron su destino y se muestran fieles servidores de los Renegados. El resucitado príncipe Galen Aterratrols parece resignado a su destino y le agrada bastante la idea de masacrar a sus antiguos aliados [10] comenzando las misiones para acabar con ellos.

El caso contrario sucede con Lilian Voss que reacciona con horror al ver en qué se ha convertido o con Alguacil Rutagrana que ataca a Camposanto tras su transición al no estar muy contento con su destino. Algunos nuevos Renegados, simplemente se suicidan inmediatamente tras tomar consciencia de su nueva identidad.

Tras el cataclismo, los Renegados lanzaron una gran ofensiva contra el reino humano de Gilneas, siguiendo las órdenes de Garrosh. Esta ofensiva se ha ampliado posteriormente por Trabalomas ampliando su territorio y sus hostilidades con la Alianza. El aumento de efectivos los ha convertido en una amenaza importante, tanto ofensiva como defensiva ya que ahora sus emplazamientos se han refortado más que nunca. Parece que hayan adquirido una nueva consciencia de sí mismos ya que incluso su estilo arquitectónico ha evolucionado a uno propio, abandonando sus preferencias anteriores por las construcciones humanas.

Renegados importantes

Nombre Posición Condición Localización Afiliación
IconSmall Sylvanas.gif Sylvanas Brisaveloz Reina Alma en Pena de los Renegados No-muerto Entrañas Renegados, Horda
IconSmall Nathanos.gif Nathanos Marris Campeón de los Renegados No-muerto Entrañas Renegados, Horda
IconSmall Undead Male.gif Maestro boticario Faranell Líder de la Sociedad Real de Boticarios No-muerto El Apothecarium, Entrañas Renegados, Horda, Sociedad Real de Boticarios
IconSmall Putress.gif Putress Gran Boticario Fallecido Shattrath, Angrathar, Entrañas Renegados, Sociedad Real de Boticarios, Varimathras
IconSmall Undead Male.gif Alexi Barov Heredero de la fortuna de los Barov No-muerto El Baluarte Renegados, Horda, Barov
IconSmall Undead Male.gif Leonid Barthalomew Comandante Argenta No-muerto Capilla de la Esperanza de la Luz Alba Argenta
IconSmall Undead Female.gif The Black Bride Maestra de batalla de la Cuenca de Arathi y líder de los Defilers No-muerto Tierras Altas de Arathi, Sentencia Renegados, Horda, Defilers
IconSmall Godfrey.gif Lord Vincent Godfrey Antiguo nombre gilneano y traidor tanto del reino humano como de los Renegados. Fallecido Castillo Colmillo Oscuro A sí mismo, anteriormente Gilneas y más tade, los Renegados.
IconSmall UndeadGalen.gif Galen Aterratrols Príncipe caído de Stromgarde. No-muerto Galen's Fall Renegados, Horda

Cultura

Antes de liberarse del yugo del Rey Exánime, muchos de los que hoy son Renegados, fueron devotos sacerdotes de la Luz Sagrada. Parece que, a pesar de que los Renegados abandonaron el camino de la Luz, aún son capaces de canalizarla.

WoW-novel-logo-16x62.png Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.
La figura llevó el hábito de un sacerdote de la Luz Sagrada - algo no tan raro entre los Renegados, que mancillaron la orden llevando sus hábitos sagrados manchados de sangre. De alguna forma, Andarin sintió que su aspecto era ditinto; sus ropajes parecían estar casi en buenas condiciones, aunque el cuerpo que las llevaba no pudiera decir lo mismo [11]. "Llevas los ropajes de un sacerdote, Trevor. ¿Por qué no invocas a la Luz durante la batalla si es que buscas la redención?" El sacerdote dio un respingo. "Mientras me niego a la sombra, la Luz me rechaza, o eso parece. Soy un hombre roto que aprendió a portar la lanza de la Luz como los caballeros de Uther hicieron en la Segunda Guerra. Sin la Luz, estoy desarmado y desprotegido - pero no totalmente indefenso como puedes ver." Andarin no pudo ayudarlo pero, si su historia era cierta, sintió lástima por el sacerdote caído. Quizás un hombre, sim importar cuán virtuoso era, no pudiera invocar a los poderes sagrados mientras permaneciera bajo esa forma [12].
Un Renegado en el TCG

Equilibrio

La cultura de los Renegados es un fiel reflejo de su gente; individuos que están en una delgada línea que separa la vida de la muerte. De igual manera, sus creencias en vida los acompañan en su estado actual. Los sanadores son los que más dificultades han tenido para volver a encontrar los caminos de la Luz Sagrada ya que han tenido que reconciliarse con la filosofía que inspiró su forma de vida bajo su desafortunada nueva condición de no-muertos. Algunos combinan sus propias creencias con su nuevos cuerpos, aunque la mayoría sigue uno de los dos caminos. (que pasan por el culto de la Sombra Olvidada y al Eco de vida)[13]

Quizás el único elemento de la cultura de los Renegados que los distingue del resto es su reverencia a la muerte. Cada Renegrado la respeta y condena a aquellos que no lo hacen. Su sociedad mima a los nuevos miembros como si fueran niños, acogiendo y dando consuelo a los que los han abandonado por La Plaga. Los Renegados tratan a los demás con un profundo respeto, por lo que su alma está dotada de una profunda fortaleza para no caer en la locura de la no-muerte. Uno de los máximos receptores de su ira es Arthas ya que como Rey Exánime no siente ningún respeto, ni por la vida ni por la muerte. A pesar de que los Renegados son criaturas no-muertas, respetan el alma de los cuerpos que ocupan. La vida y la muerte es un equilibrio. El Rey Exánime por el contrario, esclaviza a la muerte, privándoles del libre albedrío [14].

Alineamiento

A pesar de que la raza es malvada,[15] los Renegados no tienen un comportamiento enteramente dual. A pesar de la no-muerte, aún experimentan comportamientos humanos, sobre todo los que fueron víctimas de la plaga que propagó Kel'Thuzad. Algunos de ellos, aún tienen buenas intenciones, lo que quiere decir que, más allá de no seguir vivos, su nobleza va más allá de su tragedia personal y no permiten que su incapacidad sea un obstáculo para conseguir la redención.

Son estos los que intentan más a menudo abandonar a los Renegados y unirse a otras causas; rebeldes que se enfrentan a su raza para poder encontrar un mejor camino para poner fin al reinado del Rey Exánime y reclamar así su humanidad perdida [16] mientras otros intantan reformar la facción, cambiando las cosas desde dentro como Roberick Dartfall. Kegan Darkmar es un ejemplo de esto o Leonid Barthalomew del Alba Argenta al que Trevor aspira a unírsele cuando lo haya abandonado todo.

Es discutible que esta clase de nobleza sea al único camino posible que exista sin que influyan en el individuo que lo elige el deber, la religión o sus propias costumbres. De ser así se trataría de una deicisión nacida del libre alberdrío.

Creencias

Un lanzador de hechizos renegado extrayendo el alma de una elfa de la noche.

Aunque crean que la fé los ha abandonado, lo cierto es que los Renegados han sido los que han abandonado las creencias que tenían cuando estaban vivos [17]. Algunos aún siguen sus viejas creencias como la Luz Sagrada,[18][19] mientras que otros no siguen ninguna religión sino que depositan su fe en su reina y sus artes oscuras. [20] Muchos sin embargo, han abrazado nuevas filosiofías creadas por ellos mismos como el Culto de la Sombra Olvidada, el Eco de la vida, o el simple valor que proporciona el conocimiento.[21] Otros se han unido a la Legión Ardiente como fuente de poder, creyendo que es la única forma de poder derrotar al Rey Exánime [22].

El culto de la Sombra Olvidada tiene su origen en Camposanto y en el barrio de los guerreros de Entrañas.[23] Sus sacerdotes creen que la fe que tuvieron en vida les ha fallado y en su lugar se deben al poder y ensañanzas de la Sombra.[24][25][26] Los miembros del culto varían en cuanto a su alineamiento, desde legales hasta caóticos, malvados y neutrales [27], si bien todos son enseñados en orden a erradicar cualquier resquicio de la Luz - y en general todo lo que tenga que ver con la vida. Es la misma filosofía que la del humanismo divino.

Los sacerdotes de la Sombra Olvidada aprenden que debe haber un equilibrio entre la Luz y la Sombra por lo que sus miembros estudian tanto una cosa como otra.[28][29] Como no-muertos inteligentes, los Renegados comprenden sus limitaciones y puntos débiles asociados a su no-vida. Una de estas desventajas es todo aquello en lo que pueden convertirse o ser convertidos gracias a poderosas energías mágicas, ya sean positivas o negativas. Obviamente, los Renegados siempre están en la búsqueda de maneras de limitar o eliminar estas vulnerabilidades.[30]

Algunos sacerdotes Renegados continúan usando la Luz [31]. Según se desprende de información del departamento creativo de Blizzard, los Renegados sienten un profundo e intenso dolor cuando invocan la Luz Sagrada a la vez que reciben un enorme poder. La Luz Sagrada puede curarlos pero deben aprender a sufrir noblemente [32].

Relaciones

Un Renegado junto a sus aliados.

Entrañas es el hogar de los Renegados. Está situada en los Claros de Tirisfal, donde los siervos de Sylvanas han tomado el control y se concentran en varios pueblos cercanos. Las patruyas han intantado asegurar el Bosque de Argénteos durante los últimos años pero no han sido capaz de conseguirlo completamente. A pesar de que los Renegados no confían en nadie y nadie confía en ellos, pertenecen a la Horda y, por ahora, tratan de ayudar lo máximo que pueden a sus aliados con quienes se relacionan a través de sus embajadores. No tienen ninguna simpatía por la Alianza ya que tienen un conflicto abierto en su territorio con una organización humana llamada la Cruzada Escarlata[33]. La única facción de la Horda que ha mostrado predisposición a creer en ellos es la de los elfos de sangre de Lunargenta [34], probablemente sea porque Sylvanas fue anteriormente una elfa noble en vida y empatice con sus antiguos congéneres. Renegados y elfos de sangre han tomado el control del pueblo de Tranquillien en las Tierras Fantasma para luchar contra los restos que dejó La Plaga en Quel'Thalas.

La relación con el resto de miembros de la Horda se ha deteriorado enormemente desde los sucesos de la Batalla de Angrathar donde el Gran Boticario Putress lanzó un cargamento de la nueva plaga sobre los ejércitos de la Horda, causando la muerte de Colmillosaurio el Joven. De todos es sabido que la pertenencia a la Horda era más una cuestión de conveniencia por lo que su posición actual ha ocasionado que su lealtad haya disminuido en el seno de la organización. Sin embargo Putress fue ajusticiado por los propios Renegados lo que ha llevado a pensar que muchos han experimentado un sentimiento de pertenencia a la Horda y que han superado sus limitaciones para arreglar su falta para con ellos.

Idioma

Los Renegados hablan Viscerálico y Común. Aprenden idiomas de sus enemigos y aliados (quienes podrían converirse en el futuro en sus enemigos) [35].

Nombres

Al igual que la Dama Oscura, mantienen los nombres que tenían cuando estaban vivos. Como la mayoría de los Renegados son humanos, tienen a llevar nombres humanos. Si uno de ellos no consigue recordar su nombre, puede llevar uno que haya leído en una lápida. Otros inventan apellidos que expresan su deseo de erradicar La Plaga.

¿Una cura para la no-muerte?

Muchas otras razas (sobre todo los tauren) compadecen a los Renegados y a muchos de los sanadores de la Horda, como Bena Pezuña Invernal, que trabajan sin descanso con la esperanza de crear una cura para la no-muerte. Algunos Renegados sienten que su estado es una enfermedad o maldición que puede sobrellevarse con una cura aunque muchos opinen que es una empresa imposible.

Los Renegados con un alma no-muerta pueden ser traidos de vuelta de la muerte y reencarnarse. El hechizo suele funcionar en ellos pero los efectos solo alcanzan a su anterior estado de no-muerte y no llegan más allá, cuando se encontraban vivos. El estado del cuerpo de un Renegado es la no-muerte... así como su alma, corrupta y desmejorada en función del grado que presente su nuevo cuerpo (el cual influye en ella más que el que tuviera antes) [36]. Los sacerdotes renegados poseen el poder de regenerarse de una muerte tonta durante la batalla, a través úncamente de la no-vida. Ninguna clase de milagro puede devolverles la verdadera vida [37].

Nigromancia

Un brujo renegado.

Sylvanas, la Dama Oscura, no tardó en darse cuenta del gran valor que la nigromancia tendría para su causa. Gracias a la capacidad natural de los Renegados para sanar, muchos de ellos acudían a los sacerdotes de la Sombra Olvidada para "reparaciones". Los nigromantes podían también devolver la razón a los no-muertos aún no liberados e investigar en poderosos hechizos que podrían algún día devolver a los Renegados a la vida. Sylvanas sabía que necesitaba nigromantes para curar, fortalecer y sustituir a su gente, por lo que trató de atraer a los nigromantes de La Plaga a su causa, mayormente por la fuerza [38].

Actualmente solo hay dos nigromantes que se han unido a los Renegados, Helcular el antiguo aprendiz de Kel'Thuzad y Gunther Arcanus. Se desconoce si, aparte de estos dos, le siguieron otros.

Tras la muerte del Rey Exánime, muchas val'kyr se "quedaron sin trabajo" y fueron reclutadas en las filas de los Renegados con el objetivo de aumentar los efectivos con los que contaban tras la diezma que sufrieron en Rasganorte. Finalmente, parece que las val'kyr solo pueden levantar humanos [39].

Los Renegados también han atraido a Caballeros de la Muerte a sus filas [40]. Koltira Tejemuerte ocupa el rango más alto de su clase en el ejército de Sylvanas.

Apariencia física

Los Renegados, no es una sorpresa, tienen el aspecto de gente muerta. Su piel gris está tan podrida que se pueden apreciar los huesos y músculos que se encuentran debajo. Sus ojos, carentes de pupilas, brillan con una tenue luz fantasmal. Sus músculos están en tan mal estado que acaban descarnados. Sus movimientos son lentos pero acompasados con todo su cuerpo. Difícilmente sonríen (a menos que hayan perdido los labios por la putrefacción - en cuyo caso parece que están contínuamente sonriendo). La magia de los nigromantes consigue preservar su existencia pero el deterioro natural al que se ven sometidos no se detiene, solo se ralentiza. [41]

De manera poco común, hay algunos Renegados que tienen un brillo en los ojos azul, distinto al amarillo que es el más frecuente. Esto es algo normal en los Caballeros de la muerte pero no así en el caso de los no-muertos como pueden ser Lilian Voss, Lord Godfrey y Master Forteski así como algunos Guardas de la Muerte de Andorhal.

Raza

Existe cierta controversia en el hecho de considerar a los Renegados como una raza propia, más allá de una mera clase de no-muertos. En los libros de RPG se usan indistintamente los términos raza o facción mientras que en World of Warcraft, por un aspecto técnico, no se les considera como criaturas no-muertas sino humanoides, lo que unido a su similar aspecto gráfico, idéntico a otras criaturas no-muertas, ha hecho que se hayan generado numerosos debates sobre este tema.

Los renegados son una salvaje mezcolanza de ideales y creencias. No hay dos iguales, algo atribuible a los miembros de una raza aunque ellos existen más como un estado que como una raza.

Todos sus miembros fueron humanos o elfos (nobles o semielfos), sin embargos controlan algunas abominaciones. La Sociedad Real de Boticarios ha haceptado no-muertos enanos, gnomos paria, orcos y trols que se han unido a ellos, sin embargo no son considerados como Renegados puros [42].

No está claro el porqué de su naturaleza humana. Algunas teorías apuntan a que se debe al poder del espíritu humano, una de las razas más tercas de Azeroth, conocida sobre todo por no temerle a nada. Algunos están de acuerdo en que su deseo de vivir los empuja a salir de sus tumbas, lo que explica la gran presencia de fantasmas de humanos. Ni los mismos Renegados entienen cómo se produce este proceso pero la naturaleza única de las Tierras de la Peste combinada con los humanos que allí vivian, han dado como resultado a los Renegados [43].

Referencias

  1. World of Warcraft: The Roleplaying Game, pg. 174.
  2. Manual of Monsters, 138.
  3. World of Warcraft: The Roleplaying Game
  4. Descripcción oficial
  5. World of Warcraft: The Roleplaying Game pags=51-53 capítulo=Undead, Forsaken
  6. Descripcción oficial
  7. Descripción oficial
  8. Horde Player's Guide, pg. 180-182.
  9. Descripcción oficial
  10. H [27] El Aterratrols renegado
  11. Horde Player's Guide, 170
  12. Horde Player's Guide, pg. 173.
  13. Horde Player's Guide, pg.87.
  14. Horde Player's Guide, pg.151.
  15. World of Warcraft: The Roleplaying Game "Mostly Evil"
  16. World of Warcraft: The Roleplaying Game, pg. 173.
  17. World of Warcraft: The Roleplaying Game pag 51-53. "Undead, Forsaken"
  18. Horde Player's Guide, "Magia en la Horda":87. "Los sacerdotes de la Luz Sagrada, tienen una lucha particular por reconciliarse con la filosofía que los guió en vida bajo su desafortunada nueva condición. Algunos equilibran sus viejas creencias con su nueva fora, pero la mayoría sigue uno de los dos caminos."
  19. Chancellor Velora March of the Legion 12 cita=La Luz recompensa la fe, no la forma.
  20. World of Warcraft: The Roleplaying Game pag 51-53. "Undead, Forsaken"
  21. Horde Player's Guide, "Magic in the Horde":87-88.
  22. World of Warcraft: The Roleplaying Game pag 51-53. "Undead, Forsaken"
  23. Horde Player's Guide, "Forsaken Knowledge":154.
  24. Clérigo oscuro Duesten cita=...La Luz Sagrada ya no te concierne, los espíritus de tus antepasados son cuantos de hadas; las criaturas del Vacío no te quieren. HIconSmall Undead Male.gifIconSmall Undead Female.gif [1] Un pergamino sacralizado
  25. Horde Player's Guide, "Cult of Forgotten Shadow":160. "Ellos sentían que la Luz los había abandonado, y se volvieron hacia la Sombra."
  26. Horde Player's Guide, "Magic in the Horde":87. "Los Renegados que se sintieron traicionados por la Luz Sagrada descubrieron que esta no era suficiente y abrazaron su el reverso oculto de su oscura hermana gemela."
  27. Horde Player's Guide, "Cult of Forgotten Shadow":160.
  28. Clérigo oscuro Beryll cita=Pero antes de que conozcan la oscuridad, deben también aprender la luz.
  29. Horde Player's Guide, "Cult of Forgotten Shadow":160.
  30. Horde Player's Guide, "Technological Devices":126.
  31. Chancellor Velora
  32. Ask CDev #1 Answers - Round 1. World of Warcraft - English (NA) Forums.
  33. [[World of Warcraft: The Roleplaying Game: 51-53. Undead, Forsaken
  34. Ambas faccionas comienzan con un nivel de reputación Amistoso en el juego y Neutral con el resto de razas de la Horda
  35. World of Warcraft: The Roleplaying Game pag 51-53. "Undead, Forsaken"
  36. Horde Player's Guide, pg. 37.
  37. Horde Player's Guide, 161
  38. Horde Player's Guide:90.
  39. H [19] Lecciones sobre el miedo
  40. La batalla por Andorhal
  41. World of Warcraft: The Roleplaying Game "Undead Forsaken"
  42. Lands of Conflict, pg. 164-165.
  43. Horde Player's Guide:151 .