Hi Gamepedia users and contributors! Please complete this survey to help us learn how to better meet your needs in the future. We have one for editors and readers. This should only take about 7 minutes!

Terráneo

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
Terráneos
Earthen Statue.jpg
Facción/Afiliación
Capital racial
Líder racial
Planeta de origen
Idioma primario

Los terráneos (a veces referidos como los primeros enanos)[1] son proto-seres de piedra similares a los enanos que fueron creados por los titanes para ayudar a moldear las regiones subterráneas del mundo de Azeroth. La historia de los terráneos y su transformación en razas conocidas como troggs y enanos se pueden encontrar en los Discos de Norgannon en Uldaman.

Existe una población terránea también en Infralar, liderada por el Padre Pétreo Mantomena, que se encuentra en guerra con los troggs de piedra.

Historia[editar | editar código]

Un gigante de hielo junto a un grupo de terráneos.
Pedruscón el Creador de rocas.
Machacapiedras terráneo.

Considerar que el orden exacto de los eventos es desconocido.

Propósito[editar | editar código]

Para ayudarles a dar forma al mundo: los titanes crearon a los enanos a partir de una piedra mágica viva para que se encargaran de dragar las cavernas sin fondo que se hallaban bajo la superficie.[1] Los terráneos ayudaron los esfuerzos de los titanes para moldear las profundas regiones de Azeroth.[2]

Diseño y composición[editar | editar código]

Los terráneos son una modificación de la “matriz básica subterránea” estándar utilizada en otros mundos donde los titanes llegaban. Esta es una de las matrices de síntesis que los titanes utilizan para crear mundos. Cada matriz de síntesis es utilizada para alcanzar las metas de los titanes. Para Azeroth, una matriz básica subterránea fue modificada para crear un ser de durabilidad incrementada con una afinidad por la formación de regiones profundas. Los terráneos son el producto de esta modificación.

Por ende, los terráneos fueron hechos de la piedra misma.[2]

Experimentos titánicos[editar | editar código]

Ver también: Trogg de piedra

Los troggs son considerados como la primera creación fallida de los titanes. Las leyendas cuentan que los titanes crearon a los troggs a partir de la piedra. Cuando se percataron del fracaso de su experimento, los titanes encerraron a los troggs y lo intentaron de nuevo creando una nueva raza que llevó a la existencia de los enanos que se conocen hoy en día.[3]

La exacta relación entre troggs y terráneos es de alguna manera conflictiva. Se dice que los terráneos se convirtieron en troggs y enanos tras sucumbir a la Maldición de la carne,[2][4] lo cual implicaría que los troggs no son experimentos separados. Sin embargos, otras fuentes como los mismos troggs de piedra, implican que lo fueron. Pese a existir diálogos contradictorios entre personajes importantes que conocen la historia, la descripción oficial de l sitio web oficial indica que eran experimentos separados.

Creación[editar | editar código]

Creado por los titanes, Val'anyr, Martillo de los antiguos reyes, fue entregado al primer rey terráneo: Urel Corazón de Piedra. Con este martillo, Urel se dispuso a crear e insuflar vida al resto de sus hermanos.[5]

Desestabilización de la matriz[editar | editar código]

Terráneos.

La construcción de este prototipo de raza generó varias anomalías que fueron observadas tras su síntesis inicial. La única anomalía de los terráneos era la tendencia a desestabilizar la matriz cuando se los hacía trabajar en territorios de alto nivel de presión. La desestabilización no fue descubierta hasta bien entrado el ciclo de servicio primario de los terráneos.[2] Cuando un terráneo se desestabilizaba, se convirtía en enano o en trogg.[2]

Feegly el Exiliado es un ejemplo de un enano que se convirtió en trogg tras ser expuesto a la Lágrima de las Lunas, una reliquia antigua que fue desenterrada en la Excavación de Bael Modan.

Lo que desestabilizaba la matriz se aclaró más tarde:

En las primeras etapas de su ciclo de desarrollo, Azeroth sufrió la infección de unos simbiontes parásitos y necrofíticos conocidos como los dioses antiguos, quienes alteraron todos los sistemas, incluyendo los indefensos terráneos, creando la Maldición de la carne. Estos efectos desestabilizadores incrementaban con el tiempo.[4]

Segunda creación[editar | editar código]

Después que los titanes derrotaron y aprisionaron a los dioses antiguos, la Forja de los Deseos y otros sistemas fueron instituidos para crear nuevos terráneos. Los viejos terráneos, luego de una guerra que involucraba a Loken los aesir y los vanir, fueron puestos por Loken junto a otras razas raíz en centros detención.[4] Se implica que los terráneos que ya existían fueron modificados en respuesta a las desestabilizaciones.

Guerra de los Ancestros[editar | editar código]

Durante la Guerra de los Ancestros, el dragón mago Krasus, logró convencer a un grupo de terráneos liderados por Dungard Ironcutter para que formen parte de una alianza de razas para luchar contra la Legión Ardiente, a pesar de la renuencia de los elfos de la noche y la oposición de su xenófobo comandante, Desdel Stareye. Los terráneos inicialmente fueron parcialmente relegados, sin embargo tras la muerte Stareye, sus guerreros fueron puestos a disposición del nuevo comandante, Jarod Cantosombrío.[6]

El Gran Cataclismo[editar | editar código]

Cuando el mundo sufrió el cataclismo por la implosión del Pozo de la Eternidad, los terráneos padecieron profundamente. Mareados con el dolor de la propia tierra, perdieron gran parte de su identidad y se encerraron dentro de las cámaras de piedra donde fueron creados. Uldaman, Uldum, Ulduar... estos eran los nombres de las antiguas ciudades de los titanes, donde los terráneos habían dado sus primeros pasos. Enterrados en las profundidades del mundo, descansaron en paz durante casi ocho mil años.[7]

Se revela después que los terráneos se volvieron de carne gracias a los dioses antiguos y entraron en hibernación por órdenes de Loken.[4]

El despertar[editar | editar código]

Aunque no está claro qué los despertó, los terráneos sellados dentro de Uldaman se levantaron de su sueño auto-impuesto. Y descubrieron que habían cambiado mucho durante su hibernación. Sus rocosos pellejos se habían ablandado y convertido en suave piel, y sus poderes sobre la piedra y la tierra habían languidecido. Se habían convertido en criaturas mortales.

Llamándose a sí mismos enanos, los últimos terráneos abandonaron los salones de Uldaman y se aventuraron en el mundo de la vigilia. Como todavía se veían atraídos por la seguridad y las maravillas de los lugares profundos, fundaron un reino enorme bajo la montaña más alta de la zona. La llamaron Khaz Modan, o "Montaña de Khaz", en honor al titán creador, Khaz'goroth. Construyendo un altar para su padre titán, los enanos crearon una gran forja en el corazón de la montaña. Y así, la ciudad que creció alrededor de la forja se acabaría llamando Forjaz.[7]

Fisiología[editar | editar código]

El diseño de los terráneos maximiza la fuerza y el aguante sin sacrificar el poder de procesamiento cognitivo. Su piel y musculatura son casi impermeables al daño físico y con modificaciones menores muestran una notable resistencia a las fuerzas mágicas. Son de apariencia humanoide y de baja estatura, aunque su composición es la de varios compuestos básicos piedra de Azeroth.[2] Sus barbas son en realidad intrincadas series de crecimientos minerales. Incluso son capaces de fumar en pipa.[8]

Grupos de terráneos[editar | editar código]

Un enano de escarcha, muy similar a un terráneo.

Uldaman[editar | editar código]

Uldaman es uno de los recintos donde los terráneos fueron encerrados.[7] Llegó a contener terráneos desestabilizados y a la variante original pétrea. Los terráneos de piedre permanecen ahí hasta el día de hoy. Uldaman también contiene a los troggs Grutacanto.

Ulduar[editar | editar código]

Los terráneos presentes en la titánica ciudad de Ulduar son actualmente liderados por Pedruscón el Creador de rocas y parecen ser una subespecie de terráneos hechos a base de tierra encantada, que podría ser la razón por la cual su apariencia es única.[9] Dada su superficie de piedra, no pueden sangrar pero pueden morir a causa de grietas y agujeros.[10] Se ven forzados a dejar su hogar a causa de los enanos férreos, con quienes se encuentran en guerra. Kurun, un gigante de piedra comanda a los terráneos de Colinas Pardas en su conflicto.

Se especula que estos terráneos son los mismos que fueron creados en la Forja de los Deseos y que son inmunes a la maldición de la carne.

Uldum[editar | editar código]

Existe un grupo de terráneos en la sección de Tanaris, pero son muy pocos.

Sierra Espolón[editar | editar código]

Además de los contados individuos en Uldum, solo Goggeroc ha sido visto en Kalimdor.[11] Los cristales de resonita del Barranco del Alud de Sierra Espolón contienen magia terránea.[12]

Infralar[editar | editar código]

Estos terráneos son similares a los de Ulduar y pueden ser encontrados en Infralar, plano elemental de la tierra. Son liderados por el Padre Pétreo Mantomena en su lucha con los troggs de piedra.

Los terráneos y los troggs de piedra encontraron de alguna manera el camino a Infralar a través de Uldum hace más de quince mil años. Han estado en guerra desde entonces.[13] Posiblemente hayan accedido a Infralar a través del portal de Uldum cercano.[14]

Nombres[editar | editar código]

Terráneos

El nombre "terráneo" fue escogido por sus Creadores basado en la composición de los terráneos, la de los materiales de núcleo de piedra de Azeroth.[2]

Enanos

Según el Tradicionalista de Norgannon, "enano" es el término utilizado para la segunda variante de la desestabilización terránea. Antes de la Guerra de los Ancestros, la palabra "enano" al parecer era usada como un término despectivo por los elfos de la noche hacia los terráneos no-mutados.[15] También se ha mencionado que los terráneos se llamaron a sí mismos enanos cuando emergieron de su hibernación.[7] En ocasiones se usa para referirse a ambas razas.

Terráneos importantes[editar | editar código]

Nombre Rol Estado Localización
Neutral  Urel Corazón de Piedra Primer rey de los terráneos y portador de Val'anyr, Martillo de los antiguos reyes Fallecido Desconocida
Neutral  Pedruscón el Creador de rocas Líder de los terráneos de Ulduar Vivo Refugio de Pedruscón (Cumbres Tormentosas)
Neutral  Dungard Ironcutter Portavoz de los terráneos durante la Guerra de los Ancestros Desconocido Desconocida
Neutral  Padre Pétreo Mantomena Líder de los terráneos de Infralar Vivo Infralar
Neutral  Sílex Mantomena Primer contacto en Infralar e hijo del Padre Pétreo Mantomena Vivo Infralar
Combat Goggeroc Terráneo durmiente en Kalimdor Desconocido Visto por última vez en el Barranco del Alud (Sierra Espolón)

Descripción del RPG[editar | editar código]

The RPG Icon 16x36.png Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft RPG y se considera no canónico.

Los titanes crearon dos razas vigilantes que ayudaran a reformar el mundo. Los enanos fueron puestos a cargo de mantener la tierra mientras que los gigantes marinos vigilaron las aguas.[16] Los titanes crearon a los terráneos para vigilar los reinos más profundos de la tierra.[17]

Los troggs fueron el primer intento fallido de crear una raza mortal de guardianes de piedra viva en Azeroth. Cuando los titanes notaron lo deformes y brutales que se volvieron, encerraron a los troggs en la bóveda de Bael Modan (y en otras ubicaciones). Los científicos titanes se refirieron al exitoso experimento de la segunda raza como Series Two’’, que fue la conclusión acertada de los experimentos titánicos, llamados “terráneos” en tiempos ancestrales.[18]

Se dice que los troggs fueron el primer intento de los titanes en crear una raza. El segundo, completamente exitoso, produjo a los enanos. Los titanes en lugar de destruir a los troggs, los encerraron bajo la tierra donde durmieron durante generaciones.[19]

Antes de la Guerra de los Ancestros, los enanos ya habían empezado a desarrollar sus propias tradiciones y a realizar las primeras innovaciones tecnológicas que revolucionarían el mundo. Incluso la tecnología simple (ya que el flogisto y la pólvora aún no se habían descubierto) era muy rara en esos días y prácticamente solo se encontraba bajo dominio de los enanos.[20]

Ya durante el conflicto, los enanos sellaron las puertas de sus ciudades subterráneas, dejando a los Kaldorei batallar contra los demonios por su propia cuenta.[20] Sin embargo, los elfos de la noche recuerdan a la raza enana desde las épocas más antiguas, incluso antes de que fueran llamados “enanos”. Saben que pese a que estas dos razas no han tenido mucho contacto, los terráneos lucharon contra los demonios en la Guerra de los Ancestros.[21] Una guerra subterránea fue luchada por los terráneos en las sombras para prevenir el retorno de los demonios al mundo de los vivos.[22] Los Kaldorei eran del conocimiento de los terráneos. De acuerdo a relatos tempranos de los enanos, los Kaldorei eran figuras sombrías de perfección oscura que tenían increíbles poderes como de dioses.

Cuando el Pozo de la Eternidad explotó, se llevó al mundo con él. Incluso desde sus fortalezas alejadas del pozo, los enanos temieron por sus vidas cuando las propias rocas que los rodeaban cambiaron y empezaron a arrastrarse como si de criaturas vivas se tratara.[20]

Algo ocurrió que cambió a los terráneos. Se volvieron mortales, como lo son ahora. Tal vez fue el resultado de la Guerra de los Ancestros. Aparecieron en el mundo y empezaron a vagar por él, buscando un hogar.[17]

La raza de los enanos despertó y emergió de la extensa ciudad titánica de Uldaman, localizada en las profundidades de la tierra. Llamaron a su nueva civilización como Khaz Modan.[23]

En este punto, los enanos han despertado de su época ancestral, sacudidos por el Gran Cataclismo y habiendo olvidado gran parte de lo que fueron como raza. Tras surgir a la superficie, empezaron a explorar sus alrededores. Ya no poseían la piel de piedra sino que eran de carne como otras razas. Perdieron todo conocimiento de su herencia racial, especialmente el conocimiento de los titanes que los crearon y su propósito (formar el mundo).[24]

La historia enana habla poco sobre este periodo. A excepción de ocasionales expediciones armadas, se mantuvieron al abrigo de la tierra, sin importarles qué ocurría fuera de sus hogares montañosos.[25]

Los terráneos tienen la piel de roca y son de naturaleza más “elemental”.[22] No necesitan respirar y pueden cavar sin necesidad de palas o picos. Son inmortales.[17]

La historia que precedió al Gran Cataclismo fue olvidada por los terráneos una vez entraron en reposo, convirtiéndose en los seres que son ahora. Brann Barbabronce afirma en uno de sus libros que cuando los humanos conocieron por primera vez a los enanos, así les llamaron: enanos.

Tiempo atrás cuando fundamos Forjaz, no teníamos idea que existía alguien más en el mundo. No teníamos ni siquiera un leguaje escrito, todo se dictaba boca a boca. Naturalmente, los hechos se convirtieron en leyendas y las leyendas se olvidaron. Los primeros enanos estaban tan ocupados en la minería y herrería que sus pequeños corazones no veían tan importante recordar el pasado. Se volvieron muy, muy buenos fundiendo el oro y creando cosas, pero eso fue todo. Sin embargo, lo que sabemos sobre esas épocas, es que nuestra gente era feliz. Entonces, un día, hace un par de mil años más o menos, los primeros humanos aparecieron en las puertas de Forjaz. Conocemos esto porque los relatos de los humanos escritos sobre esos tiempos hablan de una pequeña, rechoncha y barbuda raza de herreros maestros que compartían un gran amor por la forja y los relatos. Los enanos, nos llamaron, y así somos conocidos hasta hoy, pese a que en ese tiempo no sabíamos que ese término literalmente significa “diminutivo” o “diminuto”. Ah bueno, pudo haber sido peor. Pudieron habernos llamado “hombres-barba” o “cabezas de piedra” o algo así.[17]

Referencias[editar | editar código]