Thrall: El Crepúsculo de los Aspectos

De Wowpedia
(Redirigido desde «Thrall: Twilight of the Aspects»)
Saltar a: navegación, buscar
Thrall: El Crepúsculo de los Aspectos
ThrallTwilightOfTheAspectsCover.jpg
Portada
Autor (es)

Christie Golden

Páginas

352

Editorial

Panini

Fecha

Agosto de 2011

Formato

Tapa dura

P.V.P.

17,95 €

Booknovel.png
Este artículo o sección aborda contenido proveniente de novelas o historias cortas de Warcraft.


Thrall: El Crepúsculo de los Aspectos es la secuela de la novela Devastación: Preludio al Cataclismo escrita por Christie Golden y que la editorial Panini puso a la venta en España en Agosto de 2011.

¡Al fin llega la esperada continuación de World of Warcraft: Devastación - Preludio al cataclismo! Hace más de diez mil años, el demente Alamuerte traicionó a los Vuelos de Dragón, menguando así sus fuerzas y quebrantando su unidad. Ahora, el ataque más reciente a Azeroth, el llamado Cataclismo, ha dejado el mundo sumido en el caos. En La Vorágine, el corazón de la inestabilidad que asola Azeroth, Thrall, el antiguo jefe de guerra de la Horda, junto con otros consumados chamanes lo arriesgará todo para impedir que el mundo se haga añicos. Pero, ¿sus titánicos esfuerzos serán suficientes?

Estractos[editar | editar código]

Personajes[editar | editar código]

Principales Secundarios Mencionados

Argumento[editar | editar código]

Thrall se encontraba apesadumbrado después de fracasar en un ritual rutinario junto a otros chamanes entre los que se encontraban Nobundo y Rehgar. Tras una breve discusión con Aggra, abandonó el santuario para ordenar sus pensamientos.

Pronto recibió la visita de Ysera bajo su apariencia kaldorei que traía muy malas noticias de Rasganorte. El Templo del Reposo del Dragón había sido atacado por el Martillo Crepuscular y Korialstrasz en lo que parece una traición a los aspectos destruyó los santuarios que se encuentran debajo junto a los huevos de dragón con él dentro lo que le había ocasionado la muerte. Alexstrasza, muy afectada por la pérdida de su compañero, había huído no sin antes disolver el Acuerdo del Reposo del Dragón.

Ysera le pidió a Thrall emprender un viaje hasta un pequeño campamento en Feralas atacado por elementales de fuego a lo que el orco aceptó. Gracias a sus habilidades chamanísticas Thrall consiguió convencer a los elementales de que cesaran en su actitud, un gesto que asombró a los elfos de la noche del campamento, acostumbrados a la hostilidad permanente con los orcos. Thrall conoció allí a Desharin, un elfo que le confesó a Thrall que es miembro del Vuelo Verde y que el veradero encargo que Ysera le tiene reservado era mucho más importante y algo que debería hacer solo.

Desharin llevó a Thrall a las Cavernas del Tiempo, donde fueron atacados por un misterioso humano cuya armadura le resultaba muy familiar a Thrall. El humano parecía conocer muy bien las técnicas de ataque de Thrall además de ser un maestro en la lucha. Tras matar a Desharin, los dragones de bronce intervinieron en la lucha y ordenaron a Thrall que entrara en un portal temporal mientras la contienda continuaba. Al otro lado del portal, Thrall apareció en algún momento de la Segunda Guerra. A pesar de conocer las posibilidades que le daría influir en los acontecimientos que rodeaban el conflicto, Thrall sabía que la línea temporal debía ser preservada.

Thrall llegó a un campamento orco donde esperaba encontrar a Orgrim pero para su sorpresa a quien vio fue a sus padres Durotan y Draka (que llevaba a un Thrall bebé en sus brazos). Tras hablar brevemente con ellos, tuvo que dejarlos partir escoltados por los que ya sabía que eran traidores al servicio de Gul'dan y que acabarían asesinándolos. Thrall tuvo que ver como morían sus padres sin poder intervenir y sobre el cadaver de su padre le juró venganza.

Sin embargo el asesino de Desharin apareció en escena y atacó a Thrall una vez más. Su intención era matar al Thrall bebé, un objetivo más fácil que hacerlo de adulto. Sintiendo que Aedelas Lodonegro se acercaba como sucedía en la verdadera línea temporal para llevarse al bebé a su castillo, Thrall agarró a su asaltante y lo empujó hacia un río cercano donde percibió que tenía unas extrañas escamas brillantes.

En ese momento Thrall fue transportado a otro momento de la historia y se encontró a una Taretha mucho más mayor de lo que él recordaba. Tras convencerla de quien era mostrándole el colgante que ella le dio, Taretha le dijo que en esa línea temporal Thrall había muerto siendo un niño y no solo eso. Lodonegro había permanecido sobrio en lugar de caer en una depresión y había formado un gran ejército con el que había derrotado a Orgrim. Sin embargo en lugar de encerrar a los orcos en campos de internamiento había hecho un pacto con ellos y había traicionado a la Alianza para usurpar el trono de Lordaeron. De esta forma Lodonegro había matado a Terenas Menethil, Uther y Anduin Lothar.

Thrall luchando contra el Vuelo Crepuscular.

Thrall y Taretha viajaron a Dalaran, donde fueron recibidos por Krasus. Juntos llegaron a la conclusión que se encontraban en una falsa línea temporal donde el concepto de 'tiempo' era una ilusión en sí mismo. Para resolver esta cuestión, Thrall buscó y encontró al Aspecto del Tiempo, Nozdormu, que lo estaba esperando. El dragón de bronce le explicó las diferencias entre ambas líneas temporales y confesó para sorpresa de Thrall y del resto del Vuelo de Bronce que él mismo sería el responable de un terrible suceso en el futuro: la creación del Vuelo Infinito. Nozdormu también admitió que era el responsable de ordenar asesinar a Thrall cuando era un bebé y que el misterioso asaltante humano era en realidad el propio Lodonegro de la línea temporal falsa. Nozdormu agradeció a Thrall su presencia, que le había hecho ver las cosas de manera más clara, y le encargó que encontrara a Alexstrasza para limar diferencias con el Vuelo Azul y unirse contra la oscuridad que se aproximaba.

Ya en la línea temporal verdadera, Thrall y Tick encontraron a Alextrasza en Desolace pero esta se negó a escucharles. Sin perder la esperanza Thrall se dirigió al Nexo donde recibió una fría acogida por parte del Vuelo Azul que se encontraba en proceso de elegir a un nuevo aspecto. Los candidaatos eran Arygos, el malvado hijo de Malygos y Kalecgos. Durante el ritual cósmico conocido como el 'abrazo', Kalecgos fue elegido como el nuevo aspecto del Vuelo Azul provocando la ira de Arygos que tachó al vuelo de incrédulos y abandonó Gelidar. Durante la ceremonia de celebración del nuevo líder, el Vuelo Crepuscular irrumpió atacando a los miembros del Vuelo Azul.

Thrall y Kalec demostraron ser un gran complemento luchando valientemente contra los invasores. Tras perseguir a los últimos dragones crepusculares que habían huído, llegaron al Templo del Reposo del Dragón donde descubrieron la presencia de Chromatus, un dragón cromático que había sido inoculado por el misterioso Padre Crepuscular con la sangre de Arygos con la intención crear una prole de dragones con Kirygosa y que se había unido a la batalla contra el Vuelo Azul. Durante la contienda, Thrall cayó de lomos de Kalec y aterrizó en la nieve donde tuvo una visión de los últimos momentos de Korialstrasz antes de destruir el templo.

Decidido a informar a Alextrasza, Thrall fue sin embargo atacado de nuevo por Lodonegro que portaba el martillo de Thrall. Tras crear un vortex de viento Lodonegro rogó por su vida algo que Thrall no le concedió acabando por segunda vez con su vida. Mientras tanto, el Vuelo Azul estaba siendo duramente castigado por Chromatus por lo que Thrall y Kalec se dirigieron rápidamente a Desolace donde encontraron a Alextrasza en un terrible estado.

Thrall compartió con ella su visión donde se veía como Korialstrasz en un gesto heroico, había descubierto que el Martillo Crepuscular había envenenado los huevos de los vuelos y que él mismo se había contagiado al tocar uno de ellos por lo que se había sacrificado para evitar que nadie más saliera perjudicado. Revigorizada, la protectora de la vida viajó al Nexo para unirse al Vuelo Azul acompañada del nuevo Aspecto de la Magia.

De este modo, los aspectos de los vuelos rojo, azul y verde lucharon de manera conjunta contra Chromatus y su estirpe. Tras una dura batalla Chromatus mostró su verdadero potencial y puso contra las cuerdas a los tres aspectos. Fue entonces fue cuando llegó Nozdormu y el Vuelo de Bronce. El Aspecto del Tiempo argumentó que debían luchar juntos para derrotar a la criatura. Sin embargo Chromatus tenía una cabeza por cada Vuelo de Dragón y no había dragones negros presentes para ayudar. Fue entoncee cuando Thrall se ofreció a asumir ese papel como sustituto de Neltharion.

Los cuatro aspectos lanzaron un poderoso ataque a un aturdido Chromatus que no pudo contrarrestar las habilidades de sus atacantes y cayó a la nieve junto al Padre Crepuscular. El cuerpo de Chromatus fue retirado al interior de una prisión arcana por el Vuelo Azul y del Padre Crepuscular no se encontró ni rastro.

Thrall recibió las gracias de los aspectos que le recompensaron con una escama de cada uno de ellos. Tick lo llevó de nuevo junto a Aggra donde arreglaron sus diferencias y se prepararon para dirigirse a la Vorágine. Sabiendo de los desafíos que aún le esperan, Thrall decidió que su nombre a partir de ahora sería "Go'el".