Trono Helado

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar

Para la expansión de Warcraft III véase Warcraft III: The Frozen Throne

El Rey Exánime aguarda...

El Trono Helado (también conocido como la Cámara del Trono o la Cámara del Trono del Rey Exánime) es un receptáculo donde fue colocada el alma del chamán orco Ner'zhul y donde posteriormente se transformó en el Rey Exánime. Arthas ascendió hasta el pináculo del glacial donde estaba situado al final de Warcraft III, fusionándose físicamente con Ner'zhul y convirtiéndose en el Rey Exánime.

Desde el Trono Helado, el Rey Exánime observa su fortaleza de hielo. Dentro del glacial hueco se encuentran cuatro obeliscos de piedra con poderosas runas mágicas lo rodean. Puentes de tenue luz y energía fluyen desde los obeliscos hacia el Trono Helado lanzando al aire periódicamente flujos de llamas azules. El Trono está grabado con runas y glifos de poder y todo aquel que deseé entrar en la cámara deberá activar primero los cuatro obeliscos, arriesgándose a despertar la cólera del Rey Exánime. El Trono de Hielo es el corazón de La Plaga y la poltrona personal del Rey Exánime [1][2]

Historia

Pantalla de carga de la expansión de Warcraft III con una vista el Trono Helado.

En el manual de Warcraft III se cuenta como Kil'jaeden encerró a Ner'zhul en su prisión de hielo y lo envió a Azeroth, al helado continente de Rasganorte, enterrándolo en lo más profundo de un glaciar. Durante su viaje, el cristal helado sufrió cortes y adquirió la forma de un trono donde el espíritu de Ner'zhul comenzó a ser consciente de la situación y a extender su maldad entre los nativos del lugar.

El término "Trono Helado" se aplica literalmente al cristal del que está hecho, de un tamaño similar al de un tauren equipado con armadura. Según las guiás de RPG, Kil'jaeden talló el hielo en el Vacío Abisal (con un tamaño bastante más grande del actual, parecido a un castillo) para enclaustrar el alma de Ner'zhul. Al entrar en contacto con la atmósfera de Azeroth y caer violéntamente sobre el glacial, este redujo su tamaño considerablemente.

Illidan trató de destruirlo usando el Ojo de Sargeras invocando un poderoso hechizo desde la ciudad de Dalaran. Dada la naturaleza mágica de la ciudad de magos, el hechizo podía haberlo destruido completamente si no llega a ser por la intervención en el último momento de su hermano Malfurion y de sus acompañantes: Maiev y el Príncipe Kael'thas.

Kil'jaeden intentó, de nuevo a través de Illidan, acabar con el Rey Exánime, cuyas acciones habían provocado la muerte de Tichondrius, enviando a Illidan personalmente hacia el Trono, junto a sus aliados, los elfos de sangre y los naga liderados por Lady Vashj. Sin embargo, el cazador de demonios fracasó una vez más en su intento de destruir al Rey Exánime al ser derrotado por Arthas.

Tras romper éste el hielo que aprisionaba el alma de Ner'zhul, el Trono Helado se quebró y tomo el aspecto de un asiento de cristal. Más tarde cuando Arthas fue derrotado y Bolvar Fordragón ocupó su lugar, el aspecto original del Trono fue restaurado volviendo a tener la forma de una prisión helada.

Wrath of the Lich King

WotLK Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.
El Trono visto desde las afueras de la Ciudadela

El Trono Helado es la subzona final de la mazmorra Ciudadela Corona de Hielo donde tiene lugar el enfrentamiento con el Rey Exánime. Es aquí donde Bolvar Fordragón queda prisionero como el sustituto de Arthas al frente de La Plaga.

Referencias