Vandel

De Wowpedia
Saltar a: navegación, buscar
NeutralVandel
Imagen de Vandel
Género

Masculino

Raza

Elfo de la noche (Humanoide)

Clase

Cazador de demonios

Afiliación(es)
Localización

Desconocida

Estado

Vivo

Allegado(s)

Khariel (hijo)

Mentor(es)
Booknovel.png
Este artículo o sección aborda contenido proveniente de novelas o historias cortas de Warcraft.

Vandel es un elfo de la noche que vivía en Vallefresno. Durante la Tercera Guerra su pueblo fue arrasado por la Legión Ardiente y su hijo, Khariel, fue asesinado por un manáfago. Vandel logró matar al manáfago, y se encontró con Illidan Tempestira al salir de su casa. Creyendo que el Traidor estaba detrás del ataque, Vandel lo atacó; Fácilmente se defendió de los ataques de Vandel y le pidió al elfo de la noche que le sirviera, impresionado al matar a un demonio solamente con un cuchillo de caza. Vandel se negó, pero Illidan le dijo que lo buscara si realmente buscaba venganza.[1]

Con el tiempo, Vandel buscó a Illidan, encontrando una manera de llegar a Terrallende y escalar los muros del Templo Oscuro. Illidan le dio la bienvenida y le aceptó como su siervo, y le dijo que iba a encontrar lo que buscaba o morir en el intento. Vandel se hizo compañero de los cazadores de demonios Elarisiel y Aguja, y del novicio Ravael.[2] En el proceso de convertirse en un cazador de demonios, vandel devoró el corazón de un manáfago y beber su sangre para unir su alma a la suya propia, y se vio obligado no sólo a revivir su recuerdos de la muerte de su hijo, sino que se le mostró visiones de la infinita e invencible fuerza de la Legión; como los demás, Vandel estaba tan traumatizada por lo que vio que se arrancó con las manos sus propios ojos.[1] A partir de entonces, Vandel oído constantemente en su cabeza los susurros del demonio cuya alma se había unido a él, tentándolo no sólo a la violencia, sino a unirse a la Legión. Cuando descubrió que le estaba creciendo escamas de la piel, trató de arrancárselas, con el resultado de casi morir desangrado antes de ser encontrado por los de Tábidos Illidan quienes lo llevaron hasta Akama para sanarlo.[3] Durante un combate de entrenamiento con Ravael, este último perdió el control y asumió su forma demoníaca, eliminando el conjuro de sus armas que evitaba causarle daño a su contrincante. Cuando Vandel se da cuenta de que nadie iba a intervenir para salvarlo, cedió a los susurros demoníacos y mató Ravael, consumiendo el alma de su enemigo caído para curar sus propias heridas.[4]

Illidan nombró a Vandel como uno de los líderes de sus cazadores de demonios, incluyéndolo en sus reuniones con Akama y el Concilio Illidari.[5] Cuando no estaba ocupado en otra cosa, a Vandel le gusta caminar por el Grand Promenade del Templo Oscuro, que le recordaba a Vallefresno.[6] Vandel estuvo no solo al lado de Illidan durante la invasión de Nathreza,[7] sino también durante una incursión en una caravana demoníaca en la que se vieron involucrados por primera vez en un combate contra el Highlord Kruul.[8] Cuando el Portal Oscuro se volvió a abrir y los ejércitos de la Horda y la Alianza marcharon hasta la Península del Fuego Ingernal, Vandel vio que Kruul estaba a punto de destruirlos y convenció a Illidan para intervenir, estuvo a punto de morir a manos del Señor de la calamidad durante el combate hasta que Illidan le propinó el golpe mortal.[9]

Cuando las fuerzas de la Alianza, la Horda, los Aldor, los Arúspices y los Sha'tar asaltaron el Templo Oscuro, Vandel observó a sus enemigos asediando las murallas hasta que sintió un aviso de Illidan en su mente en el que ordenaba a todos los cazadores de demonios a unirse a su amo dentro de la templo. Vandel percibió la urgencia de la llamada y la agitación de la poderosa magia en el interior del templo, pero se le impidió unirse a sus hermanos cuando se encontró con la vigilante Maiev Cantosombrío mientras cruzaba los Illidari Training Grounds. Maiev lo atacó, y aunque intentó en un primer momento convencerla de que él no era su enemigo, se vio obligado a defenderse, en última instancia, asumió su forma demoníaca para tratar de matarla y así poder sobrevivir. Sin embargo, fue derrotado finalmente; Maiev le dejó que muriera mientras se dirigía al templo en busca de Illidan.[10]

Gracias a su resistencia mejorada por el demonio de Vandel se pudo salvar, sin embargo, se despertó para encontrar a los invasores celebrando la derrota de Illidan. A pesar de que inicialmente considerada que lo habían asesinado, pudo escuchar la voz de Illidan diciéndole que estuviera preparado. Sabiendo que los demás debían ser entrenados en la guerra contra la Legión Ardiente, Vandel se escapó en la noche con al intención de adiestrar a nuevos cazadores de demonios.[11]

Referencias[editar | editar código]